¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es
  • El lado oscuro de Bosch y su presunta participación en el #Dieselgate

El lado oscuro de Bosch y su presunta participación en el #Dieselgate

Cuatro fabricantes han sido acusados en los tribunales de haber instalado centralitas de motores diésel que engañaban a las autoridades. Se trata de Volkswagen, Daimler, Fiat Chrysler Automobiles y General Motors. ¿Qué tienen en común? Utilizan una centralita de origen Bosch.

Según avanza el Caso Dieselgate, van saliendo más nombres de fabricantes, pero también proveedores. Bosch está en el punto de mira no solo por haber suministrado centralitas a Volkswagen, Audi, Porsche, SEAT y Skoda; también ha trabajado con FCA, Daimler y GM.

Desde 2015 Robert Bosch ha sido nombrado en demandas en suelo estadounidense contra estos fabricantes, en calidad de proveedor de las centralitas EDC-17 de emisiones de motores diésel. La finalidad de esta centralita es vigilar la salida de contaminantes a través de sus sensores, entre otras cosas.

VM Motori y Cummins también están bajo sospecha

Bosch, el principal proveedor de la industria del automóvil en todo el mundo, trabaja con el sistemas de inyección de motores diésel por raíl común desde 1997. A diferencia de otras tecnologías, el gasóleo se inyecta a presión a través de un único conducto, en vez de tener un conducto distinto cada inyector desde la bomba. De ahí el nombre, Common Rail en inglés.

Sistema de inyección de gasóleo de raíl común de Bosch, consta de: inyectores, rampa de inyección, bomba de combustible y centralita

La primera vez que se nombró a Bosch en el Dieselgate, se le acusó de haber ayudado a Volkswagen a desarrollar la programación tramposa para burlas a las autoridades de Estados Unidos, así como a ocultarla. Esto siempre lo ha negado el proveedor.

Bosch se excusó en que la citada centralita dispone de un modo de diagnóstico, en el que efectivamente se detecta una prueba de homologación y los sistemas antipolución funcionan a pleno rendimiento. Eso no sería ilegal, el problema sería usar esa funcionalidad fuera de una tarea de diagnóstico.

Recientemente Volkswagen logró un acuerdo con la justicia en Estados Unidos que incluía tanto a los motores 2.0 TDI Clean Diesel como a los 3.0 TDI V6 Clean Diesel. En total hablamos de casi 600.000 vehículos. Aunque Bosch ha negado haber hecho nada malo, aceptó pagar unos 300 millones de euros en un acuerdo para detener el litigio. Se consideró un mal menor.

Centralita EDC-17

Más allá de Volkswagen

La semana pasada se demandó a General Motors y a Bosch por haber trucado las centralitas de cientos de miles de pick-up con motor diésel 6.6 V8 Duramax. En principio esto no tiene nada que ver con Opel, es más, en Europa Opel quedó libre de culpa.

Un par de días antes también recibió una demanda Fiat Chrysler Automobiles por trucar las centralitas de los Jeep Grand Cherokee y RAM 1500 en los modelos 2014-2016 con motor 3.0 V6 EcoDiesel. La centralita es de Bosch, la calibración de VM Motori.

Daimler, FCA y GM siempre han negado haber hecho como Volkswagen

Por otro lado, el año pasado Daimler recibió una demanda por trucar las centralitas de varios turismos con motores diésel, también centralitas de gestión EDC-17 de Bosch. Esta demanda y la de General Motors no parten del Gobierno de Estados Unidos, sino de un grupo de propietarios que litiga colectivamente.

A dónde nos lleva esto

El papel de Bosch en el Dieselgate está tomando cuerpo. Si bien no es necesariamente el que tuvo la idea de engañar a las autoridades, sí se podría decir que no puso el suficiente empeño en que esa función de diagnóstico no fuese utilizada con malas intenciones.

Al trucar las centralitas y detectar las condiciones de prueba, se han emitido a la atmósfera que todos respiramos hasta 40 veces más óxidos de nitrógeno de lo permitido, lo cual deriva en un problema de salud pública y muertes prematuras. No se trata de una simple cuestión técnica sin importancia.

La justicia dilucidará cuál ha sido el papel de Bosch en el Dieselgate, si víctima de sus clientes (los fabricantes) o colaborador necesario en la monumental estafa. Todas estas acciones judiciales son en Estados Unidos, podría haber más fabricantes que han hecho trampas con estas centralitas fuera de esta jurisdicción.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto