¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Sébastien Ogier suma y sigue en el WRC, ¡van seis!

    Fernando Sancho
    Fernando Sancho4 min. lectura

    Sébastien Ogier y Julien Ingrassia certificaron su sexto título juntos tras completar un Rally de Australia casi perfecto, sin cometer errores.

    La pareja francesa cierra su etapa en M-Sport con dos títulos y afrontan el reto de ganar con Citroën Racing desde lo más alto.

    Sébastien Ogier y Julien Ingrassia han logrado su sexto título de campeones del WRC tras ser quintos en el Rally de Australia. Un resultado que lejos de desentonar, refleja a la perfección lo que ha sido la temporada de la pareja francesa. Con un Ford Fiesta RS WRC que durante gran parte del año ha sido el tercer coche por rendimiento, Ogier ha sabido ganar cuando tocaba ganar, hacer podios cuando no se podía optar a más y sumar importantes puntos cuando no era posible descorchar el espumoso, siempre con los mínimos errores. Sin duda, su título más difícil, pero quizá también el más valioso.

    Ogier arrancó la temporada con el #1 en su Ford Fiesta RS WRC tras conseguir su quinto título en 2017, primero con M-Sport. Repetía fórmula el francés, con un equipo dirigido por Malcolm Wilson que se ha dejado la piel para que el piloto de Gap pudiera seguir ampliando su gran palmarés. A pesar de ello, partía con desventaja Sébastien Ogier ante los esfuerzos titánicos de Hyundai Motorsport. Un fabricante de peso mundial contra un preparador. Un duelo bastante desigual y en el que la irrupción del Toyota Yaris WRC como el rival a batir a partir de mitad de año complicaba aún más las cosas.

    Por este motivo, si hay algo que define el sexto título de Sébastien Ogier es su capacidad para mantener la cabeza fría y optimizar sus recursos. Una regularidad bien entendida que le ha permitido resistir el empuje de Thierry Neuville y Hyundai Motorsport durante la primera mitad de la temporada y remontar la desventaja que tenía con el belga a pesar del dominio de Toyota en la segunda mitad del año. Con un inicio de temporada meteórico con victorias en el Rally de Montecarlo, en México y en el Tour de Corse, el francés puso la primera piedra de este trabajado título.

    Aun con todo, Ogier llegó al ecuador del campeonato con una desventaja de 26 puntos respecto a Thierry Neuville. Una diferencia que poco a poco ha 'martilleado' durante los seis rallies finales, si bien el francés ha tenido que lidiar con Ott Tänak y un Toyota Yaris WRC que desde el Rally de Finlandia ha sido el coche a batir. Con tres victorias consecutivas, el estonio se metió de lleno en la lucha por un título que se ha resuelto a favor de Ogier en las tres últimas pruebas del año. En tres escenarios muy distintos, Sébastien Ogier ha sabido ser Sébastien Ogier.

    No obstante, el piloto de M-Sport ganó en Gales, fue segundo en España y quinto en Australia, tres rallies que completó sin fallos. Una clara muestra de la capacidad de Ogier para mantener la cabeza fría cuando todo está en juego, momento en el que sus rivales no han estado a la altura ya sea por suerte, por pinchazos y averías mecánicas o por errores de pilotaje. En este aspecto, la única realidad es que Sébastien Ogier es hexacampeón del WRC y que deja M-Sport para afrontar el reto de ganar con Citroën Racing, la estructura con la que dio sus primeros pasos en el que ahora en el campeonato que ahora domina.

    Fotos: M-Sport / Red Bull Content Pool