¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Un estudio revela que la conducción autónoma no es interesante para los clientes

Conducción autónoma de Mercedes

Hasta hace solo unos meses, los fabricantes mostraban sus avanzadas tecnologías de conducción autónoma, uno detrás de otro, compitiendo en una carrera por ser el número 1. Pero llevan un tiempo que han bajado el pistón en esta materia, dado que sus análisis internos concluyen en una misma cuestión: los clientes no sienten la misma euforia que ellos por esta tecnología.

Parece que a más de un conductor le han hecho la misma pregunta, si prefiere conducir o que el coche conduzca por él mismo. La sensación en los últimos meses es que un elevado porcentaje se inclina por la primera opción, y es que un gran parte de los fabricantes han estado años ofreciendo algo que les ha estado consumiendo grandes recursos económicos pero que no pueden ofrecer.

Llegar al máximo nivel de conducción autónoma, el 5, es imposible incluso a muy largo plazo y el inmediatamente inferior tampoco es que esté al alcance. Ni siquiera hay una armonizada legislación a nivel mundial. Muchos han reconocido que llegar al nivel 3 es, por ahora, muy suficiente, lo cual también supone un importante desembolso que sería pagado por los clientes, compraran o no las opciones con las nuevas tecnologías.

Leer el periódico sin estar pendiente de la circulación no será posible ni a largo plazo

A día de hoy, una encuesta realizada por «AlixPartners» a 6700 conductores de todo el mundo ha revelado lo que ningún fabricante quiere escuchar, ni leer: que no están interesados en la conducción autónoma. No solo quieren seguir conduciendo por ellos mismos, sino que la consideran insegura, apuntando que esperan desarrollos más avanzados en otras áreas, especialmente en las prestaciones de las plataformas de info-entretenimiento.

Hace unas semanas, un alto cargo de Daimler reconocía que nadie ganaba dinero con los eléctricos a día de hoy. La misma conclusión sale de la analista respecto de la conducción autónoma. Nada ni nadie garantiza que un fabricante recupere la inversión realizada en las tecnologías y dispositivos necesarios, simplemente porque los clientes no están dispuestos a pagar por esos extras que, en el caso del nivel 4, oscila entre el 8 y un 24% más sobre el precio del coche, pero con los chinos y americanos no dispuestos a pagar más de un 9 por ciento.

El estudio también valora si los clientes estarían dispuestos a pagar por sistemas de transporte compartido y automatizado totalmente, lo cual depende de si disponen de un vehcíulo privado o no. Las conclusiones del estudio son abrumadoras, los clientes ya tienen bastante con los asistentes de conducción hoy disponibles, calificados por algunos como de nivel 2 y otros 2+.

Pueden pagar por asistentes de mantenimiento de carril, de cambio involuntario, de frenado automático, control de velocidad adaptativo... pero no por más; que el coche adelante solo a merced de un toque de botón y del que hay que mantener los cuatro ojos en la carretera, para muchos clientes no es una mejora en seguridad y, por tanto, no merece desembolsar el extra que puede suponer para el bolsillo.

Fuente: AlixPartners

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto