¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Amores de juventud: el Saab 9000 Aero

    15
    El Saab 9000 Aero devoraba kilómetros con suma facilidad.

    La marca sueca Saab ya no se dedica a la fabricación de automóviles, pero fue capaz de dejar su sello antes de cerrar sus puertas.

    El Saab 9000 Aero fue en su momento todo un logro por su salvaje motor y los altos estándares de seguridad y fiabilidad marca de la casa.

    Aunque no tan extravagante como su hermano pequeño, el 900, el Saab 9000 fue una de las berlinas más singulares y apreciadas de la década de los 80 y 90 en Europa. El modelo sueco hacía honor a las señas de identidad de la marca, ofreciendo niveles de seguridad, confort y fiabilidad que le permitían zafarse en el mercado de los automóviles de gama media-alta.

    Este liftback de cinco puertas fue lanzado al mercado en 1985 bajo la denominación CS y también se fabricó en versión sedán de cuatro puertas (CD), completando un total de 13 años de producción tras venderse 503.087 unidades. En su momento, el 9000 fue el tercer modelo completamente nuevo de la marca aeronáutica y contaba con una carrocería diseñada por Giorgetto Giugiaro, además de un motor delantero transversal y tracción también delantera.

    En este vídeo podemos ver con detenimiento un modelo muy bien conservado del Saab 9000 Aero.

    La llamada plataforma 4, en la que se basaba el Saab 9000, también fue utilizada para varios modelos del Grupo FIAT: el Alfa Romeo 164, el Fiat Croma y el Lancia Thema. El primer modelo contaba con un propulsor turboalimentado de 2 litros con 175 CV de potencia, al que se le sumó otro de 130 CV al año siguiente, coincidiendo con el inicio de su comercialización en Estados Unidos. En 1988 llegó la versión sedán de cuatro puertas y dos años más tarde se introdujo el motor 2.3 turbo de 200 CV, que precedió al restyling de la versión liftback.

    El Saab 9000 Aero

    Pero la versión definitiva llegó en 1993, cuando Saab lanzó al mercado el 9000 Aero, el más potente y rápido en la historia de la marca sueca hasta ese momento. Este modelo sustituía el turbo Garret por un Mitsubishi que contaba con menor inercia y aumentaba la presión hasta los 1,15 bar, permitiendo alcanzar los 225 CV de potencia y una sobresaliente cifra de 342 Nm de par constante entre las 1800 y las 4500 rpm.

    El verdadero avance de este motor era la gestión Trionic, que analizaba la calidad de la mezcla de aire y gasolina antes de quemarla a través de la conductividad del aire dentro del cilindro y sirviéndose de las bujías como sensores. De ese modo, el sistema sabía la cantidad exacta de gasolina a inyectar en el cilindro, ofreciendo una precisión imbatible. Este sistema desarrollado por Saab en su momento es utilizado actualmente en los motores de gasolina de los modelos M de BMW, entre otros.

    El interior del 9000 Aero estaba claramente inspirado en los aviones de la compañía.

    No era de extrañar, por tanto, que el Saab 9000 Aero contara con unas cifras de aceleración y recuperación que podían rivalizar con superdeportivos de la época como el Porsche 964 o el Ferrari F355. El motor era, sencillamente, salvaje. La patada del turbo era violenta y enérgica, permitiendo al 9000 Aero ofrecer unos niveles de potencia y prestaciones que le permitían tragar kilómetros en autovía y carreteras rápidas con una facilidad pasmosa, pero sin por ello aumentar los consumos más allá de lo racional.

    Sin embargo, ahí acababan las aspiraciones deportivas del coche, pues el chasis no acompañaba en absoluto y pronto le dejaba muy claro a su conductor que los tramos revirados y las curvas no eran de su agrado. A ello tampoco ayudaban unos frenos discretos y una caja de cambios larga, así como la palanca de cambios y su recorrido, haciendo del 9000 Aero un coche al que le costaba salir rápido de las curvas lentas. Todo el aplomo de su rodadura en autovía desaparecía en el momento de encadenar curvas.

    El interior

    Actualmente es relativamente sencillo encontrar este coche en buenas condiciones en el mercado de segunda mano, pues la fiabilidad y calidad de fabricación así lo han permitido. Algo que se palpaba nada más entrar en el 9000 Aero, que además de contar con un salpicadero envolvente propio de los aviones fabricados por la marca sueca, recurría a materiales y ensamblajes de primera calidad.

    Los asientos RECARO de cuero eran tan cómodos que uno podía terminar el viaje incluso más descansado que cuando lo empezaba y el equipamiento disponible era igualmente sobresaliente. Incluso, el sistema de climatización del 9000 Aero fue posteriormente utilizado por Rolls Royce para el Silver Spur y el Bentley Mulsanne.

    Además, en el equipamiento se incluían suspensiones más firmes, paragolpes integrales, escape sobredimensionado, kit aerodinámico, control automático de crucero, cierre centralizado con alarma, asientos eléctricos y calefactados, lavafaros, doble airbag, maletero de apertura eléctrica, llantas de 16 pulgadas y elevalunas eléctricos de serie, con el control de tracción y el techo solar como opciones.

    En definitiva, el Saab 9000 Aero era un gran representante del segmento E de la época, con un motor descomunal a nivel de ingeniería y prestaciones que estaba brillantemente acompañado por una calidad de rodadura, habitabilidad, confort y fabricación fuera de toda duda. ¿Deportivo? En absoluto. Pero, ¿a quién le importaba? para eso estaban otros, pues el 9000 Aero buscaba convertirse en el Rey de la autovía y los largos desplazamientos. Y lo era, vaya que si lo era.

    CARACTERÍSTICAS GENERALES

    La habitabilidad y calidad de los materiales es sobresaliente.

    ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

    Amores de juventud: el Saab 9000 Aero
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto