¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Geely y Foxconn suman fuerzas y fabricarán para terceros

    Firma del acuerdo en la sede de Geely (Hangzhou, China)Geely Holding Group

    El gigante chino Geely está tejiendo una buena red de alianzas. Además de su colaboración con Daimler, y de la reciente colaboración con Baidu, esta vez se alía con Foxconn. Ambas empresas formarán una joint-venture para fabricar automóviles y proporcionar servicios a terceros.

    De todos los fabricantes chinos, Geely es probablemente el más internacionalizado. Su director, Li Shufu, se ha dedicado durante más de 10 años a hacer adquisiciones de marcas con pedigrí como Volvo, Lotus, Proton, London Taxi International (ahora LEVC), casi el 10% de Daimler... así como crear otras nuevas como Lynk & Co o Polestar. Y ahí no se ha quedado.

    Hoy se ha hecho oficial la firma del acuerdo entre Geely Holding Group y Foxconn para formar una empresa automovilística conjunta. Foxconn es uno de los aliados industriales de Apple en China, el mismo que se hizo famoso mundialmente por conceder un único derecho laboral a sus trabajadores: respirar.

    Dicho acuerdo tendrá como objetivo ofrecer vehículos completos, componentes, sistemas y en definitiva distintos ámbitos de un ecosistema completo que lo abarque todo. Esto será subcontratable, logrando una simbiosis entre los que no pueden producir por sí mismos y a los que la capacidad les sobra.

    Firma del acuerdo en la sede de Foxconn (Taipei, Taiwán)

    En el caso de Geely, su capacidad de producción total es de 2 millones de unidades al año, pero la realidad es que está infrautilizada. En 2020 solo tuvo unas ventas combinadas de 1,32 millones de unidades entre todas sus marcas. Eso da margen para producir para terceros y reducir el coste por unidad.

    Por su parte, Foxconn ambiciona proporcionar componentes y servicios para la décima parte del mercado mundial de coches eléctricos para 2025-2027. De hecho, Foxconn fabricará el Byton M-Byte a partir de 2022, un SUV de una marca emergente que por poco se queda en la cuneta, y se le relaciona con la fabricación del conocido como «Apple Car» en la primera mitad de la década.

    Se trata de un tipo de unión simbiótica que ya hemos visto más de una vez, una empresa automovilística y una empresa del ámbito tecnológico. Total, resulta que el automóvil cada vez es más indisoluble del mundo de la tecnología, así que se trata de una unión de lo más lógica al albur de los acontecimientos.

    Geely Emgrand GS

    La firma del acuerdo se ha realizado de forma telemática, con una representación de la una parte en la sede de la otra. La nueva empresa estará participada a partes iguales, pero el consejo de administración tendrá cinco miembros. Foxconn nombrará a tres de ellos, Geely hará lo propio con el par restante.

    La futura empresa solucionará a sus clientes distintas etapas de la cadena de valor, lo cual facilitará las cosas a todas aquellas marcas emergentes que no puedan -o no quieran- meterse a fabricar por su cuenta, sino depender de un fabricante ya existente que tiene todo lo necesario: capital humano, experiencia, maquinaria, etc.

    El cambio de paradigma automovilístico hacia la electromovilidad simplifica la tarea para los actores más pequeños, los costes de desarrollo ya no son una barrera de entrada tan potente. A lo largo de las primeras décadas del siglo la industria automovilística quedará muy cambiada respecto a cómo estaba.

    Recreación del «Apple Car»

    Por otra parte, se trata de otro paso adelante por cimentar la importancia del sudeste asiático como nuevo actor en el mundo del automóvil. Geely es una empresa china con sede en Hangzhou, Foxconn está en la vecina Taiwán, en Taipei. Por cierto, Taiwán es la China auténtica (República de China), la que todos mencionamos a diario es la República Popular China o PRC.

    Ambos territorios tuvieron ligados sus destinos hasta la guerra civil de 1945 que dividió China en dos

    Este movimiento forma parte de la tendencia consolidada de que los grupos grandes se hagan aún más grandes, las alianzas en la industria del automóvil cada vez están más a la orden del día para generar más valor a los clientes con un uso cada vez más racional de los recursos.

    Los siguientes pasos, como en todo anuncio de este tipo, consisten en lograr las aprobaciones administrativas y de los accionistas, formar la empresa conjunta, asignar los recursos y ponerse a trabajar. Peces más pequeños tendrán la oportunidad de asomar la cabeza si pueden pagar a Geely/Foxconn los servicios que ofrecerán próximamente.

    Fuente: Foxconn