¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Bowler se encargará del desarrollo de un Land Rover Defender SV más radical

    El nuevo Land Rover Defender V8 no es el tope de la gama del nuevo todoterreno. Ni la más deportiva tampoco. Un responsable de la marca en Australia ha dejado caer en una entrevista que Land Rover está preparando una variante más radical, un Defender SV. Un desarrollo que acometerán los expertos de Bowler.

    No parece que Land Rover esté muy convencida de que los Defender V8 sean los topes de gama. Al menos, no desde el punto de vista más deportivo. Obviamente, el todoterreno británico con este poderoso motor V8 ofrecerá un elevado rendimiento en prestaciones, pero los de Land Rover buscan extra, porque no todo son una capacidad de aceleración brutal y una gran velocidad máxima.

    Lo que la marca busca es una prestación todoterreno brutal en el Defender, como un complemento de las anteriores. Y es que Michael Sande, Director de SVO en Jaguar Land Rover ha concedido una entrevista «Australian Car Sales Magazine», señalando que los nuevos Land Rover Defender V8no han recibido la insignia SV o SVX porque «no había recibido los cambios técnicos correctos». Es decir, los ajustes especiales en el chasis para ofrecer el comportamiento más deportivo.

    Foto Bowler CSP 575 - exterior
    El El Bowler CSP 575 es una brutal creación sobre el antiguo Land Rover Defender 110 con 575 CV

    Un Land Rover Defender SV, de serie y preparado por Bowler, será una realidad

    Parco en palabras, no se presta a confirmar que se está trabajando en un modelo más radical, pero sí deja caer algunos detalles muy interesantes, entrando en esta ecuación Bowler. El especialista británico en el desarrollo de las transformaciones 4x4 más radicales arrancó una estrecha colaboración con Land Rover en 2012. En manos de propietarios rusos, los de la división SVO se lanzaron a la piscina el pasado verano, absorbiendo a este pequeño fabricante con toda la intención del mundo.

    Bowler se asegura un potente inversor, y a cambio cede su tecnología y experiencia para transformar los modelos de producción en auténticas máquinas fuera del asfalto. Es lógico pensar en la utilidad que Bowler pueda prestar al nuevo Land Rover Defender como tope de gama, de manera que SVO se ocupa de los ajustes técnicos del chasis para asfalto, y los de Bowler lo hacen para los escenarios más radicales.

    La cuestión es encontrar el equilibrio perfecto, ya que Sande ha señalado que no quiere un todoterreno brutal con una insignia SVX. De hecho, en las declaraciones se atrevió a sugerir las siglas SVR, al apuntar que «Esto es realmente importante para mí. Si le agregas deportividad al coche en el que estás trabajando, a veces obtienes un resultado realmente bueno, pero a veces obtienes algo realmente incoherente que no se sabe exactamente qué es». Y surge la pregunta del millón: ¿La versión más radical será solo el Defender 90 o se atreverán con el Defender 110?

    Fuente: Carsales.com