¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Los talleres y reparadores siguen sin encontrar profesionales y miran hacia los jóvenes

Los talleres y reparadores siguen sin encontrar profesionales y miran hacia los jóvenes
Javier Costas
Javier Costas6 min. lectura

Llevan meses quejándose de lo mismo: faltan mecánicos, chapistas, pintores, asesores de servicio, electricistas, etc. El sector de la reparación y talleres de automoción no consiguen cubrir los puestos de trabajo que quedan vacantes por jubilaciones o bajas, y la carga de trabajo está subiendo.

La escena seguro que os suena. Acudimos a un taller mecánico o un reparador, independiente u oficial, y son como la Administración Pública, atienden con cita previa. Algunos pueden hacernos un hueco si se trata de algo urgente, pero lo normal es que haya que avisar antes porque tienen mucho trabajo.

Alguien podrá pensar que podrían contratar a más personal para así sacar el trabajo adelante más rápido si tanto tienen, pero no resulta tan sencillo. Empecemos porque hay un problema demográfico que afecta al sector de la reparación y mantenimiento de automóviles, los viejos mecánicos se retiran y no hay suficienes vocaciones.

La Confederación Española de Talleres (CETRAA) y demás asociaciones profesionales llevan meses quejándose de que no encuentran mano de obra cualificada. Ya no estamos en los tiempos en los que uno podía entrar de aprendiz con una mano delante y una mano detrás, es una profesión que se ha ido especializando notablemente, y eso solo va a más.

CETRAA ha presentado esta mañana en Madrid soluciones a corto y largo plazo para llenar el vacío de profesionales que afecta al sector. Enrique Fontán, presidente de la Confederación, comentó que la situación actual es «difícilmente sostenible, ya que estamos en un momento en el que muchos talleres necesitan urgentemente personas preparadas para trabajar en sus instalaciones, pero no las encuentran».

La falta de profesionales cualificados tiene una consecuencia muy fácil de observar, y es que los tiempos de las reparaciones se van dilatando porque los que están manos a la obra no pueden estar en misa y repicando campanas a la vez. A este sector le pasa algo parecido al de camioneros o camareros, que no están siendo tan atractivas como para que haya relevo generacional.

A largo plazo, CETRAA confía en la FP de Automoción como cantera de profesionales en las distintas especialidades, como mecánica, electricidad, chapa y pintura, etc. Aunque los coches eléctricos sean el futuro, es una profesión que va a seguir siendo necesaria durante mucho tiempo, y solo hay que ver cómo envejece el parque español. La edad media va camino de los 14 años hablando de turismos.

A corto plazo, si el mercado nacional es incapaz de atraer profesionales en relación a las condiciones de trabajo y sueldo, entonces hay que tirar del comodín de la inmigración. En el vídeo superior vemos a un electricista peruano, afincado en la Comunidad de Madrid, que invita a latinoamericanos a interesarse por las oportunidades laborales en España en el sector.

Ahora mismo no hay problemas de empleo para mecánicos, chapistas, pintores, electricistas, etc. Por lo tanto, la gente que se forma y consigue una mínima base de conocimientos no debería tener problemas para encontrar un puesto de trabajo. En teoría, se paga por encima del SMI, no es un grupo profesional precisamente precario, que no exento totalmente de precariedad.

Eso sí, la clave es tener algo de experiencia, bien por haber trabajado en el sector o por haber realizado una formación con suficientes horas prácticas. De ahí la pujanza de la FP Dual, en la que los alumnos ya están trabajando antes de completar sus estudios (forma parte del currículo). CETRAA cree que los viejos clichés siguen siendo negativos en la percepción de este grupo profesional.

Uno de los puntos más delicados puede ser el de los salarios. Unos pensarán que si hubiese salarios más atractivos no habría problemas de empleo, y otros contestarán que eso implicaría una subida de los precios de los talleres y que se encarezca aún más el coste de mantener los vehículos. Y en España está claro que estiramos mucho su vida útil.

Si este círculo vicioso no se rompe, acabará ocurriendo lo que en otras profesiones, que la mano de obra venga de fuera de España, como ya está sucediendo en este sector. Rogelio Cuesta, vicepresidente de CETRAA, dijo una frase lapidaria en su intervención: «Si hubiera 2.000 profesionales más mañana mismo, tendrían trabajo».

Desde la patronal han mandado un recado al Ministerio de Educación, y es que en los Ciclos Formativos (FP) hay un elevado porcentaje de abandono de los aspirantes, y que la formación está falta de actualización. Entre las consecuencias a las que pueden enfrentarse algunos talleres está hasta el cierre. Menos talleres abiertos solo van a agravar el problema por la parte de los clientes.