¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Previo y horarios de las 500 millas de Pocono de IndyCar 2019

El veloz y temible óvalo arranca la recta final del campeonato con la segunda prueba de 500 millas del año.

Alexander Rossi, ganador en 2018, buscará asaltar el liderato de Josef Newgarden.

La continuidad de la carrera, en seria duda en 2020 por los accidentes previos.

El descanso veraniego de tres semanas de IndyCar se ha visto notablemente alterado este año por la explosiva noticia de la llegada de McLaren al campeonato la próxima temporada en asociación con el equipo Schmidt, pero sus competidores tienen cosas más importantes en las que centrarse para el tramo final de temporada, las cuatro carreras que se disputarán a lo largo de los próximos seis fines de semana, y que dilucidarán el campeón, el orden final y el destino de muchos pilotos para la próxima temporada. Con esa presión encima, acometen este fin de semana una de las carreras más espectaculares, y temidas, de cada año, unas 500 millas de Pocono que corren el peligro de estar ante su última edición.

Diseñado en 1971 expresamente para uso de los monoplazas americanos, el Pocono Raceway es el 'superspeedway' más atípico que se puede encontrar. Con una longitud de 4.023 metros, o 2.5 millas (la misma que Indianápolis o Daytona), este óvalo presenta una inusual forma de triangulo irregular, en el que cada una de sus tres curvas y tres rectas son completamente distintas la una de la otra. De hecho, cada uno de los virajes se diseñó para imitar curvas famosas de otros óvalos, a sugerencia de todo un doble ganador de la Indy 500 como Rodger Ward, y al estilo de lo que Hermann Tilke haría tres décadas después con sus circuitos de Fórmula 1.

Tras la recta más larga de cualquier óvalo en Estados Unidos (1.139 metros), la primera curva es el giro más complicado, "lento" (325 km/h) y cerrado, pero también el más inclinado, con un peralte de 14 grados que imita al primer viraje del óvalo de Trenton, demolido en 1980. Tras otra larga recta, llega la "curva del túnel", un ángulo recto de 9º de inclinación similar a cualquiera de las cuatro curvas de Indianápolis, también complicado por los notables baches en el vértice, pero que se puede trazar a fondo (350 km/h) en clasificación.

La tercera y última curva es la más suave a nivel de trazada, pero también la que menos inclinación posee, apenas seis grados, lo que obliga a 'reducir' de 365 a 340 km/h, siendo una versión algo más abierta de cualquiera de las curvas del histórico Milwaukee Mile, un "óvalo plano" en el que IndyCar corrió durante un siglo y hasta 2015. Con velocidades promedio cercanas a las 220 millas por hora, Pocono supone todo un reto de pilotaje, siendo conocido como el óvalo que se pilota como si fuese un circuito rutero (concepto más extendido en NASCAR, donde no ofrece carreras muy llamativas), y un buen setup es imprescindible para mantener velocidad en tres curvas tan dispares y exigentes.

Desde su entrada al calendario del, por entonces, campeonato USAC Champ Car, en 1971, Pocono abrazó la distancia de 500 millas, que solo Indianápolis y el desaparecido óvalo de Ontario (1970-80) usaban por entonces. Con un McLaren-Penske, Mark Donohue ganó la primera edición de una carrera que A.J. Foyt convirtió en su coto privado con cuatro victorias, dos de ellas ante parrillas muy débiles durante la breve guerra entre USAC y CART (1979 y 1981). McLaren también cataría aquí las mieles de la victoria con Johnny Rutherford en 1974. En los años 80, no obstante, la relación entre los dueños del óvalo y la categoría se degradó notablemente, casi tanto como las instalaciones de Pocono.

Pese a los tres triunfos de Rick Mears y las carreras emocionantes, los múltiples accidentes y el mal estado del óvalo (guardarrailes, sin vallas más allá de la recta principal, cientos de baches y restos en pista) supusieron el fin de la prueba tras la edición de 1989. No regresó hasta 2013, tras acometer dos años antes una serie de reformas en la pista para la NASCAR, acogiendo al año siguiente la carrera de 500 millas más rápida de la historia, completada por Juan Pablo Montoya en apenas 2 horas y 28 minutos. La prueba ha brindado grandes momentos desde entonces, con Will Power venciendo por poco a Mikhail Aleshin (2016) y Josef Newgarden (2017), y unas resalidas de infarto en las que hasta siete coches llegaban a ponerse en paralelo.

Por desgracia, este óvalo ha sido también escenario de los dos accidentes más devastadores de la IndyCar desde la introducción del DW12 en 2012: la muerte de Justin Wilson en 2015 por un impacto fortuito en el casco y el violento golpe contra la valla de Robert Wickens en la pasada edición, que ha dejado al canadiense en un estado de semi-parálisis en las piernas del que aún intenta recuperarse. Pese a que la asistencia ha mejorado cada año, los pilotos son cada vez más reticentes a volver a este óvalo, y la percibida falta de seguridad, sumada al hecho de que el contrato termina este año, sitúa a Pocono en la picota para ser reemplazado en el calendario en 2020 por el óvalo corto de Richmond, lo que dejaría a Indianápolis como único superspeedway, frente a los tres que había en 2015 antes de la salida de Fontana.

En lo que a la competición en sí respecta, Newgardenverá su liderato puesto a prueba de nuevo, después de que su salida de pista en la última vuelta de Mid-Ohio haya situado a Alexander Rossi a apenas 16 puntos. Rossi dominó la edición de 2018, y conseguir su tercera victoria sería fundamental ante la amenaza de Simon Pagenaud o un Scott Dixon en racha. El neozelandés sabe lo que es ganar en esta pista, al igual que Power o Ryan Hunter-Reay, y no se puede perder de vista a otros dos pilotos que han brillado este año en las dos carreras con el kit de óvalo, Takuma Sato y Santino Ferrucci. Puede que esta sea la última carrera en Pocono, pero la prueba promete espectáculo y competitividad a borbotones. Ojalá nadie se acuerde al terminar del hecho de que todos, incluído los retornados Charlie Kimball y Conor Daly en los coches de Carlin, hayan vuelto sanos y salvos a casa.

Sesiones y horarios de laS 26ª 500 MILLAS DE pocono 2019

* Horario peninsular. La carrera se emitirá en directo a través de Movistar Fórmula 1.

así está la clasificación de la indycar (13 carreras de 17)

Fotos: IndyCar Media

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto