IndyCar Portland necesita mejoras y un "promotor grande" para que la IndyCar vuelva

  • El campeonato evalúa regresar a Portland tras 10 años de ausencia.
  • Tony Cotman, diseñador y asesor de circuitos, cree que el circuito está en mejor forma que en 2007, pero que la temporalidad es su mayor enemigo.
  • "Portland necesita 80.000 personas en un fin de semana; en Barber les puede valer con 20.000".

Cuando la IndyCar, siendo aún CART, abrazó de forma amplia el concepto de correr en circuito en la primera mitad de los años 80, Portland International Raceway fue uno de los emblemas de esa expansión. Los monoplazas americanos visitaron el trazado de 3.1km de longitud por primera vez en 1984, y no se marcharon hasta 2008, siendo una de las víctimas colaterales de la reunificación entre la IndyCar y la Champ Car junto a contemporáneos de calendario como el ya retornado Road America, Cleveland o Laguna Seca. 

10 años después de su salida del calendario, las informaciones que apuntan a un regreso del circuito de cara a 2018 o 2019 son cada vez más intensas, y el propio Mark Miles, jefe de la IndyCar, reconoció que se habían iniciado contactos. Portland renovó ampliamente su trazado en 2008 y, merced a una gestión inteligente, se han mantenido a flote con beneficios pese a no acoger a ninguna categoría grande, lo que abre las puertas a la posibilidad del retorno. No obstante, para Tony Cotman, hacen falta algo más que intenciones para que fuese viable.

Cotman es el propietario de NZR Consulting, una empresa dedicada al diseño de circuitos urbanos y asesoramiento de circuitos permanentes, que ha trabajado de cerca con los dueños del circuito de Portland. En declaraciones a Motorsport.com, este empresario ha alabado el estado del circuito respecto a 2007, pero afirmó que la naturaleza del mismo hace que no esté aún preparado: "Desde que se corrió allí por última vez, la pista es más ancha y la superficie está genial. El trazado se ha alterado un poco, pero todo está bien. No he estado ahí en seis meses, pero diría que serían necesarias algunas mejoras, porque todo es bastante temporal allí".

El Portland International Raceway se estableció a principios de los 60 en unas carreteras abandonadas que pertenecían a Vanport, un asentamiento cercano a Portland que quedo destruido por el colapso de una presa en 1948. El complejo ha tenido tres grandes renovaciones (1971, 1984 y 2008), pero en todo momento ha conservado un estatus de circuito semi-permanente, similar al del Gilles Villeneuve de Montréal, en el que aspectos como el vallado y algunas protecciones son temporales: "Hay que hacer algunos cambios en las vallas, por ejemplo, pero eso puede hacerse fácilmente", comentó Cotman. "El problema es que, aunque es una instalación permanente, los costes que implica son mayores, debido a todo el material adicional que hay que llevar, en comparación con un circuito con todas las estructuras permanentes".

Por ello, Cotman considera que Portland necesitaría obtener una cantidad de ingresos importantes por parte del público asistente o una inversión importante del promotor si se pretende que un evento de IndyCar pudiese ser rentable: "Lo que me preocupa es que no se necesita sólo uno promotor, si no un promotor grande, alguien que esté dispuesto a asumir un riesgo financiero mayor. Portland, probablemente, necesita tener 80.000 personas en un fin de semana para que funcione a los que pagan las facturas, mientras que en Barber les puede valer con 20.000"

Las 200 millas de Portland (Gran Premio desde 2004) se disputaron durante 24 años consecutivos sin interrupción, siempre en el mes de junio. En su primera edición, Al Unser, Jr. logró la primera victoria de su carrera, y sumó dos más en los 90, siendo el gran triunfador de la prueba junto a un Michael Andretti que ganó tres veces consecutivas antes de probar suerte en Fórmula 1. En 1996, Alex Zanardi haría historia celebrando su primera victoria en Estados Unidos con unos donuts que se convertirían en su seña de identidad, y que hoy día se usan en celebraciones por todo el mundo. Mark Blundell y AJ Allmendinger también estrenaron palmarés en este circuito, con el primero imponiéndose a los brasileños Gil de Ferran y Raul Boesel por 55 milésimas en un final de infarto. Sebastien Bourdais, en 2007, fue el último en catar la gloria en Portland.

Fotos: CART Media

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×