¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    La Fórmula E valora castigar a los pilotos que causen banderas rojas

    Scot Elkins, director de carrera de la Fórmula E, ha explicado que la serie valora usar sanciones para los pilotos que provoquen banderas rojas.

    Durante la temporada 2018-19 hubo incidentes de estas características en los ePrix de Ciudad de México, Hong Kong, Roma y Berna.

    La Fórmula E valora castigar a los pilotos que causen banderas rojasLa Fórmula E valora castigar a los pilotos que causen banderas rojas
    El objetivo de la Fórmula E es que los pilotos que provoquen un periodo de bandera no salgan impunes.

    Varios ePrix de la 'Season Five' de la Fórmula E se vieron interrumpidos por largos periodos de bandera roja, situación que quiere atajar de raíz el certamen. Por este motivo, el promotor del campeonato eléctrico estudia imponer severos castigos a los pilotos que causen banderas rojas en la temporada 2019-20. Una penalización -tipo Stop&Go- o incluso la exclusión pueden acabar siendo peajes a pagar en caso de provocar una bandera roja o el reinicio de un ePrix. Una medida que ya tiene aplicaciones 'parecidas' en otros campeonatos FIA, como por el WTCR, donde se elimina el mejor tiempo en clasificación al piloto que provoque una bandera amarilla y/o roja.

    Los ePrix de Ciudad de México, Hong Kong, Roma y Berna se detuvieron por distintas banderas rojas en la temporada 2018-19 y, en al menos dos casos, los causantes pudieron competir en el reinicio de la carrera. Una situación con la que quiere terminar Scot Elkins, director de carrera de la Fórmula E: "Creo que hay que poner las cosas en su lugar y ajustar las regulaciones para variar cómo manejamos las banderas rojas y cosas así. Estamos estudiando un sistema por el que el piloto que realmente causa la bandear roja no pueda participar después o, en su defecto, recibir algún tipo de penalización severa por causar esta bandera roja".

    Elkins también quiere evitar así las situaciones de tensión como las que se vivieron en Roma o Berna: "La pasada temporada terminó siendo un poco más dura de lo que esperaba. Fue muy difícil, sobre todo Roma. Allí hicimos un reinicio con todos los pilotos y fue el momento en el que nos decidimos a arreglar a algunas cosas. Implementamos el sistema de advertencias y ya avisamos que las penalizaciones en el futuro serían más severas para reducir el exceso de ímpetu de los pilotos. Creo que funcionó, pero ahora tenemos que reflejarlo de una forma correcta en el reglamento".

    Fuente: e-racing365 / Fotos: FIA Fórmula E