¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    La crisis de la automoción y la hora de los compactos

    La crisis de la automoción y la hora de los compactos
    1
    Javier Onrubia
    Javier Onrubia

    Que el sector está en crisis lo reflejan las cifras de ventas, que según distintas asociaciones este año no superarán las 700.000 unidades. Los motivos son diversos y a todo el panorama habrá que sumarle la subida del IVA. En cifras de ventas, ha habido un descenso en el mes de julio de este año frente al del año pasado. Las cifras de vehículos vendidos de segunda mano ha aumentado y de los coches nuevos la mayoría son utilitarios y compactos.

    Probablemente en los últimos años hemos usado la palabra crisis más veces de lo que podemos estimar. Se ha convertido en la conversación fácil donde todo el mundo habla y opina, y muy a pesar de todos, cada vez más gente la sufre. Sin ánimo a entrar en un discurso profundo, en el sector del automóvil esta crisis también se nota. Sin ir más lejos, la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, (ANFAC) junto a la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM), predicen que este año se venderán menos de 700.000 coches nuevos.

    Los motivos son claros: falta de confianza del consumidor, la tasa de desempleo, reducción de capacidad adquisitiva y falta de financiación. A estos impedimentos hay que aplicar ahora la subida del IVA, que como ya os hemos contado, puede encarecer la compra de un automóvil de 20.000 euros en 600 euros, uno de 30.000 en 900 euros y así proporcionalmente.

    No obstante en julio, las ventas siguieron teniendo una tendencia descendente. Los turismos matriculados han sido 65.322 unidades, mientras que el mismo mes de 2011 fueron 78.914 las unidades puestas en la calle.

    No es de extrañar que podamos ver por televisión grandes ofertas para la adquisición de un nuevo automóvil dotándonos de grandes descuentos por la entrega de nuestro viejo vehículo, aunque si uno lo piensa bien, no son los 3.000 euros de descuento los que van a determinar una compra o no (si bien la hacen más atractiva), sino los 15.000 primeros, y ese dinero cuesta mucho ganarlo porque estamos en crisis.

    Tenemos un panorama de desempleo unido a subida de impuestos unido a empobrecimiento general donde lo primero que cambia es la forma de comprar. Si este año se venderán 700.000 coches nuevos, se venderán 1.750.000 coches de segunda manosegún este artículo de El País. Quizá haya cambiado la mentalidad y ya no se busca este toque de distinción o empatar con nuestro vecino, sino que se considera al automóvil como una herramienta de desplazamiento y se haya racionalizado su compra. Si uno puede comprar una unidad que esté bien por un 30% menos ¿porqué gastar más dinero?

    Es cierto que esta mentalidad lleva a varios problemas: el primero es que si no salen unidades nuevas a la calle, el mercado de ocasión acabará resintiéndose porque habrá cada vez menos unidades con pocos kilómetros a buen precio. El siguiente problema es que el parque automovilístico envejece, y la dirección actual es la de tratar de renovar el parque y hacer ciudades más limpias y menos contaminantes. No obstante si uno ve una unidad a buen precio, con pocos kilómetros y bien cuidada, ¿no es lógico que opte por esta opción?

    Incluso la racionalización de las compras se pueden observar en los coches nuevos matriculados: en el ranking de este año (Enero-Julio), el coche más vendido ha sido el Renault Megane con 20.609 unidades, seguido del Citroën C4 con 20.015 unidades y en tercera plaza, el utilitario SEAT Ibiza con 17.667. Si seguimos contando, todos los coches más comercializados son utilitarios, compactos y sólo un SUV, el Nissan Qashqai. En su mayoría cuestan entre 10.000 y 30.000 euros y sólo se aproximan a esta última cifra las variantes más radicales de algunos de estos coches.

    En este punto me planteo si en años anteriores hemos tenido una tendencia consumista que no nos correspondía y me asaltan una serie de preguntas. Valorando todos estos datos ¿ha llegado la hora de prescindir de algunos lujos en los automóviles para abaratar costes? y por otro lado ¿se convertirán los compactos en los buque insignia de ventas de los fabricantes?

    Temas relacionados

    La crisis de la automoción y la hora de los compactos