¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Un ejemplar muy destacado de los valiosos Shelby GT350R originales a subasta

    15
    ShelbY GT350R #5R213Mecum Auctions

    La unidad del Shelby GT350 de competición que protagonizó la Cobra Caravan en la década de los sesenta ha sido restaurada a su condición original y ahora es una de las piezas estrella de la próxima subasta de Mecum Auctions en Indianápolis, donde se espera que alcance un valor de 7 cifras.

    La leyenda del Shelby GT350, la primera versión realmente deportiva del Ford Mustang, se forjó con los espectaculares Shelby GT350 1965, la primera serie creada por Shelby American con la intención de convertir el Mustang en un verdadero modelo de competición.

    De hecho, los primeros bastidores ensamblados por Shelby fueron precisamente versiones destinadas a competición del modelo, por lo que contaron con la configuración de bastidor y mecánica más radical de la primera generación del Shelby GT350, más incluso que las evoluciones posteriores. Ya que estas últimas fueron desarrolladas como simples modelos de calle de corte deportivo y no como los verdaderos biplaza de competición que debían ser los primeros GT350 transformados por Shelby. Hecho que les valió más tarde el apelativo GT350R, para distinguirlos del resto de versiones de calle, de los que a simple vista no se distinguían demasiado.

    Mantiene su configuración original, incluyendo la carrocería en blanco Winbledon White.

    Estos ejemplares son tremendamente raros y por tanto valiosos. El pasado año fue subastada precisamente la primera de estas unidades, el prototipo #5R002, que fue pilotado por el propio Ken Miles y que logró la primera victoria oficial del Mustang en competición. Ese ejemplar recibió el apodo ‘Flying Mustang’ por una icónica foto del modelo durante su primera victoria en la que se ve claramente como en un tramo de la carrera el ejemplar se despega por completo del suelo. El ejemplar ‘Flying Mustang’ fue subastado por 3.85 millones de dólares, convirtiéndose en el Ford Mustang más caro de la historia, adelantando por poco a uno de los Ford Mustang Bullit originales.

    La unidad que protagoniza este artículo pertenece precisamente a la misma época y a la misma serie de versiones de competición del Shelby GT350. Esta cuenta con el número de bastidor #5R213 y también fue empleado extensamente en competición, aunque su fama se debe a un hecho muy distinto.

    Cuando Shelby American logró vencer el Campeonato del Mundo de Constructores, Carroll Shelby decidió realizar una campaña promocional con una exposición itinerante que se paseó por varias decenas de ciudades estadounidenses. Este era realmente un trailer que portaba 4 de los vehículos más espectaculares de Shelby y Ford y recibió la denominación ‘Cobra Caravan’.

    Se espera un precio muy alto.

    Esta exposición contaba con un ejemplar del Shelby Cobra 427 Competition, el chasis #CSX3011, el Ford GT40 bastidor #P/1004 e incluso uno de los raros Cobra Daytona Coupe, con el número de bastidor #CSX2286. Estos iban acompañados de una unidad del Shelby GT350, la número 5R213, precisamente la que va a ser subastada ahora por Mecum Auctions.

    Tras ser empleada como parte de la ‘Cobra Caravan’, esta unidad estuvo varios años compitiendo en América del Sur. Tras unos años allí, volvió en 1984 a los EEUU y fue restaurada a su condición original, de ahí que pueda presumir del magnífico estado que luce hoy día. Como uno de los 34 Shelby GT350R originales se espera que este ejemplar alcance un valor altísimo en subasta, por lo que podemos esperar un precio de siete cifras o muy cercano.

    Un ejemplar muy destacado de los valiosos Shelby GT350R originales a subasta