¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El SsangYong Korando prueba funciones de conducción autónoma del nivel 3

    SsangYong retoma las pruebas de conducción autónoma con el KorandoSsangYong

    El SsangYong Korando se mete en la carrera de la conducción autónoma. La firma coreana utiliza el SUV compacto como plataforma de pruebas de esta tecnología, escalando un peldaño en el desarrollo de funciones y sistemas de nivel 3, que se irán implantando en los futuros modelos.

    Es una realidad que la conducción autónoma se quedará en el nivel 3, de los cinco que rigen esta tecnología. Los fabricantes se han cansado de dedicar grandes partidas presupuestarias para una funcionalidad tan avanzada que no tiene una normativa legal en ningún país del mundo. Aún así, un nivel 3 permite que el conductor pueda liberarse de la tarea por unos minutos.

    El nivel en el que se han quedado las marcas con mayor potencial de desarrollo, y en el que también se quedarán la gran mayoría. La cuestión es perfeccionar los dispositivos y asistentes de conducción ya disponibles hoy ganando una mayor precisión, por ejemplo, en los cambios de carril o en el mantenimiento de carril y de la trayectoria. En estos lares, andan también los de SsangYong.

    Los prototipos de conducción autónoma de nivel 3 de SsangYong recorren Corea del Sur

    El fabricante sale de nuevo a las calles de Corea del Sur para realizar ensayos a bordo de un Korando equipado con la última generación de sensores de radar y LIDAR para probar funcionalidades autónomas de nivel 3. Una tanda de pruebas que no es nueva en este campo, ya que en el pasado reciente también se realizaron otros ensayos a bordo del Tivoli.

    Sin embargo, esta generación comprende una potente red de sensores y cámaras que controlan permanentemente todo el perímetro del SUV compacto, por lo que el modelo puede realizar nuevas maniobras como cambiar de carril automáticamente, mantener su posición en el centro del carril y la velocidad y distancia con el vehículos precedente, además de respetar los límites de velocidad, anticipándose y adaptando la velocidad de circulación a las de una curva, por ejemplo.

    Unas funciones que son posibles gracias a los datos de unos mapas del sistema de navegación más avanzados, y al procesamiento de la información que emiten los sensores y cámaras. Por ejemplo, si el sistema detecta riesgo para un adelantamiento en el asistente activo de monitorización de puntos ciegos, se emitirán advertencias sonoras y se abortará la maniobra. Los técnicos de SsangYong también incluyen un modo de seguridad, en el que obligarán al conductor a tomar los mandos en caso de fallo, o en su caso se activa la función de parada de emergencia en el arcén.