¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Renault comienza sus pruebas de comunicación entre vehículos en tráfico real

El fabricante del rombo pone en la calle una flota de un millar de unidades del Renault Mégane equipados con tecnología de conectividad entre vehículos e infraestructuras, unas pruebas que forman parte del proyecto SCOOP que inició su andadura en 2014.

El Renault Mégane es el modelo elegido para las pruebas en condiciones reales del proyecto SCOOP de conectividad y comunicación entre vehículos e infraestructuras

Hace tres años, en 2014, el fabricante del rombo se embarcó en el proyecto de Cooperación "Scoop" con el objetivo de avanzar en la comunicación entre vehículos y con las infraestructuras de tráfico a fin de mejorar la seguridad en carretera y prevenir en la medida de lo posible los accidentes, en lo cual también entra en juego la conducción autónoma.

A punto de acabar el año, Renault ya está lista para comenzar las pruebas en condiciones reales de circulación, para lo que ha fabricado mil unidades del Mégane para el primer ensayo experimental en tráfico real, contando con una serie de clientes que dispondrán de estas unidades en su flota de vehículos de empresa.

Las unidades del compacto francés están equipadas con una sofisticada tecnología a bordo que cuenta con captadores y calculadores que recogen y analizan datos del vehículo de pruebas -velocidad, ángulo del volante, falta de adherencia de los neumáticos, activación de los diferentes sistemas o el funcionamiento de los sistemas de seguridad- y si detecta problemas, automáticamente envía un mensaje al resto de unidades de la flota y a las infraestructuras del tráfico y de la carretera que darán aviso a los servicios de emergencia.

Los vehículos pueden emitir mensajes de alertas en un radio máximo de un kilómetro a otros vehículos e infraestructuras de la carretera y de tráfico

Christine Tissot, jefa del proyecto SCOOP en Renault, apunta que "el objetivo prioritario es proponer a nuestros clientes de flotas unos vehículos que mejoren la seguridad en las carreteras y conseguir una circulación más fluida, lo cual es posible teniendo en cuenta que los vehículos se comunican entre ellos en tiempo real y en caso de peligro. Además, los gestores de infraestructuras transmiten también a los vehículos equipados información sobre las condiciones de circulación, obras, velocidad permitida, accidentes o los obstáculos peligrosos que haya en la calzada".

Como en los aviones hay una caja negra que registra todo lo que ocurre en el vuelo, la flota de los Mégane SCOOP cuenta con un dispositivo similar que emite los mensajes de alerta -y comprueba su autenticidad- mediante ondas Wi Fi hasta un kilómetro de distancia con respecto al emisor.

El ensayo experimental comenzará en breve y se llevarán a cabo en las carreteras de la región Isla-de-Francia que comprende más de 2.000 kilómetros en el departamento francés de Isère, además de en las circunvalaciones de Burdeos y Bretaña, una red de carreteras que está controlada por la Sociedad de Autopistas del Norte y Este de Francia -SANEF-, uno de los principales colaboradores de la marca francesa en este proyecto.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto