¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El proyecto de Chery en los EEUU se esfuma y deja tirados a los distribuidores

    Vantas TXLHAAH Automotive Holdings

    La enésima iniciativa que pretendía comercializar vehículos chinos en Estados Unidos se ha ido al traste, aunque en esta ocasión la bancarrota de este proyecto ha afectado a docenas de distribuidores que ya habían adelantado reservas de hasta 100.000 $ para poder asegurarse un concesionario que nunca llegará a abrir sus puertas.

    Fue a inicios de 2020 cuando la compañía estadounidense HAAH Automotive Holdings anunció su intención de comercializar en Estados Unidos una gama de vehículos de tipo SUV procedentes de China, en virtud a un reciente acuerdo con el fabricante Chery para remarcar algunos de sus últimos productos con marcas creadas para tal efecto.

    Para ello se crearon dos nuevos sellos, Vantas y T-GO, e incluso se llegaron a presentar oficialmente los primeros modelos de la primera marca, que además resultaban ser tremendamente atractivos y contaban con una oferta mecánica bastante decente, los Vantas TXL y Vantas VX. Sin embargo, ninguno de estos llegará a ser comercializado finalmente en Norteamérica.

    Vantas VX, presentado originalmente como Chery Exeed VX.

    Esta semana se daba a conocer la bancarrota de HAAH Automotive Holdings, cuyos responsables aseguran que, además del impacto negativo que ha tenido la crisis sanitaria nivel económico, los problemas del proyecto han sido las tarifas de importación desde China y el desinterés del público norteamericano por los productos de ese mercado, lo que se ha acrecentado tras la pandemia provocada por la COVID-19.

    Afectados

    Lo cierto es que los modelos presentados hasta ahora eran bastante atractivos y prometían ser entre un 15 y un 20% más baratos que el resto de sus competidores, aunque lo realmente lamentable es la situación en la que han quedado los que iban a ser sus distribuidores, pues para poder hacerse con uno de estos concesionarios debían adelantar un pago de entre 100.000 y 175.000 $ a HAAH Automotive Holdings. Se desconoce el número total de afectados, pero los últimos datos hablan de más de 80 concesionarios firmados y en algunos casos había quien había llegado a firmar acuerdos para abrir hasta 5 puntos de venta distintos.

    Los Vantas TXL y VX eran realmente productos remarcados, concretamente de los Chery Exeed TX y VX, y aunque en principio pensaban ser ensamblados en Estados Unidos, a inicios de este año HAAH Automotive Holdings anunció que esos planes habían sido retrasado debido a la crisis sanitaria, por lo que debían conformarse con importarlos de manera convencional, aunque con intención de producirlos más adelante.