¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Gemballa demanda al hijo de su fundador, Marc Philipp Gemballa

    Marc Phillip Gemballa junto a antiguos modelos GemballaMarc Philipp Gemballa

    El hijo de Uwe Gemballa, Marc Philipp Gemballa, ha sido demandado por la compañía que fundó su padre, Gemballa GmbH. Esta cuenta con nuevos propietarios desde 2010, quienes le acusan de explotar la imagen de la compañía y su marca registrada sin su consentimiento durante la promoción del nuevo proyecto de Marc Philipp.

    Marc Phillip Gemballa presentó hace unos días su nuevo proyecto, anunciando un Porsche 911 generación 992 fuertemente modificado que al parecer contará con ciertos rasgos retro, incluyendo algunos tomados directamente del clásico Porsche 959. Del proyecto y del modelo tan solo hemos podido ver una oscura imagen a modo de teaser y algunas imágenes de viejos modelos modificados por Uwe Gemballa, pero ha sido más que suficiente para llevar a su hijo a los juzgados.

    La presentación del proyecto no le ha hecho ninguna gracia a los actuales propietarios de Gemballa GmbH, la compañía que fundó su padre en 1981 y que sigue activa en Alemania, ya que estos afirman que Marc Philipp Gemballa está haciendo uso indebido e ilícito de la imagen y el nombre de la compañía.

    Marc Philipp Gemballa en 1997, con 4 años de edad, junto a un modelo de Gemballa.

    Uwe Gemballa fundó en 1981 la compañía que lleva su nombre y la dirigió hasta su dramático fallecimiento en 2010, pues tras pasar semanas desaparecido fue hallado muerto en Sudáfrica, víctima de un disparo. En ese momento, las autoridades alemanas embargaron la compañía y todos sus activos, hasta que sus actuales propietarios se hicieron con lo que quedaba de la marca, quiénes invirtieron unos 15 millones de euros y realizaron además una expansión global de la marca.

    Estos ahora no han visto con buenos ojos que el hijo de Uwe Gemballa utilice su apellido para bautizar a su nuevo proyecto, ya que como es evidente, este es el propio nombre de la compañía. Además, Marc Philipp ha distribuido imágenes en las que se le ve con modelos modificados por su padre, cuya propiedad intelectual debería estar en manos de Gemballa GmbH (aunque esto aún no ha sido confirmado). Acompañando al anuncio de su proyecto, el joven Gemballa también ha afirmado que piensa continuar con el legado de su padre, y eso es precisamente lo que llevan haciendo los nuevos propietarios del tuner alemán desde hace ya 10 años.

    Por lo que Gemballa (la compañía) ahora acusa a Marc Philipp Gemballa de usar ilícitamente su apellido como marca comercial y otros activos de la compañía. La solución de este caso parece ser bien sencilla, es más que probable que las partes implicadas acaben llegando a un acuerdo en el que el hijo de Uwe Gemballa se verá obligado a emplear otra marca comercial.