¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Bosch destroza un prototipo híbrido del Ferrari SF90 en un accidente en Alemania

    Bosch destroza un prototipo híbrido del Ferrari SF90 en un accidente en Alemania
    Estado en que quedó el prototipo del Ferrari SF90 tras el accidenteJulian Buchner / RNZ
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    Los prototipos de pruebas también sufren accidentes las sesiones de ensayos, algunos en carreteras públicas. Uno de los últimos ha acontecido en Alemania, donde un técnico de Bosch, que ha salido ileso, ha destrozado por completo uno de los prototipos híbridos de Ferrari. Unas causas que no están nada claras y que se están investigando.

    Destrozado por completo. Así luce este prototipo híbrido de la marca del Cavallino Rampante que estaba siendo probado por técnicos de Bosch en carreteras cercanas a la sede del proveedor de componentes en Alemania, y uno de los principales suministradores de Ferrari. El accidente se ha producido hace apenas un par de noches, en unas causas más que misteriosas que ahora se están investigando con más detenimiento, pues son de esos eventos que no terminan de explicarse.

    Y es que, según la fuente alemana, el accidente se produjo de noche en una vía completamente recta y con buena visibilidad, por lo que no se explica que el conductor perdiera el control del prototipo. Solamente la temperatura exterior negativa, con alguna placa de hielo en la superficie del asfalto, podría haber causado la pérdida de control del superdeportivo, que se estrelló contra las barandillas varias veces en una distancia de 200 metros. El resultado, como puedes ver, es de desguace auténtico, pero este accidente ha traído mucha más cola.

    Foto Ferrari SF90 accidente
    El accidente del Ferrari SF90, en el que se vio involucrada Bosch, destrozó el deportivo

    Las temidas fotos espía inquietan a Bosch y Ferrari

    Hasta allí no solo se desplazaron los servicios de emergencia, sino también los periodistas de la zona y responsables de Bosch, que trataron de impedir la labor informativa anunciando demandas a diestro y siniestro. Lo cierto es que solo se estaban tomando imágenes del accidente, sino también más cercanas de todo el volumen delantero que quedó a la vista y de gran parte del interior, repleto de pantallas y dispositivos electrónicos temporales, así como botones pulsantes temporales. Cualquiera de ellas podía acabar como unas temidas fotos espía.

    Lo cierto es que las pegatinas repartidas por la carrocería de riesgo eléctrico, y que avisan a las emergencias de un vehículo electrificado, causaron este gran revuelo entre los fotógrafos de prensa, ya que la fuente alude que el prototipo accidentado se trataba de «una mezcla del nuevo 296 GTB y del SF90». Los dos híbridos, pero con el detalle del estado impoluto de los escapes traseros, de los que han señalado que «parecían no haber tenido nunca contacto con gases de escape». Una situación que abrió todo tipo de especulaciones apuntando a una mula del nuevo eléctrico que lanzará en 2025.

    Unas circunstancias tan especiales que hasta la policía alemana asumió refiriéndose al accidente como algo «menor» y al implicado como un «coche caro». Ahora, falta averiguar las causas reales, pues los testigos no solo no se pusieron de acuerdo, sino que también apuntaron a un incendio que nunca se produjo. Lo que sí se sabe es que Bosch ha confirmado al medio alemán que efectivamente se trata de «un vehículo de prueba de Bosch Engineering GmbH y los detalles del accidente no están disponibles, ya que las investigaciones internas también están en curso». Y sin ningún tipo de declaración más al respecto, como también es habitual en la industria, en unas semanas se habrán olvidado de todo. Ferrari, no tanto, con lo que cuesta cada prototipo.

    Fuente: RNZ