¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Los conductores, convencidos de un mayor desgaste del motor, prescinden del Start/Stop

Una gran mayoría de los coches vendidos en el mercado cuentan con una función de desconexión del Start/St

Desarrollado como un medio para reducir el consumo y las emisiones, el sistema Start&Stop apaga el motor de combustión cuando el vehículo está parado, reiniciándose cuando el vehículo precedente arranca o cuando iniciamos la marcha de nuevo. Una encuesta concluye con una gran mayoría que no acepta este sistema, convencida de que desgasta más rápidamente el motor.

El Start-Stop es un dispositivo que apaga el motor cuando nos encontramos en un atasco de tráfico o en un semáforo, después de que el sistema compruebe que no hay marchas insertadas, que el sensor de giro de ruedas del ABS marca cero y que el sensor electrónico de la batería detecta energía para reiniciar el arranque.

Este se produce en milésimas de segundo al pisar el embrague de un cambio manual o al retirar el pie del freno en una caja de cambios automática, aunque también se conecta automáticamente cuando el vehículo precedente vuelve a ponerse en movimiento. Pero lo que nació como una solución "barata" para ahorrar combustible -de un 5 a un 8% en consumo urbano- y reducir las emisiones, se ha convertido en una solución no deseada.

Motor de arranque de Bosch con función de Start/Stop integrada

Los primeros sistemas no permitían la desconexión, una alternativa que muchos fabricantes implantaron permitiendo conectarlo y desconectarlo. Solo algunos modelos del grupo FCA no permiten hacerlo, si no es tirando de electrónica a través de la toma OBD.

Y sea de una forma u otra, una gran mayoría desconecta el sistema en cada desplazamiento, los que interpretan que el objetivo del Start-Stop se consigue a muy largo plazo, siendo muy molesto en los desplazamientos diarios y, además, supone un desgaste mayor en las piezas del motor. La gran mayoría de los dispositivos están diseñados para soportar centenares de miles de arranques y paradas, unos 350.000 ciclos.

Con estas circunstancias, una encuesta ha valorado la importancia de este sistema y los resultados son abrumadores. Con 514 participantes, un 91,6 por ciento está convencido que el funcionamiento del Start-Stop acelera el desgaste de los componentes de un motor, cuestión que los fabricantes ni siquiera mencionan, y más del 50% admite que desactiva el funcionamiento en cada trayecto.

La encuesta también ha consultado qué componente se ve más afectado con el sistema, de manera que un 82% señaló al propio motor de arranque, un 67,4% a la batería y más del 50% al turbocompresor, elemento que necesita de unos minutos para enfriarse después de realizar un trayecto y que el Start-Stop impide al cortar el motor inmediatamente.

Fuente: Motofocus

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto