¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Previo y horarios de las 300 millas de Texas de IndyCar 2020

    Josef Newgarden celebra su triunfo en la Texas 600 en 2019IndyCar Media

    Los monoplazas americanos despiertan de su letargo de 8 meses y medio, tres meses después de la cancelación de St. Petersburg.

    Álex Palou se enfrenta a su debut en la categoría ante 23 rivales.

    Distancia reducida, evento de un día, y stints de neumáticos limitados.

    Hace algo menos de tres meses, publicamos en esta web la previa de la que iba a ser la primera carrera de la temporada en la IndyCar Series, un Gran Premio de St. Petersburg que, a menos de 72 horas de su inicio previsto, seguía en pie. El evento acabó torpedeado por la escalada continua de medidas de seguridad y confinamiento de aquella semana, que paralizó el deporte de masas a nivel mundial. 12 semanas después, IndyCar conseguirá arrancar la temporada al segundo intento en el Texas Motor Speedway, pero todo lo que rodea al evento inaugural ha cambiado desde ese fatídico mes de marzo.

    Las calles y las bahías del sur de Florida se han visto reemplazadas por los peraltes y las barreras SAFER, aunque los muros siguen igual de cerca. El bullicioso público se ha visto reemplazado por cientos de miles de asientos vacíos. Hasta la amplia parrilla que pretendía arrancar la temporada se ha visto temporalmente reducida, al igual que la longitud de esta carrera. Lo que no ha cambiado, aun con las limitaciones impuestas, son las ganas de los pilotos de empezar la temporada por todo lo alto. Entre ellos, el español Álex Palou, que enfrenta un debut complicado como pocos, siendo esta la primera vez desde las 300 millas de Miami de 2008 (Homestead) que la temporada arranca en óvalo.

    Tras la caída de Long Beach, uno de los múltiples Grandes Premios cancelados, el de Texas se convierte en el trazado que más temporadas consecutivas acumula en el calendario fuera de la Indy 500, siendo ésta su carrera número 32 de IndyCar en 24 años. Este trióvalo de 2.317 metros es el único 'milla y media' del calendario, y cuenta con los dos mayores peraltes de toda la temporada, 20 grados al empezar la vuelta y 24 al acabarla. Con velocidades medias en clasificación por encima de las 220 millas por hora (354 km/h), cada piloto se ve exigido al límite de su capacidad física y mental, con fuerzas G por encima de 3.5 durante el 80% de la vuelta.

    El estado de Texas acogió diez breves carreras ovales de IndyCar en los años 70 en el ya derruido Texas World Speedway, pero la caída en desgracia de este llevó a la construcción del nuevo óvalo en Fort Worth, cerca del área metropolitana de Dallas. Este fue una de los muchos milla y media entre las 13 instalaciones ovaladas de alto nivel que se construyeron en Estados Unidos entre 1996 y 2001, en pleno auge de la NASCAR. IndyCar llegó a tener hasta siete óvalos de este tipo en su calendario, pero hoy en día solo persiste el de Texas, el único en el que se usará el paquete de superspeedway en 2020 fuera de Indianápolis tras salir Pocono del calendario, y donde el Aeroscreen hará su anticipado debut.

    El debut de los monoplazas en 1997 supuso un hito, al tratarse de la primera carrera nocturna de la historia de la IndyCar en cualquiera de sus variantes. Texas es sinónimo de finales igualados, como bien puede atestiguar Graham Rahal tras batir a James Hinchcliffe por ocho milésimas en 2016 en el final más apretado de los últimos 11 años, y el quinto mayor de la historia. De las 26 carreras que han terminado con bandera verde, 19 se dilucidaron por menos de un segundo, aunque eso solo ha ocurrido tres veces en los siete 'finales verdes' desde el cambio de chasis en 2012.

    Las circunstancias de esta carrera, sin carreras previas y sin casi test en óvalos en este 2020, han obligado a modificar varios de sus aspectos, empezando por el formato. Para reducir la movilidad del paddock, toda la competición tendrá lugar en un solo día, con una única sesión de libres, aunque los novatos tendrán media hora de rodaje exclusivo para ellos. La distancia de la carrera también se ajusta a este plan, pasando de los 600 kilómetros (372 millas) empleados desde 2014 a la más manejable distancia de 300 millas (482 km) usada entre 2001 y 2006, lo que permitirá también emitir la carrera en televisión en abierto en los Estados Unidos en horario de máxima audiencia.

    La ausencia de una sesión nocturna previa se ha sumado a la imposibilidad de Firestone de crear nuevos compuestos que compensen la introducción del Aeroscreen, empleando neumáticos sin usar de 2019 (los derechos de la especificación de Texas, y los izquierdos de la Indy 500). Esto ha llevado a la marca a imponer un límite de 35 vueltas por cada juego de neumáticos, una notable reducción respecto a los stint habituales de más de 60 vueltas, y que obligará a los pilotos a hacer un mínimo de cinco paradas en lugar de tres, pese a la reducción de la distancia de carrera. Esto abre la opción a no repostar en determinadas paradas y a estrategias creativas al final de carrera, aunque elimina en parte el componente de la degradación.

    El año pasado, Josef Newgarden rompió su maldición en Texas con la tercera de las cuatro victorias que le llevaron al título. El bicampeón estadounidense es uno de los seis pilotos de la parrilla que conocen la victoria en Texas, junto a Tony Kanaan (2004), Ed Carpenter (2014), Graham Rahal (2016), Will Power (2017) y un Scott Dixon (2008, 2015, 2018) que está a un triunfo de igual al récordman de la prueba, Hélio Castroneves. Entre los ilustres perdedores, Alexander Rossi acumula dos podios consecutivos en Texas, y pilotos como Simon Pagenaud, Ryan Hunter-Reay o James Hinchcliffe han rondado el triunfo sin éxito.

    Tras sortear sus impedimentos de viaje haciendo cuarentena en México, Palou y el holandés Rinus VeeKay harán su debut este fin de semana, al igual que McLaren SP con el novato Oliver Askew y un Patricio O'Ward que disputará su primera carrera en óvalo. James Hinchcliffe tendrá la oportunidad de subirse por primera vez al sexto coche de Andretti que pilotará en la Indy 500, algo que no pasará con Sébastien Bourdais en Foyt al ser esta prueba parte del programa oval de Tony Kanaan. Las ausencias llegan por parte de DragonSpeed, que centra sus esfuerzos en la Indy 500 y rehacer sus programas europeos, y el segundo coche de Carlin, que enfrenta dificultades similares y no ha encontrado alternativas ni pilotos viables para acompañar a Conor Daly.

    Sesiones y horarios de la edición 32 de laS 300 MILLAS DE TEXAS

    * Horario europeo. Carrera programada en la madrugada del sábado a domingo. Se emitirá en directo a través de Movistar Fórmula 1 y #Vamos

    Pilotos inscritos para el Gran Premio de St. Petersburg

    Fotos: IndyCar Media

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto