¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es
    • Inicio
    • Diccionario
    • ¿Qué es la carrocería «Hatchback»? Diferencias con «Familiar» y «Liftback»

    ¿Qué es la carrocería «Hatchback»? Diferencias con «Familiar» y «Liftback»

    4 min. lectura
    El Renault Megane es un claro ejemplo de carrocería compacta o «Hatchback», en este caso del segmento C.

    Se trata de un término muy utilizado en los medios de comunicación especializados en el mundo del motor. Y es que, no en vano, hace referencia a un tipo de carrocería muy extendido y popular en el mercado de los automóviles.

    El término «Hatchback» tiene su origen en el término inglés, que también se denomina «compacto» o vehículo de «dos volúmenes» (vano motor + habitáculo). Puede verse en los segmentos de menor tamaño del mercado: A, B y C, ya que consta de una carrocería de dos o cuatro puertas para el acceso de los pasajeros, más un portón trasero que permite un amplio acceso a la zona de carga.

    Además, dicha zona de carga forma parte del mismo habitáculo, ya que tiene conexión directa con el mismo y no es realmente independiente. Por esa razón, la «Hatchback» o compacta se suele denominar como carrocería de tres o cinco puertas.

    El primer «Hatchback» relevante a nivel de ventas fue el Renault 4, que dio pie a una proliferación de este tipo de carrocería en modelos de mayor estatus. Hoy en día, el mercado de los segmentos A, B y C está repleto de este tipo de vehículos, representados muy significativamente en modelos como el Toyota Yaris, el Seat Ibiza o el Peugeot 308, entre otros muchos.

    Diferencias con la carrocería «Familiar» y «Liftback»

    En el mercado existen carrocerías de formas muy similares a la «Hatchback» o compacta, pero tienen suficientes diferencias como para ser consideradas independientes.

    La primera es la carrocería «Familiar», «Ranchera» o «Station Wagon», entre otros términos empleados para describir a una carrocería de dos volúmenes y tres o cinco puertas que tiene un voladizo trasero más largo que en el caso de las «Hatchback». Eso la permite acceder a segmentos más grandes como el D, ofreciendo también mayor capacidad de carga. Por lo general, la luneta trasera se coloca en posición más vertical.

    El término «Liftback» también hace referencia a una carrocería de tres o cinco puertas, pero simulando los tres volúmenes de una carrocería «Sedán» (vano motor + habitáculo + maletero). En este caso, el portón trasero se posiciona mucho más tumbado y parece cerrar un compartimento de carga independiente del habitáculo, pero en realidad no es así. Ejemplos de «Liftback» los tenemos en el Ford Mondeo o el Renault Arkana, aunque de un modo mucho más sutil que en otros modelos del pasado.