¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    VideojuegosAnálisis de MXGP. El mundial de motocross llena de barro el mando de tu consola

    Rubén G.
    Rubén G.10 min. lectura

    Ya está a la venta el videojuego oficial de la FIM Motocross World Championship, con todos los pilotos y marcas de las categorías MX1 y MX2. Ha llegado a PlayStation 3, Xbox 360, PC y PS Vita, y ofrece una experiencia bastante realista para convertirse en campeón de motocross sin romperse ningún hueso.

    No hay demasiados juegos de motocross, y por eso cuandoaparece uno nuevo es una buena noticia para los seguidores de este deporte.Milestone, desarrolladora italiana, ya lo había intentado hacía dos años conMUD FIM Motocross World Championship, que contaba con licencias de lacompetición pero la propuesta jugable era de su invención, ya que las pruebaseran tan variopintas que incluían carreras tradicionales, piques uno contra unoy recorridos contrarreloj con controles de tiempos, todo ello aderezado conmejoras de personaje y aprendizaje de movimientos como si tuviera algo de rol.

    MXGP mejora a aquel predecesor espiritual en gráficos yanimaciones, además de tener un control menos arcade, y además, esta vez se hanpropuesto otra cosa: llevar el mundial de motocross a las videoconsolas yordenadores, con los pilotos y circuitos oficiales de las categorías MX1 y MX2.Eso sí, cuenta con los de la temporada 2013 en la que resultó vencedor elitaliano Tony Cairoli sobre su KTM del equipo Red Bull.

    El menú principal alberga varios modos de juego, que comolos diez mandamientos se resumen en 3: Carrera, Contrarreloj y on line, ya quelos demás son lo mismo que el primero pero de menos duración. Carrera es eltípico modo en el que el jugador se crea su propio piloto y compite desde losniveles más bajos de la competición hasta convertirse en el campeón mundialascendiendo categoría a categoría. Se desarrolla con el formato tradicional deoficina como puesto central, donde se leen los correos electrónicos del equipo,se mantiene el contacto con el manager, se firman los contratos y en general segestiona todas las opciones, como consultar las clasificaciones o cambiarciertos aspectos de la apariencia del piloto.

    La carrera profesional del piloto crece arreglo a susresultados, y si se repiten a menudo las victorias también aumenta el interésde los mejores equipos. Así, al principio tan solo se establece el requisito decumplir ciertos puntos por carrera, y cuando se ficha por los mejores equiposlas aspiraciones son mayores, desde no bajarse nunca del podio hasta ganarsiempre.

    Realmente no hay problema en convertirse en campeón y pasarde MX2 a MX1 en una temporada, sobre todo si no se juega en los niveles dedificultad más exigentes. Nada más empezar el juego se ofrece al jugador una serie devídeos explicativos con los controles y consejos para hacer mejores tiempos.Estos ayudan bastante y evitan que el primer contacto sea demasiado brusco ycaótico. La curva de dificultad no está demasiado pensada, ya que como ocurrecon los juegos oficiales, las primeras carreras son directamente puntuables, yes normal que al principio se consigan peores puestos. En cualquier caso, las jornadasclasificatorias son las verdaderas autoescuelas y campos de prueba.

    El modo on line también dispone de varios modos propios,como las carreras en salas privadas o públicas y el modo temporada en línea, enel que también hay que ascender de la segunda categoría a la primera. Todas laspruebas en las que se participen, sea en el modo que sea, suman puntos ydesbloquean extras, como cascos, fotografías y equipos para ciertascompeticiones.

    Las pruebas son las oficiales que marca la FIM, y como tal,se desarrollan igual que en la temporada real. Los grandes premios vanvisitando diferentes países, y se estructuran en varias fases: primero una deentrenamientos libres, después otra de clasificación y después dos carreras queson las que otorgan los puntos. En cualquier caso, esta estructura de fin desemana completo se puede acortar e ir directamente a las carreras, aunque sepierde la posibilidad de elegir el puesto de salida, que es la ventaja de lapole position en motocross, y se otorga un neutral octavo puesto de serie.

