¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Tesla se pega un batacazo en bolsa por no presentar nuevos modelos

    Tesla se pega un batacazo en bolsa por no presentar nuevos modelos
    Cotización de TSLA a 28 de enero de 2022Yahoo! Finance
    Javier Costas
    Javier Costas7 min. lectura

    Desde el 4 de noviembre, fecha en la que alcanzó su máximo histórico de cotización, Tesla se ha ido enfriando en la bolsa. Pese a sus excelentes resultados de entregas, ventas, facturación y beneficios, los inversores han castigado al fabricante americano.

    Lo normal es que los resultados bursátiles de un fabricante estén ligados al dinero que ingresan (facturación), a los vehículos que venden y fabrican, al beneficio que logran o a conquistar grandes cuotas de mercado. Eso con Tesla es muy discutible, y es una paradoja de manual.

    Ahora mismo Tesla se encuentra en su mejor momento histórico. El año pasado vendió casi un millón de coches eléctricos. Su cotización bursátil es la más alta de cualquier fabricante de automóviles del mundo y superó el billón (con «b») de dólares. Anunció un récord de facturación (+71%), beneficios (+665%), ventas (+87%)... hasta ganó a BMW en las «Premium Wars» estadounidenses.

    Además, este año contará con capacidad de producción adicional con la apertura de dos fábricas, Giga Berlin y Giga Austin, una en Alemania y otra en Estados Unidos, con las que podrá rascar los 2 millones de unidades. Mientras tanto las plantas de Fremont y Giga Shanghái están a fuego sacando coches.

    Uno de sus lanzamientos estrella, el Cybertruck, se retrasa otra vez, y varios competidores estarán en la calle antes

    ¿Le importa esto a los mercados? Pues la verdad, poco

    El jueves 27 de esta semana puede pasar a la historia para Tesla como un mal día. Su cotización bursátil cayó un 11% en una sola sesión, pasando de los 938,83 dólares del cierre del miércoles a 829,10 dólares al cierre del jueves. No es una tontería perder en un día un valor de más de 100.000 millones de dólares.

    No caía Tesla tanto en un solo día desde noviembre, cuando hizo tope en más de 1.240 dólares por acción

    La explicación de los analistas es que este año Tesla no va a presentar ningún modelo nuevo y va a seguir con una gama de cuatro coches, los S3XY o Model S, Model X, Model 3 y Model Y, militantes en el segmento D y E de coches eléctricos de alta tecnología. Y la compañía no lo hará porque persiste la crisis de los microchips.

    Elon Musk declaró durante la presentación de resultados del cuarto trimestre -y cierre- de 2021 que este año no habrá Cybertruck, ni modelo compacto, ni Roadster, ni apenas camiones Semi, porque siguen faltando los malditos chips. Para mayor inri, Tesla es de los fabricantes que mejor está capeando la falta de estos componentes.

    El Tesla Roadster de segunda generación será un coche muy caro y exclusivo. Las primeras unidades (Founders Edition) ya están reservadas

    Pero los inversores también han castigado a otros fabricantes emergentes de coches eléctricos. Rivian Automotive cayó un 10% y ya vale lo mínimo desde que salió a bolsa en noviembre. Lucid Group cayó un 14%. El chino XPeng cayó un 12%. Nikola bajó un 9% y Lordstown Motors otro 8%.

    Menos mal que Tesla «solo» calcula que su volumen aumentará en un 50% o más en 2022 respecto a su año récord, en un contexto en que los grandes fabricantes las pasan canutas para atender a sus clientes y aumentando listas de espera. Cuando las expectativas son tan altas, pasan estas cosas.

    Todo esto nos confirma un secreto a voces, y es que la cotización de Tesla está hiperinflada desde hace tiempo. Los fabricantes que están en el podium venden más de 10 veces el volumen de Tesla, y a medio plazo estarán sacando coches eléctricos a las calles a mansalva, según se animan los clientes y según van estabilizándose los suministros de materias primas y componentes. Ojo, les llevará unos años.

    Los modelos más accesibles de Tesla son un éxito comercial incluso comparándolos con coches que no son eléctricos; en más de un país están en el top 10 los finales de trimestre

    El fabricante nacido en California -y asentado ahora en Texas- ganó el año pasado 5.519 millones de dólares, habiendo estado 17 años sin dar beneficios en un ejercicio completo. Este año va a ser de transición, en el que Tesla consolida su gama actual -fundamentalmente Model 3/Y- y pone a funcionar las dos nuevas fábricas para reducir listas de espera.

    Si no hay componentes, resulta comprensible que Tesla demore lanzamientos como el de Cybertruck -presentado en noviembre de 2019-, porque empezar la producción significaría hacer menos entregas a fin de año. Pero a los especuladores y a ciertos analistas eso les importa un cuerno. Solo quieren buenas noticias, la realidad, por buena que sea, les gusta menos.

    El precio objetivo (es un decir) de TSLA es de más de 1.000 dólares. En el momento de cerrar esta información está por debajo de 850 dólares por acción. Estas bajadas van acercando a Tesla al valor real que debería tener. Desde noviembre Tesla ha perdido casi un tercio de su máximo valor histórico, por no dar noticias suficientemente espectaculares, aunque el negocio va como nunca.