¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Los nuevos LMP2 brillan con luz propia en Silverstone

    Las 6 Horas de Silverstone, primera cita del WEC, permite ver las bondades que tiene la nueva generación de prototipos LMP2.

    Nos subimos a bordo del Oreca 07-Gibson #31 del equipo Rebellion Racing para dar una vuelta al trazado británico.

    Las 6 Horas de Silverstone, en su condición de primera cita del WEC, es un escenario lleno de estrenos y caras nuevas. Pilotos, técnicos e incluso equipos debutan en el certamen, aunque en esta ocasión casi todo el protagonismo ha recaído de lleno en la nueva generación de LMP2. Nuevos prototipos llenan los garajes de los equipos que compiten en la segunda categoría del Mundial y aunque los Oreca 07-Gibson son por ahora el único exponente de estos nuevos prototipos, con motivo de las 24 Horas de Le Mans también se podrán ver en acción los coches de Riley, Dallara y OnRoak (Ligier).

    Aunque no será hasta entonces cuando se pueda comparar el rendimiento real de los cuatro LMP2 de nueva generación, de momento el desempeño de los equipos con el Oreca 07-Gibson en Silverstone ha dejado claro que las previsiones que se realizaron en pretemporada se van a cumplir con creces. No obstante, sólo hay que mirar los tiempos para darse cuenta del notable salto de rendimiento que han dado los nuevos LMP2. Alex Lynn consiguió rodar en clasificación con el Oreca 07-Gibson #26 de G-Drive en 1:43.412, mientras que la mejor vuelta en la edición de 2016 de un LMP2 fue en 1:49.632.

    Es cierto que en las 6 Horas de Silverstone de la pasada temporada no se pudo disputar el FP3 y la clasificación se celebró en condiciones de mojado, por lo que ese 1:49.632 marcado en el FP2 fue un tiempo susceptible de ser mejorado. A pesar de ello no deja de ser evidente que los nuevos LMP2 han mejorado en torno a los cinco segundos si se aplica un factor de corrección al tiempo de 2016. Una cifra que bien se puede duplicar en Le Mans, toda vez que el punto fuerte de los LMP2 es en su velocidad en recta. Para muestra un botón, la vuelta del Rebellion #31.

    Fotos: Rebellion Racing