¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    En el test de las 24 Horas de Le Mans se juega al despiste

    Fernando Sancho
    Fernando Sancho

    Los tres Toyota TS050 Hybrid han marcado los mejores tiempos del test oficial de las 24 Horas de Le Mans.

    Con todo, los fabricantes que compiten en LMP1 y en LMGTE-Pro han guardado sus cartas, jugando al despiste de manera clara.

    El test oficial de las 24 Horas de Le Mans ha dejado más incógnitas que certezas, sobre todo porque los fabricantes presentes en LMP1 y LMGTE-Pro han jugado al despiste a la hora de mostrar sus cartas. Los tres Toyota TS050 Hybrid han marcado los tres mejores tiempos del día, aunque eso no quiere decir que la superioridad mostrada sea tal sobre Porsche. Por su parte, en LMGTE-Pro, Ferrari y Ford han jugado al ocultismo y han rodado por debajo de su rendimiento real. Al margen de esto, jornada propicia para que los 'rookies' completaran el trabajo exigido para competir en La Sarthe.

    Kamui Kobayashi ha firmado un 3:18.132 con el Toyota #7 para marcar la pauta y de paso rodar por 1.8 segundos por debajo de la pole de la pasada edición de las 24 Horas de Le Mans. El Toyota TS050 Hybrid #8 se ha quedado a 1.1 segundos del tiempo de referencia, mientras que el Toyota #9 ha rodado más lento, en parte porque 'Pechito' López y Yuji Kunimoto tenían que completar las vueltas mínima que deben hacer los 'rookies'. Con todo, los Porsche 919 Hybrid han terminado a tres segundos entre avería y avería, mientras que el ByKolles ha vuelto a sucumbir ante el mejor LMP2.

    No obstante, los LMP2 se han convertido en tema de conversación recurrente en el paddock del WEC. Los nuevos prototipos son auténticas 'balas' en recta y en Les Hunaudières han alcanzado velocidades por encima de los 340 km/h, superando incluso a los LMP1. Sin apenas esfuerzo, los LMP2 más fuertes han rodado siete segundos por debajo de los tiempos que se daban en 2016. En esta vorágine de pura velocidad, el Alpine #35 de Panciatici, Ragues y Negrao ha marcado el mejor tiempo con un 3:28.146. El Manor #24, el G-Drive #26 y los dos prototipos de Jackie Chang han rodado en 3:29.

    Si la diferencia entre Toyota y Porsche en LMP1 no es representativa, la tabla de tiempos en LMGTE-Pro es todavía menos fiable. Más allá del mejor tiempo (3:54.701) del Corvette #64 de Gavin, Milner y Fässler -este último en las Blancpain GT- lo más destacado es que los GTE de los distintos fabricantes han calcado sus tiempos. Los dos Porsche han rodado en 3:54.9, los Aston Martin Vantage en 3:55.2, los tres Ferrari 488 GTE en 3.55 medios y los cuatro Ford GT en 3:57 alto o 3:58 bajo. De hecho, Laurens Vanthoor ha podido subirse en los dos 911 RSR e incluso en el Oreca #26 de G-Drive en LMP2.

    Por último, en la categoría LMGTE-Am el tiempo de referencia ha sido para el Aston Martin #98 de Dalla Lana, Lamy y Lauda, una de los equipos clásicos de la categoría y que atesora más experiencia. Con todo, los registros marcados en la categoría han sido más parejos. De hecho, el Aston Martin #98 ha rodado en 3:58.250 gracias a la vuelta firmada por Pedro Lamy, mientras que el Corvette C7.R de Larbre Competition, el Porsche 911 #77 y el Ferrari 488 GTE #62 de Scuderia Corsa se han movido en apenas tres décimas de diferencia respecto al coche líder.

    Fotos: Toyota Gazoo Racing / Corvette Racing