Tesla y Mercedes tienen problemas por sus "pilotos automáticos"

Los sistemas de conducción semiautónoma del Tesla Model S y Mercedes-Benz Clase E son una realidad hoy día, pero existe una creciente polémica en torno a ellos. Pueden dejar de ser seguros si se utilizan de forma incorrecta, creyendo que son autónomos.

El sistema DRIVE PILOT de Mercedes en acción

La conducción autónoma sigue siendo una tecnología que está en fase de pruebas, y será una realidad muy cercana. A día de hoy, lo más avanzado que existe son sistemas de conducción semiautónoma, que dependen del conductor en última instancia, y tienen como función hacer la conducción más relajada en determinadas condiciones.

Tesla se anticipó con su tecnología Autopilot, y Mercedes-Benz ha hecho lo propio con su DRIVE PILOT. En los dos casos se trata de lo mismo, sistemas de conducción semiautónoma que algunos consumidores están confundiendo como pilotos automáticos.

¿Y qué es un piloto automático? Lo primero que nos sonará eso es del mundo de la aviación. A día de hoy, un avión de pasajeros no puede salir del finger, recorrer la pista, despegar, orientarse, aterrizar, recorrer la pista y llegar al finger de destino. Eso sí, permite despejar a la tripulación de trabajo, en tanto esta nunca deja -o no debería- dejar al sistema funcionando sin supervisión. Por lo tanto, hay una doble confusión aquí.

En determinadas condiciones Autopilot no puede funcionar de forma eficaz y pide al conductor que vuelva a tomar el control

En Estados Unidos surgió una polémica a raíz del primer accidente de un Model S en el que estaba funcionando Autopilot. Los detalles preliminares de la investigación llevada a cabo por la National Transportation Safety Board (NTSB) apuntan a las siguientes causas:

  • El sistema no está diseñado para carreteras con intersecciones al mismo nivel, y el conductor activó el sistema en una carretera de ese tipo
  • Circulaba con exceso de velocidad sobre el límite de la vía, aunque por 15 km/h de más
  • Un camión se atravesó en la calzada, creyendo que el turismo frenaría
  • El sistema automático del coche "no vio" el camión por limitaciones de la cámara, el radar frontal no lo detectó en diagonal, y no frenó
  • El conductor no miraba a la carretera, iba mirando una película
  • El coche pasó por debajo del remolque, matando al conductor, y el techo se arrancó de cuajo

En otras palabras, el conductor no prestaba atención al volante, cuando era su obligación hacerlo, y programó el sistema de forma imprudente. Tesla, aunque llama a su sistema Autopilot, no dice que los conductores puedan desentenderse de la conducción. Existen multitud de vídeos donde vemos gente jugando a las cartas, leyendo un libro, etc. Se juegan la vida, pero les parece divertido y hacen alarde de ello.

Autopilot nunca se ha anunciado como un sistema que permite al conductor desentenderse del volante, aunque permite soltarlo durante varios kilómetros

Mercedes es otra víctima de este clima de sensibilidad irritada. Uno de los anuncios de la Clase E de última generación muestra al prototipo F015, capaz de conducir solo, junto a la nueva berlina. "¿Está el mundo realmente preparado para un coche que se conduce solo? Listo o no, el futuro ha llegado". (*)

En una de las escenas, el conductor ha soltado las manos del volante y aparentemente, el coche se conduce solo. La letra pequeña bajo el anuncio reza así: "El vehículo no puede conducirse a sí mismo, pero tiene funciones de conducción automatizada. El sistema avisará al conductor frecuentemente de que tiene que mantener las manos en el volante. Mantenga siempre una conducción responsable y obedezca todas las normas de tráfico."(*)

¿Blanco y en botella? Pues no

Voces críticas han pedido a la Federal Trade Comission que investigue a Mercedes por si el anuncio puede confundir al consumidor y hacerle creer que la Clase E ahora se conduce sola. Cualquiera que sepa leer no se confundirá, pero a veces la gente es como es, por decirlo de forma suave.

(*): traducción del original en versión americana

Fotograma del anuncio retirado de la nueva Clase E de Mercedes-Benz

El anuncio ha sido retirado y no se puede ver en la cuenta oficial de Mercedes en Estados Unidos, pero sí en la española. La compañía decidió retirarlo el jueves para evitar que nadie se confunda. El sistema opcional DRIVE PILOT permite que el coche mantenga velocidad de crucero en autovía o autopista, hasta 210 km/h, respetando la distancia de seguridad y cambiando de carril si el conductor acciona el intermitente.

En Motor.es hemos probado ese coche y, si bien confirmamos que funciona muy bien, está claro que no es un sistema de conducción autónoma en el que el conductor pueda pasar olímpicamente del volante. Es un paso más a los sistemas de asistencia al conductor convencionales en varios modelos de nueva hornada, descarga trabajo al conductor, pero no le sustituye.

Puede que algún día, en el futuro, ningún consumidor se "confunda" con estas cosas, pero estando el clima como está, las empresas no se pueden pillar los dedos. De momento ese único muerto utilizando Autopilot es una anomalía estadística, y está claro que fue por su falta de responsabilidad, como si se hubiese dormido al volante en un coche convencional. Automático no significa autónomo, cualquiera que coja un diccionario entenderá la diferencia.

NOTA: Una versión similar del anuncio puede verse en el canal oficial de Mercedes-Benz en España, no sabemos si procederán a retirarlo a corto plazo o no.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×