¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Mazda apuesta por la flexibilidad de producción en la factoría de Hofu

    Mazda apuesta por la flexibilidad de producción en la factoría de Hofu
    Línea de producción de la factoría de Mazda en Hofu, JapónMazda
    Fran Romero
    Fran Romero3 min. lectura

    Mazda siempre ha renegado de las plataformas modulares y de la flexibilidad que estas arquitecturas ofrecen a los fabricantes en cuanto a la producción de diferentes modelos en una misma línea de montaje. Ahora, la firma japonesa ha cambiado su estrategia apostando por una conversión.

    Mientras la gran mayoría de las marcas europeas y americanas han apostado por la flexibilidad que ofrecen las plataformas modulares en cuanto a fabricación de los nuevos modelos, Mazda se ha mantenido al margen. Los japoneses de Hiroshima nunca consideraron esta estrategia como ideal para ellos.

    Algo que ha cambiado ahora, anunciando una transformación total en su sistema de producción, pues ha afrontado una reforma total en sus instalaciones en la factoría de Hofu, en Japón. Y es que mucho tiene que ver el reciente anuncio de la firma nipona sobre el lanzamiento de los dos inéditos SUV que ampliarán la oferta a partir de 2022, los nuevos Mazda CX-60 y Mazda CX-80 que serán fabricados en el país del sol naciente, tanto para el mercado doméstico local como para Europa.

    Foto Mazda CX-5 - producción
    El Mazda CX-5 es uno de los modelos que se producen en la fábrica de Hofu, en Japón

    La fábrica de Mazda se adapta a plataformas modulares y a la electrificación

    La transformación en la fábrica Hofu ha sido tan radical que casi se puede considerar como un complejo de nueva construcción. Las líneas de montaje se han adaptado para producir modelos de diferentes plataformas y de distintos sistemas de propulsión, sean de combustión, híbridos o eléctricos y con la colocación de los motores en transversal o longitudinal.

    Takeshi Mukai, director ejecutivo senior de Mazda Motor Corporation, ha señalado en unas declaraciones que «Más de la mitad de las instalaciones están ahora configuradas de esta manera flexible. En el sistema de soldadura de carrocerías, una nueva línea de módulos flexibles asegura tiempos de producción más cortos y menores costes de inversión, especialmente al ampliar la gama de productos. Gracias a las innovaciones, el proceso de producción ahora se puede llevar a cabo en aproximadamente una quinta parte del tiempo y al 10% de los costes de inversión en comparación con los sistemas convencionales».

    Una importante mejora que permitirá al complejo de Yamaguchi aumentar la producción de modelos para todo el mundo, una sede donde se fabrican los Mazda2, CX-5 y Mazda6, y donde lo hará también la nueva generación de este último que cambiará su planteamiento técnico y mecánico, pasando de la configuración actual de motor transversal a longitudinal.