Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Los fabricantes se preparan para la segunda parte del ciclo WLTP, la dura norma Euro 6d

Llega una nueva norma de emisiones. Los fabricantes se preparan para empezar los procesos de homologación de sus últimos modelos y motores de gasolina y diésel, equipando avanzadas tecnologías para superar los restrictivos nuevos límites. Te explicamos las diferencias entre las normas Euros 6d-TEMP y la más dura Euro 6d.

Un prototipo del Mercedes CLS 350 d se somete a unas pruebas en laboratorio de la nueva norma Euro 6d-TEMP

En unos meses, la Unión Europea dará una vuelta de tuerca más al ciclo WLTP con la entrada en vigor de una nueva norma, la Euro 6d. Esta es la última para la que se han preparado la mayor parte de los fabricantes en los últimos dos años llevando a cabo numerosas pruebas para cumplir con los nuevos estándares.

En realidad, se trata de una vuelta de tuerca más dura a la Euro 6d-TEMP que entró en vigor en septiembre de 2017 y obligatoria para todos los modelos desde septiembre de 2018 -la primera para los fabricantes y procesos de homologaciones y la segunda para la comercialización- suponiendo grandes retrasos en la entrega de unidades de todas las marcas debido a los famosos "cuellos de botella" al existir pocos laboratorios con certificación autorizada por la Unión Europea para llevar a cabo las pruebas.

Hasta ahora, esta norma ha limitado las emisiones NOx a 60 mg/km en gasolina y 80 mg/km en diésel, pero la prueba de emisiones en carretera RDE se dividió en dos partes con el mismo cometido: el de garantizar que los coches cumplan con los límites de emisiones en una gama mucho más amplia de condiciones de conducción.

Si hace un año estos dispositivos de medición para las pruebas de emisiones reales en carretera empezaron a verse, durante el próximo año verás muchos más para la homologación de la norma Euro 6d

De esta manera, la diferencia radica en la medición de las emisiones en el mundo real, una prueba que requiere más tiempo y puede repetirse si las condiciones no son las adecuadas, por climatología, especialmente aunque también por tráfico, una prueba que tiene una duración de entre 90 y 120 minutos e incluirá una combinación de conducción urbana, interurbana y de autopista.

Otra diferencia muy importante se encuentra en la tolerancia. Hasta ahora, la diferencia en los límites entre las pruebas de laboratorio WLTP y la pruebas en carretera RDE podía ser del 110%, lo que suponía una desviación máxima de 2,1 veces el límite marcado. Con la nueva norma, la desviación máxima será del 50%, es decir, hasta 1,5 veces el límite.

La nueva norma Euro 6d entra en vigor a partir del 1 enero de 2020 para las marcas y justamente un año después para las ventas, lo que significa que todos los modelos nuevos deberán bajar hasta 90 mg/km en gasolina y 120 mg/km en diésel. Ahora, comienza un nuevo periplo para la industria del automóvil, y especialmente para los que no hicieron los deberes, por costes o por tiempo-- mientras que otros apostaron por acometer importantes modificaciones y adaptarse a la norma imperante en 2021.

Mientras que los gasolina han apostado seriamente por los filtros de partículas, la solución real para cumplir con las nuevas normas pasa por la electrificación obligatoria, en cualquiera de sus formas, desde la tecnología de 48 Voltios hasta versiones puramente híbridas. No cabe duda de que la más económica para vendedor y comprador es la primera pero también los híbridos enchufables tienen que comenzar a despegar junto con los eléctricos, como hemos podido ver en el reciente Salón de Ginebra.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto