¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Jaguar Land Rover acusa al Grupo Volkswagen de copiar su sistema Terrain Response

    Range Rover Sport SVRJaguar Land Rover

    Una nueva batalla judicial se abre en los Estados Unidos, donde Jaguar Land Rover ha iniciado los trámites para solicitar al regulador competente que Volkswagen no pueda importar varios modelos de SUV de las marcas Audi, Lamborghini, Porsche y Volkswagen por usar lo que ellos consideran una copia del Terrain Response.

    Ayer se registró en la U.S. International Trade Commission -traducible como la Comisión de Comercio Internacional de EEUU- una reclamación de Jaguar Land Rover Automotive Plc. La parte demandante exige que no se puedan traer al país varios todocaminos del Grupo Volkswagen, de cuatro de sus marcas.

    Los modelos afectados son Audi A6 Allroad, e-tron, Q5, Q7 y Q8, además de Lamborghini Urus, Porsche Cayenne y Volkswagen Tiguan. Según el razonamiento de Jaguar Land Rover, el Grupo Volkswagen habría copiado el sistema Terrain Response de los Jaguar F-Pace y Land Rover Discovery.

    El sistema Terrain Response de JLR permite adaptar al vehículo para enfrentarse a un tipo de superficie, controlando principalmente el reparto de par del sistema de tracción total. Mediante dicho sistema se facilita a un usuario inexperto la forma idónea de enfrentarse al barro, la nieve, tierra, etc.

    2020 Audi Q7 55 TFSI quattro

    Y es verdad que en los todocaminos antes mencionados del Grupo Volkswagen podemos encontrar una funcionalidad similar. Por ejemplo, en Audi tenemos una ruleta selectora del Audi drive select, donde se puede escoger el modo offroad. Otra cosa sería que sea exactamente igual al sistema de Jaguar Land Rover -a bote pronto, no lo parece-.

    En la reclamación podemos leer: «JLR busca protegerse a sí misma y a sus operaciones en EEUU de compañías que han introducido en el país productos que incorporan, sin ninguna licencia de JLR, tecnología desarrollada por JLR y protegida mediante patente». Esto va firmado por el abogado Matthew Moore.

    Además de la reclamación comercial, JLR ha puesto dos demandas a las subsidiarias del Grupo Volkswagen en las cortes federales de los estados de Delaware y Nueva Jersey, esta vez pidiendo una compensación económica. La U.S. International Trade Commission no se metería en eso, si diese la razón a JLR, las importaciones de esos modelos tendrían que bloquearse, pero nada más.

    Selector de modos de conducción del Lamborghini Urus

    Este organismo es una agencia gubernamental independiente, comparable a una agencia judicial, que trata de resolver disputas sobre prácticas comerciales de competencia desleal o violaciones de patentes (propiedad industrial). Su dictamen puede aparecer en menos de año y medio, por lo que es más rápido que un tribunal ordinario.

    Dicho lo cual, Jaguar Land Rover espera que le den la razón, y eso queda en manos de la comisión y de los juzgados federales. Si diesen la razón a esta demanda, Volkswagen se llevaría un buen chasco, porque la importación de dichos modelos supone beneficios por su amplio margen comercial.

    Otra salida es que Volkswagen no quiera arriesgarse a que los tribunales y la U.S. International Trade Commission dé la razón a JLR, llegando a un acuerdo económico con ellos para que retiren sus reclamaciones. JLR se llevaría un buen pellizco por cada coche vendido, lo esperable.

    Selector de modos de conducción del Porsche Cayenne S Coupé

    Actualmente no hay comunicados de prensa a este respecto en los sitios de Volkswagen en Estados Unidos. Tampoco tengo constancia de que se hayan pronunciado al respecto en algún medio de comunicación que les haya preguntado. Sus abogados ya estarán trabajando en ello.

    En el caso de que no se dé la razón a Jaguar Land Rover, básicamente habrán perdido tiempo y dinero, pues en estos procesos hay que meter dinero y pagar abogados. La cuestión ha sido etiquetada como «In the Matter of Certain Vehicle Control Systems, 337-3508».

    Para rematar, Jaguar Land Rover ha indicado en su reclamación que no se vulnerarían los derechos de los consumidores estadounidenses en el caso de que se prohíba la importación de dichos modelos, y su argumento es que hay fabricantes y modelos equivalentes a los de Volkswagen que pueden satisfacer a sus demandas. Como los suyos, claro...

    Fuente: U.S. International Trade Commission