¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarPremio al más versátil: un millón por ganar en permanentes, urbanos y óvalos

    Premio al más versátil: un millón por ganar en permanentes, urbanos y óvalos
    El desafío de los óvalos tendrá también otro incentivo para los competidores.IndyCar Media
    Adrián Fernández
    Adrián Fernández8 min. lectura

    IndyCar impulsa un premio económico para el primer piloto que gane en los tres tipos de circuito.

    Cada piloto designará una asociación benéfica a la que donar la mitad del premio, así como la mitad de un bonus por victoria.

    Sucede a la 'Triple Corona' y los extintos 'Challenge' como nueva promoción millonaria.

    Uno de los aspectos más atractivos de la IndyCar Series, tanto para pilotos como para espectadores, reside en la diversidad de desafíos a la que se enfrentan sus competidores. Su calendario aglutina carreras en circuitos permanentes (llamados 'ruteros' en el argot de la disciplina) y trazados urbanos casi en la misma proporción, y a eso se añade el reto distintivo de las carreras en óvalo, que otros muchos rehúsan. Es por ello que los pilotos más versátiles y completos tienden a obtener mejores posiciones en la clasificación general. Desde este 2022, tendrán además otro incentivo en forma de recompensa económica.

    Gracias al apoyo de un patrocinador del campeonato, IndyCar anunció en la noche del jueves el 'PeopleReady Force for Good Challenge', con una recompensa cifrada en un millón de dólares para el primer piloto que logre vencer al menos una vez en los tres tipos de circuito del campeonato: permanentes/ruteros, urbanos y óvalos. Este premio, eso sí, estará repartido al 50% con una organización benéfica que el piloto o equipo vencedor elijan, haciendo hincapié en la costumbre comunitaria estadounidense de "dar algo a cambio" a la sociedad. A su vez, todas las victorias de la temporada irán acompañadas de un incentivo adicional de 10.000 dólares, que también tendrá el mismo reparto benéfico.

    El calendario de IndyCar para la temporada 2022 está compuesto de 17 carreras: siete de ellas tienen lugar en circuitos permanentes (Barber, dos en Indianápolis, Road America, Mid-Ohio, Portland y Laguna Seca), frente a las cinco carreras que se disputan en circuitos urbanos (St. Petersburg, Long Beach, Detroit, Toronto y Nashville) y en óvalos (Indianápolis, Texas, Gateway y la doble de Iowa). Este reparto ha fluctuado a lo largo de la turbulenta historia moderna del certamen, pero las probabilidades de que un piloto consiga hacerse con este premio son altas.

    En 1984, dos años después de que IndyCar corriese por vez primera en un circuito temporal, Mario Andretti logró ganar en los tres terrenos, y ese hecho se ha repetido en 24 de las 37 temporadas posteriores, tres de ellas con dos pilotos distintos (1994, 1997 y 2002). En años recientes, siempre ha habido un piloto capaz de vencer en ruteros, urbanos y óvalos en la misma temporada entre 2015 y 2020, pero este último año se rompió la racha, ya que ni el campeón Álex Palou ni Colton Herta (los dos que lograron tres triunfos) ganaron carrera alguna en óvalo. Palou, de hecho, solo venció en circuitos permanentes, y ninguno de los tres campeones que le precedieron consiguieron tampoco vencer en las tres disciplinas.

    PILOTOS QUE HABRÍAN GANADO EL DESAFÍO DE FORMA RETROACTIVA

    Esta clase de impulsos económicos no son para nada nuevos en el automovilismo estadounidense, y recuerdan a otras iniciativas del pasado. Entre 1971 y 1986, se combinó la Indy 500 con dos carreras de 500 millas de reciente creación en Pocono y Ontario (reemplazada en 1981 por Michigan) para crear el premio de la Triple Corona, otorgado al piloto que más puntos sumase en estas citas. Desde 1983, ganar las tres citas acarreaba un premio de un millón de dólares (algo que solo consiguió Al Unser en 1978) y de un cuarto de millón si se ganaban dos, pero ningún piloto lo logró en los años 80. La Triple Corona siguió publicitada como tal hasta la salida de Pocono del calendario en 1990.

    A finales de los 80, la tabacalera Marlboro impulsó dos promociones de incentivo económico. Entre 1987 y 1992 se disputó el 'Marlboro Challenge', un evento 'all-star' a finales de año de 10 o 12 competidores con un premio de 300.000$, en el que participaban el campeón de la temporada anterior y todos los ganadores de carreras y pole positions, completando las parrillas con los mejores por puntos. A su vez, entre 1988 y 1991, se añadieron las carreras en Meadowlands y Michigan a la promoción 'Marlboro Million', con un premio de un millón para quien ganase las tres carreras y de 150.000$ si se vencía en dos de ellas. Como ya pasó con la Triple Corona, nadie logró ninguno de los dos premios.

    La cita final de 2011 en Las Vegas contó con una promoción que ofrecía cinco millones de dólares a un piloto ajeno al campeonato si lograba ganar la prueba. Una docena de candidatos se postularon y tres fueron elegidos, pero ninguno terminó corriendo: el motociclista Travis Pastrana se lesionó en los X-Games, y la petición de Kasey Kahne y Alex Zanardi de correr con Penske y Ganassi no fue aceptada, al estar ambos equipos peleando el título. El campeonato recurrió al vencedor de la Indy 500, Dan Wheldon, que se encontraba sin asiento, y que se repartiría el premio con una fan si lograba vencer saliendo desde el último lugar. Por desgracia, Wheldon perdió la vida en un accidente múltiple de 15 coches cuando solo habían pasado 10 vueltas, y la carrera quedó cancelada.

    Por último, la Triple Corona regresó formalmente en 2013 con el añadido de las carreras de 500 millas en Pocono y Fontana con las mismas condiciones que en los 80: un millón si se ganaban las tres, 250.000 dólares si se ganaban dos. Una vez más, nadie se hizo con el premio, y la salida de Fontana tras 2015 finiquitó la promoción, siendo Indianápolis de nuevo la única cita de 500 millas del campeonato a día de hoy. En esta ocasión, las condiciones son mucho menos restrictivas, por lo que cabe esperar que alguien se haga, esta vez sí, con una recompensa que dará de qué hablar durante el año.

    Fotos: IndyCar Media