    Lo cierto es que MXGP termina siendo un título más detécnica que de velocidad, en cierto modo, como ocurre con el motocross en sí.Los circuitos se componen de constantes altibajos y curvas bastante cerradas,con lo que prima más el control de la moto que la velocidad que se consigaalcanzar.

    Resulta muy destacable el esfuerzo del equipo de desarrollopor hacer que el jugador controle el vehículo tal y como lo haría un piloto, ypara ello ha empleado un control quesepara el movimiento de la moto y el del piloto. Con el joystick izquierdo secontrola la montura y con el derecho la inclinación del cuerpo. Esto permiterealizar por ejemplo giros con menos recorrido o controlar los saltos y elaterrizaje. Esto lo convierte de algún modo en un simulador, pero también escierto que resulta muy complicado conducir así, y que por el bien de nuestrosnervios es aconsejable elegir el control semiautomático, que deja controlarleal piloto si se desea, pero en la mayoría de los casos se moverá correctamentepor sí solo.

    Donde sí es necesario tomar el control de ambos elementos esdurante los scrubs, una acrobacia que, como explica el juego, acorta los saltosy permite obtener ventaja, ya que cuanto antes esté la moto en el suelo antesacelerará. Pero en la práctica, esto funciona de otra manera: al realizar unscrub con éxito se consigue un acelerón extra al caer al suelo, es decir, algosimilar a lo que ocurre en títulos como Mario Kart o Sonic & All-StarsRacing al hacer acrobacias en el aire.

    Con respecto al realismo, Milestone ha hecho un grantrabajo, con unos movimientos y animaciones del piloto muy creíbles, y uncontrol de la moto satisfactorio. Se nota el peso justo que ha de tener, sobretodo en los saltos y aterrizajes, que ni salen volando de forma extraña ni caencomo si fueran de cartón.

    La verdad es que visualmente se asemeja mucho al transcursode una carrera en vivo o a una retransmisión por televisión, y eso es tambiéngracias a las buenas cámaras de repetición que tiene; sin embargo, lo queocurre dentro de la pista contrasta con el exterior. Y es que, a pesar delesfuerzo por incluir objetos que rellenen el hueco de los entornos, son todosestáticos y muy dispersos, además de simples.

    El apartado gráfico del juego deja la sensación de que noestá mal, pero podría estar mejor. La textura del suelo se va cargando según sepasa por cada tramo. Esto hace que se vea buena calidad en el barro y en latierra, pero solo tres metros por delante de la moto, más allá siempre tienebaja resolución. En cuanto te das cuenta de ello, produce cierta sensación dehormigueo en el terreno, que parece que se mueve constantemente al ir cargandolas texturas buenas.

    Sin embargo, por otro lado, la iluminación está muy bienconseguida, al igual que las manchas de barro durante las carretas y lassombras. Los campeonatos que transcurren a pleno sol lucen mucho, y también esmuy meritoria la luz de los días nublados; pero en el otro extremo está elcircuito de Qatar, en el que se desarrolla la prueba de noche, y hacía tiempoque no se veía un manto nocturno tan simple: un mero manto negro, sin estrellasni nada.

    CONCLUSIONES

    Partiendo de la base de que los seguidores del motocrossestán huérfanos de videojuegos que lo plasmen, para ellos MXGP resulta unainteresante propuesta, aunque también lo puede ser para el público de losjuegos de motor en general.

    Tiene importantes carencias, como algún modo a pantallapartida para poder jugar más de un jugador en la misma consola, y técnicamenteno es ningún prodigio por culpa de su acabado tan irregular, unas veces muysimple y otras está muy logrado. Sin embargo las sensaciones al jugarlo sonpositivas, y esto es gracias al esfuerzo puesto para que el comportamiento delas motos sea el óptimo.

    *Nota: todas las imágenes son de la jugabilidad y están sacadas con el modo Foto que trae el propio juego.