¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El LADA Vesta se suma a la tecnología de conducción autónoma de nivel 4

    El LADA Vesta se suma a la tecnología de conducción autónoma de nivel 4
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    Es la marca del vagón de cola del grupo Renault, pero no renuncia a nada. Los de Avtovaz han alcanzado un acuerdo de cooperación con el NAMI ruso para iniciar un programa de investigación, desarrollo y pruebas de conducción autónoma a bordo del LADA Vesta.

    La sucesión de modelos equipados con dispositivos de tecnología de conducción autónoma no para de crecer. Un gran número de marcas ha vuelto a un campo que habían dejado medio abandonado hace un par de años, pero lo que es una auténtica sorpresa es ver al LADA Vesta equipado con todos los artilugios propios de esta tecnología. No es broma. La firma rusa se ha aliado con los especialistas del NAMI para desarrollar su propio sistema de conducción autónoma.

    En la imagen, uno de los primeros prototipos adornado con la parafernalia habitual en este tipo de ensayos. El Vesta cuenta con sensores de radar y LiDAR colocados en el frontal y laterales del vehículo, cámaras estéreo de alta resolución y un sistema de navegación que cuenta con avanzados mapas de alta precisión en 3D, que son los que guían al vehículo. El Instituto de tecnología automotriz de Rusia, que no es muy dado a desvelar sus trabajos, ha señalado que el Vesta puede conducir de un punto a otro tras seleccionar una ruta en el navegador.

    Demostración real del funcionamiento del LADA Vesta autónomo

    El LADA Vesta autónomo alcanza el nivel 4

    Esto comprende también realizar las maniobras que sean necesarias para alcanzar el destino, así como respeta las indicaciones, límites de velocidad y demás señales. El sistema está preparado para vigilar permanentemente el entorno, así como realizar un seguimiento permanente de los vehículos y peatones que se encuentran en el perímetro del prototipo autónomo, por lo que puede evaluar las trayectorias de cada uno a través de un potente software, algoritmos matemáticos e inteligencia artificial.

    Lo más interesante es que este prototipo autónomo basado en el LADA Vesta no es uno cualquiera, sino que está preparado para un nivel 4, en el que no se requiere supervisión humana de un conductor. Esta es la validación que obtuvo el pasado otoño para poder conducir por carreteras públicas, ya que el año pasado, en 2020, también estuvo realizando pruebas en Moscú sin nadie a bordo. La intención de los rusos es emular el proyecto «SARTRE». Los suecos de Volvo idearon un sistema de conducción pilotada aprovechando una caravana y con hasta cinco coches separados por una distancia generosa conduciendo como sobre un raíl.

    Este es el objetivo máximo al que, por ahora, puede aspirar el NAMI, pues aunque no tienen previsto que esta tecnología se traslade a los ciudadanos y propietarios particulares, especialmente por el elevado coste de la producción en serie, no es menos cierto que Rusia no dispone de una legislación específica sobre esta materia, con una excepción en su ordenamiento para poder llevar a cabo las pruebas.

    Fuente: wroom.ru