Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

IndyCarUn Pagenaud en racha lidera la paliza de Penske en la pole de Iowa

El piloto francés lideró un triplete incontestable de Penske, siendo el único piloto en superar el promedio de 180 millas por hora.

Takuma Sato y James Hinchcliffe, los mejores del resto en una complicadísima y calurosa clasificación.

Alexander Rossi clasificó sexto, tres puestos por detrás de un insatisfecho Josef Newgarden.

Penske es, de largo, el equipo con más recursos técnicos y humanos, tanto al volante como en el muro de ingenieros, de toda la parrilla de IndyCar, pero esto no se traslada siempre a la pista, en especial en los circuitos permanentes donde suelen sufrir para mantener el tipo. No obstante, desde el rediseño del chasis único el año pasado, nadie puede toserles en los óvalos cortos, donde están casi en su propia liga. El primero de 2019, Iowa, ha corroborado este hecho desde los libres hasta una clasificación en la que han copado las tres primeras posiciones de la parrilla.

Al frente de la misma, se situó Simon Pagenaud. El piloto francés, que llega con opciones de acercarse al liderato de la general tras ganar la semana pasada en Toronto, fue el único piloto en superar las 180 millas por horas, tanto en su primera vuelta (180.324) como en el promedio final (180.073). Solo Josef Newgarden, en su primera vuelta, estuvo a la altura de sus promedios, pero una segunda vuelta imperfecta dejó al estadounidense en tercera posición, a 28 milésimas de un correcto Will Power, y con un considerable e inusual cabreo.

Durante toda la sesión, el estado de la pista fue el gran protagonista de forma negativa. Las altas temperaturas registradas hoy (35ºC) en plena ola de calor convirtieron el asfalto en un infierno poco óptimo para la velocidad, algo que se vio rematado por la presencia previa de los stock cars de ARCA, que dejaron grandes cantidades de goma incompatibles con los IndyCar y restos notables de sepiolita a consecuencia de una rotura de motor. Por todo ello, ésta se convirtió en la clasificación más lenta de la historia de la IndyCar en Iowa, con 10 pilotos incapaces de alcanzar las 175 mph, el doble que el año pasado.

De hecho, para encontrar al resto de la parrilla, hay que bajar el promedio dos o tres millas por hora. Mientras los tres coches de Penske completaron sus vueltas alrededor de los 35.8 segundos, el único otro piloto en bajar de los 36.5 segundos fue un excelso Takuma Sato, cuya gran primera vuelta (179.193) le ayudó a terminar en una clara cuarta posición, confirmando la gran forma en óvalos que ha exhibido este año. Su perseguidor más cercano, James Hinchcliffe, fue tres décimas más lento en total, el equivalente a quedarse a 1.4 mph de promedio, un auténtico mundo en esta clase de óvalos.

Ante el gran rendimiento de Penske, sus principales rivales no supieron responder, ya no solo acercándose, si no siquiera escoltándoles en parrilla, como sí hicieron en libres. Alexander Rossi apenas superó las 176 mph de promedio para clasificar sexto, tres puestos por delante de Ryan Hunter-Reay, mientras que Scott Dixon terminó en una discreta octava posición. Con el aún incómodo en óvalos Felix Rosenqvist en 15ª posición, los dos coches de Ganassi se vieron superados por los de Rahal, firmando Graham Rahal una óptima séptima posición pese a la distancia en tiempos con su compañero.

Hubo que esperar al decimocuarto intento, el de Hinchcliffe, para que su compañero Marcus Ericsson viese su promedio superado, con el sueco siendo el más efectivo de largo de la mitad "inferior" de la parrilla en una sólida décima posición, por delante de los también novatos Colton Herta y Santino Ferrucci. Además de Rosenqvist, numerosos pilotos sufrieron para encontrar velocidad con coches a priori veloces por las difíciles condiciones, como la segunda unidad de Andretti Autosport (Marco Andretti y Zach Veach), los dos coches de un equipo Carpenter que solía ser la única alternativa a Penske en esta clase de óvalos, o Sébastien Bourdais, penúltimo solo por delante de un Matheus Leist que, por segundo año consecutivo, parecía en este óvalo un pingüino perdido en el desierto. Todo ello permitió a los dos pilotos de Carlin clasificar en 14ª y 16ª posición, algo improbable a priori.

Tras esta clasificación, los pilotos de IndyCar disputarán en la madrugada española una sesión de libres al atardecer que servirá para preparar las primeras vueltas de la carrera de mañana, la cual debería ver temperaturas algo más templadas, amén del riesgo de lluvia que podría terminar la carrera antes de tiempo o voltearlo todo. Penske tendrá la oportunidad, en cabeza, de dictar el ritmo de la carrera y, quizá, de como esta recta final de la temporada empieza a dilucidarse.

resultados de la clasificación de la IOWA 300

Fotos: IndyCar Media

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto