¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Cazada una mula de funciones autónomas para el Mercedes Project One

    8

    Mercedes nos sorprende con una aparatosa mula basada en el antiguo SLS AMG Electric Drive cargada con diferentes equipamientos de ensayos y en las cercanías del circuito alemán de Nürburgring. La marca de la estrella comienza pruebas de asistencia a la conducción para el Project One.

    La mula de ensayos de las imágenes es una parte más del trabajo para el hypercar Mercedes Project One

    Esta es una de esas ocasiones en las que nuestros fotógrafos nos traen imágenes tan curiosas como excepcionales. Ya sabemos que algunos fabricantes son auténticos maestros del camuflaje, a veces incapaces de poder detectar de qué modelo se trata y eso cuando son prototipos.

    Cuando son mulas de ensayos, en algunas ocasiones realizan muy bien su trabajo; tanto como el caso de esta mula basada en el antiguo Mercedes SLS AMG Electric Drive -también conocido como E-CELL cuando fue presentado en el Salón de Detroit 2011- con una potencia máxima de 750 CV y una autonomía máxima de 250 kilómetros.

    Pero de eso hace ya más de cinco años, y ahora Mercedes en pleno desarrollo de la futura gama EQ -y del hypercar Project One- vuelve a sacar el prototipo inicial del SLS AMG E-Cell cargado con un aparatoso equipamiento de pruebas.

    La mula del SLS AMG E-Cell equipada con multitud de sensores se acerca al circuito de Nürburgring

    Son especialmente llamativos los dispositivos en forma de lata en los extremos del brazo que hay situado por encima del capó, como si de medidores de las condiciones ambientales se trataran pero que en realidad podemos apreciar en esta imagen que son cámaras.

    Al mismo tiempo, podemos ver cómo los arcos de las ruedas también disponen de otros sensores adicionales -en blanco y en negro- similares a los que cualquier modelo equipado con sensores de aparcamiento y que en este caso captan información del perímetro del vehículo, puros sensores de conducción autónoma. O, al menos algunos sistemas de ayuda a la conducción para poder digerir con total seguridad un modelo que supera los 1.000 CV de potencia máxima.

    Igual ocurre en las llantas. El plato que las cubre no es un simple elemento para cubrir algún otro que se encuentra en su interior, tipo un motor de cubo, sino que puedes apreciar perfectamente los bloques adicionales que llevan en la rueda delantera, más sensores posiblemente medidores de la velocidad de giro de las ruedas.

    Los sensores de las ruedas perfectamente camuflados se dejan hacer notar en la rueda delantera izquierda

    No cabe ninguna duda de que llama la atención poderosamente y aunque para el AMG GT no está previsto que lancen una versión ni híbrida ni eléctrica, y con el Project One ya en desarrollo, las opciones son muy limitadas y se enfocan más al nuevo superdeportivo que a otro modelo. Y es que, curiosamente, ambos tienen similitudes técnicas.

    Los dos cuentan con cuatro motores eléctricos de similar potencia y en una configuración también prácticamente idéntica montados en los dos ejes para equilibrar los pesos, con la diferencia en el sistema de propulsión del hypercar del motor de 1.6 litros y 680 CV que equipa el monoplaza de Fórmula 1 de la escudería alemana.

    Habida cuenta de todo el análisis que hemos podido apreciar y conociendo los planes de Mercedes sobre nuevos modelos, nos inclinamos a pensar que realmente esta mula de ensayos es una parte más de los trabajos que Mercedes-AMG y Mercedes F1 realizan para el nuevo hypercar del que sólo se fabricarán 275 unidades a un precio de 2,5 millones de euros, aproximadamente.

    Fotos: CarPix

    Cazada una mula de funciones autónomas para el Mercedes Project One