¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Europa ataca a los diésel, endurecerá los límites de emisiones de NOX para 2022

    Los diésel tendrán que ser mucho más limpios en emisiones de NOX a partir de 2022

    Ya sabemos que la apuesta de a Unión Europea por una movilidad más sostenible, basada en los coches eléctricos principalmente, es una realidad tajante. De hecho, se prevé un nuevo ataque más certero a los diésel para mediados de 2022, haciendo más estrictos los límites de emisiones de NOX.

    Europa quiere aprovechar la situación actual que vivimos para obligar a los fabricantes a intensificar la apuesta por el coche eléctrico, frente a cualquier otra forma de electrificación, eliminando progresivamente la combustión. Es algo que se espera para 2030, recortando objetivos de los fabricantes.

    La estrategia pasa por hacer cada vez más estrictas as diferentes normas de emisiones. Y, en el caso de los diésel, se espera una drástica reducción desde septiembre de 2022, eliminando el conocido como factor de cumplimiento.

    Los dispositivos portátiles de medición de emisiones deben ser más precisos en 2021

    Este es un valor que permite una tolerancia entre el límite de las emisiones de NOX establecido y el de las pruebas de emisiones en condiciones reales de tráfico (RDE). Hoy, esta tolerancia es de 2,1 veces, lo que significa que si el límite de las emisiones de NOX en un diésel son de 80 mg/km, se puede homologar un vehículo con 168 mg/km.

    Valores de emisiones de NOX muy exagerados y que dan un privilegio a todos los fabricantes, precisamente lo que el Palamento Europeo va a eliminar, por lo que desde septiembre de 2022, todos los coches nuevos respetarán los límites establecidos por la normativa europea en condiciones reales de conducción. Es decir, no podrá haber una desviación entre las pruebas de laboratorio y las de conducción en condiciones reales de tráfico.

    A dos años de que la nueva medida entre en vigor, el organismo del gobierno de Europa pretende que el factor de cumplimiento descienda progresivamente el valor hasta que desaparezca, por lo que se procederá a una reducción anual pasando por un inmediato 1,43 a 1,32, llegando al 30 de septiembre de 2022 en el que ya no existirá.

    Entonces, los datos obtenidos en las pruebas reales de conducción serán los únicos válidos para fijar los límites, por lo que los dispositivos portátiles para las pruebas de emisiones en conducción real serán más precisos desde junio de 2021, midiendo los requisitos más estrictos para las homologaciones.