¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Opinión Toyota C-HR, primeras impresiones

    9

    Ya conocemos el interior del Toyota C-HR. Tras nuestro primer contacto en estático, te contamos nuestras impresiones de este modelo diseñado para el mercado europeo. Aún no se conocen sus precios pero su preventa comenzará en Septiembre de este mismo año.

    He viajado a Milán para conocer en primicia el interior del esperado SUV de Toyota. Solo cuatro periodistas españoles han podido verlo, tocarlo y charlar con el equipo de desarrollo. El Toyota C-HR comenzará su preventa en Septiembre y está construido sobre la nueva arquitectura Global de Toyota TNGA (Toyota New Global Architecture). El exterior es bien conocido manteniendo los arriesgados rasgos de los conceptos de diseño que adelantaron su aspecto, ahora nos interesa su interior.

    Con la idea de seducir a nuevos compradores el C-HR se sostiene con tres pilares, un diseño exterior llamativo, una calidad interior de primera clase y excelentes sensaciones al volante (que más adelante comprobaremos), todo ello reforzado por el enfoque híbrido, que será la primera y probablemente única versión que llegue a nuestro país. Si las ventas van bien no descartan en un futuro ampliar la gama de motorizaciones con una versión 1.2 gasolina. Se rumorea la posibilidad de una versión deportiva, por ahora solo rumores.

    Con Kazuhiko Isawa antes de intercambiar impresiones

    El responsable del proyecto, Kazuhiko Isawa, nos cuenta que el atractivo del C-HR reside en su aspecto dinámico, con una apariencia poderosa y esbelta gracias al contraste de sus superficies laterales con los pasos de rueda y con una caída del techo inédita en el segmento. Sus llantas de 17 o 18 pulgadas y la posibilidad de incluir pintura bitono rematan una estampa que pretende llamar la atención de todo aquel que lo vea.

    El interior del Toyota c-HR se ha construido en base a dos puntos principales, tendría que transmitir un estilo fresco, sensual y además no dejar de lado el aspecto tecnológico y de conectividad. ¿Consigue todo lo que se propone? El paso adelante es evidente.

    Un interior pensado para los Europeos

    El equipo europeo de calidad percibida de Toyota se centró a conciencia en la calidad de los componentes del habitáculo. Como resultado tenemos que todas las superficies con las que interactuamos transmite una sensación agradable, y me estoy refiriendo a la textura y grosor del volante (propio de marcas premium), el aspecto del salpicadero y al detalle de los acabados en las puertas y asientos.

    Toyota C-HR, pantalla multimedia mostrando datos de las baterías

    Evidentemente la pantalla multimedia de 8 pulgadas es todo un reclamo a nuestra mirada. En comparación a los otros sistemas de Toyota da la impresión de que este funciona con una mayor fluidez y además incluye posibilidades interesantes, como integrar distintas aplicaciones que conectándose a internet mediante nuestro teléfono móvil podrán descargar información de Google, del estado del tráfico a tiempo real e información de nuestros perfiles en redes sociales además de escuchar radio en streaming. Además si ponemos una ruta en el navegador, la pantalla puede compartir información con estas aplicaciones.

    No podemos ignorar sus asientos de estilo deportivo con reposacabezas integrados que pese a envolver la zona lumbar resultan cómodos gracias a su acolchado y recogen el cuerpo para evitar deslizamientos al enlazar curvas, una declaración de intenciones.

    También tiene detalles en negro piano, especialmente en el módulo del climatizador cuyo botones están agrupados por funcionalidad. La primera impresión desde luego es positiva.

    Toyota C-HR, habitabilidad plazas traseras

    En las plazas traseras viajarán cómodamente 2 pasajeros y, como es común en el segmento, un tercero tendría un espacio ajustado para viajar. Pese a su techo inclinado me acomodé en las plazas traseras sin tocar la cabeza en el techo, mido 1,8 metros y aún quedaba un poco de margen hasta rozarlo.

    No tiene reposabrazos central para los pasajeros pero si un revistero en la parte posterior de los asientos delanteros.Como curiosidad comentar que el techo del Toyota C-HR tiene un patrón decorativo de rombos y que debido a la posición del tirador de la puerta, la luna de los pasajeros traseros se encuentra ligeramente desplazada hacia adelante, hacia el pilar B.

    Si te acomodas en los asientos traseros y giras el cuello 90º hacía la ventana, el pilar C te tapará completamente la visión, pero tranquilo no da sensación claustrofóbica.

    Como te hemos adelantado el SUV compacto de Toyota tendrá distintos niveles de equipamiento, aunque de serie cuenta con una completa dotación en materia de seguridad.

    Primeras impresiones

    Tras conocerlo en persona y charlar con sus creadores, saco en claro que Toyota quiere seducir, sea como sea, a los clientes del viejo continente. Para ello que mejor que hacer un producto 100% europeo acorde a nuestras demandas.

    Una correcta fusión de conceptos

    A falta de compararlo con otros modelos equivalentes, nuestro protagonista consigue fundir en el plano de la estética dos conceptos que pueden parecer contra puestos: un aspecto deportivo con formas caprichosas sin comprometer la funcionalidad y habitabilidad del interior, especialmente la altura al techo que está bien resuelta.

    Los 370 litros de capacidad del maletero no son para tirar cohetes pero en la mayoría de ocasiones tiene una capacidad suficiente, correcta para viajes de fin de semana.

    Toyota C-HR detalles de acabados

    Por otro lado, la conectividad y el acceso a la red de redes está integrado completamente en el sistema multimedia pudiendo ampliar la funcionalidad añadiendo aplicaciones que nos permiten conocer las condiciones del tráfico, la previsión meteorológica y la localización de los radares de tráfico.

    Sobre el papel todos los ingredientes garantizan el éxito del modelo que tendrá un precio comprendido entre el Auris Touring Sports, disponible desde 23.470 euros y el Toyota RAV4, desde 27.950 euros.

    Opinión Toyota C-HR, primeras impresiones