¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

El papel de Renault en la estrategia de Mitsubishi para recuperar el terreno perdido en Europa

El papel de Renault en la estrategia de Mitsubishi para recuperar el terreno perdido en Europa
Mitsubishi está decidida a recuperar el terreno perdido en Europa
Antonio Fernández
Antonio Fernández5 min. lectura

Mitsubishi ha puesto en marcha un ambicioso plan estratégico para recuperar el terreno perdido en Europa. Una hoja de ruta que ya ha dado sus primeros frutos y en la que el fabricante Renault desempeña un papel protagonista. Los nuevos modelos de Mitsubishi destinados al mercado europeo estarán estrechamente ligados con la compañía francesa.

Los últimos años han sido realmente complicados para Mitsubishi en Europa. La conocida marca japonesa de coches ha tenido que lidiar con toda una serie de desafíos a los que se ha sumado los efectos derivados directamente de la pandemia del coronavirus. Sin embargo, y a pesar de los temores de una posible marcha del Viejo Continente, la compañía está comprometida con este importante mercado.

Mitsubishi ha establecido una ambiciosa hoja de ruta con la que recuperar el terreno perdido en Europa. Una hoja de ruta que ya ha dado sus primeros frutos y en la que la firma Renault desempeña un papel protagonista. Mitsubishi ha recurrido a su socio de la Alianza para poder solucionar los problemas que viene arrastrando en esta parte del mundo. Y la prueba más evidente la tenemos con los nuevos modelos en los que ha venido (y viene) trabajando al marca.

Los objetivos de ventas de Mitsubishi en Europa para 2024

El fabricante cree que puede reconstruir sus ventas de coches en la región para acercarse a las cifras previas a la pandemia. Un proceso de recuperación que solo es posible con la ayuda de su socio. Mitsubishi se ha marcado el objetivo de alcanzar unas ventas anuales de 130.000 unidades en Europa de cara al año 2024. Así lo ha confirmado el propio Frank Krol, Presidente y CEO de Mitsubishi Motors Europa.

En el punto de mira está hacerse con una cuota de mercado del 1%. Este objetivo supone aproximadamente duplicar las ventas previstas para este año 2022 y, lo que es más importante, quedarse muy cerca de las 148.248 unidades comercializadas en el año 2019 según los datos facilitados por la ACEA.

La llegada de nuevos modelos será determinante. Es más, Mitsubishi espera que la mayor parte del crecimiento de las ventas provenga de estos próximos lanzamientos. Pero, ¿de qué modelos se trata? Son unas novedades que apuntan directamente a la marca Renault. Tenemos por una parte el recientemente presentado Mitsubishi ASX 2023, un SUV basado en el Renault Captur, y por otra parte, se encuentra el futuro Mitsubishi Colt 2023, que emanará del Renault Clio.

Las previsiones de ventas para el nuevo Mitsubishi ASX 2023

Krol ha confirmado que trabajan con unas previsiones de ventas anuales de 35.000 unidades para el nuevo ASX. En el caso del nuevo Colt, la marca establecida es todavía mayor, 40.000 unidades respectivamente. El máximo dirigente de Mitsubishi dejó claro que el lanzamiento de los nuevos ASX y Colt no supondrá la renuncia al desarrollo y comercialización de productos propios en la región.

«Nuestro legado está orientado a los SUV, por lo que para nosotros el ASX es un vehículo importante, pero el segmento del Colt es más grande», aseguró Krol. También comentó que se seguirá vendiendo el Mitsubishi Eclipse Cross y el Mitsubishi Space Star. Sin embargo, el futuro del Space Star, también conocido como Mirage, dependerá de si Mitsubishi decide invertir los recursos necesarios para que el automóvil pueda cumplir con las futuras normativas de seguridad y de emisiones que entrarán en vigor en la Unión Europea.

Takao Kato, CEO de Mitsubishi Motors, aseguró a comienzos de año que la recuperación de la marca en Europa estará marcada por el coche eléctrico: «Para sobrevivir en Europa definitivamente necesitamos una plataforma para vehículos eléctricos». Por el momento, la compañía sigue retirándose de aquellos países europeos en los que su presencia era testimonial y no estaba obteniendo unas buenas cifras de ventas.

Fuente: autonews