¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Punch transforma al Nissan Navara en un pick-up propulsado por «hidrógeno caliente»

    El Nissan Navara ha sido convertido por Punch en un vehículo de hidrógeno

    Punch ha presentado en sociedad un modelo conceptual basado en el Nissan Navara. El popular y exitoso pick-up de Nissan ha sido transformado en un vehículo alimentado por hidrógeno que recurre a la tecnología H2-ICE, también conocida como «hidrógeno caliente».

    La compañía automovilística Punch ha presentado en sociedad su nuevo e interesantísimo proyecto en el que el hidrógeno es el gran protagonista. Un proyecto que ha tomado como punto de partida uno de los pick-ups más vendidos en el mercado europeo, el exitoso Nissan Navara. El modelo de Nissan ha sido transformado y ahora está dotado con tecnología H2-ICE (Hydrogen Internal Combustion Engine), también conocida como «hidrógeno caliente».

    Este nuevo pick-up alimentado por hidrógeno será producido en las plantas catalanas de Nissan en combinación con otros vehículos comerciales ligeros con tecnología de baterías. La entrada en escena del Navara de hidrógeno viene a ratificar la apuesta que Punch está haciendo por la industria automotriz que hay asentada en Barcelona. Un compromiso con el que se quiere garantizar el presente y futuro de las instalaciones.

    Nissan Navara H2-ICE
    El Nissan Navara ha sido transformado en un pick-up de hidrógeno

    Punch quiere operar en las fábricas de Nissan en Barcelona

    Punch ha realizado un importantísimo anuncio en el marco de la presentación de este modelo conceptual. Y es ni más ni menos que su intención de operar en las tres plantas existentes en Zona Franca, Sant Andreu y Montcada. Se realizará una incorporación gradual de la fuerza laboral actual hasta alcanzar los 2.000 puestos de trabajo directos para el año 2025.

    De manera paralela, el Grupo Punch ha ratificado su intención de mantener la base de proveedores locales actuales, con una inversión que rondará los 650 millones de euros hasta el 2027.

    El Nissan Navara de hidrógeno usa un motor diésel modificado

    La clave de la tecnología H2-ICE es que permite, tras unas modificaciones, seguir apostando por el motor de combustión interna a pesar de que el combustible utilizado es, en este caso, el hidrógeno. En concreto, el motor H2-ICE que Punch acaba de presentar sobre la base de un Nissan Navara ha sido desarrollado en su centro de I+D localizado en Turín (Italia).

    Nissan Navara H2-ICE
    Punch ha presentado su tecnología H2-ICE en un Nissan Navara

    Está basado en unas adaptaciones sobre un motor diésel convencional, variando el sistema de inyección de combustible, el sistema de encendido, la adaptación de un módulo de control de motor y software específico y la inyección directa de hidrógeno en la cámara de combustión.

    En el evento de presentación que se ha celebrado en Barcelona ha estado presente Andy Palmer, quien fuera COO de Nissan está al frente del proyecto de Punch en Barcelona. El proyecto, a pesar de las limitaciones de mercado que pueda tener el hidrógeno en la actualidad es de lo más interesante, y es que aprovechar el pick-up de Nissan así como su fábrica es un verdadero punto a su favor.

    El «hidrógeno caliente» se considera un vehículo de cero y bajas emisiones

    La tecnología H2-ICE de Punch no compromete la autonomía, la carga útil y la fiabilidad. El motor diésel modificado para utilizar hidrógeno como combustible está basado en el actual Nissan Navara de 2.3 litros diésel turbo. La compañía destaca que dispone de una capacidad de remolque de 3.500 kg así como una capacidad de carga de 1 una tonelada. Todo ello acompañado de una tracción a las cuatro ruedas y una caja de cambios automática.

    Tecnología H2-ICE de Punch
    La tecnología H2-ICE de Punch

    Una vez se ponga en marcha su producción y comercialización habrá opciones de leasing y alquiler. Además, Punch dará 10 años de garantía de recompra si se cambia a hidrógeno. Y en función de la geografía, habrá disponible una garantía de 5 a 7 años.

    Otra de las claves determinantes del sistema de propulsión radica en los depósitos en los que se almacena el hidrógeno. Punch ha debido solventar un importante escollo para poder almacenar el hidrógeno a la presión adecuada y, a su vez, disponer del espacio suficiente para una cantidad que permita disfrutar de una amplia autonomía. Una autonomía que, como bien se ha especificado previamente, no se verá comprometida.

    Fuente: Punch