¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Wald International retoca el exclusivo Rolls-Royce Cullinan con el paquete Black Bison

    12
    Wald International Rolls-Royce CullinanWald International

    No parece que haya muchos preparadores que se resistan a pasar sus manos por el Rolls-Royce Cullinan, el exclusivo SUV británico, un modelo que se presta a ser lienzo de creaciones tan especiales como la de de Wald International. Los nipones han implantado su óptica con el exclusivo paquete Black Bison.

    Más o menos extravagantes, así son las creaciones basadas en el Rolls-Royce Cullinan, un modelo que, a pesar de sus grandes proporciones, se presta como lienzo en el que dejan su sello más personal. y los de Wald International no han faltado tampoco a la cita de dejar su impronta en el SUV más lujoso del mercado, el Rolls-Royce Cullinan.

    Los japoneses han presentado su particular visión del exclusivo modelo de Rolls-Royce, vistiendo su carrocería con el paquete especial «Black Bison», que consiste en pintar toda la carrocería de color negro con un acabado mate, una estética más especial que se completa con unos amplios faldones laterales y un enorme difusor posterior que presenta seis canales aerodinámicas y un inserto central de LED para la tercera luz de freno, al más puro estilo de competición.

    Wald International ha montado hasta dos spoilers en la parte posterior del Rolls-Royce Cullinan

    El Rolls-Royce Cullinan adopta la imagen más agresiva posible de la mano de Wald International

    Un aspecto más radical que ha obligado también a dar una denominación comercial específica, la de «Cullinan Sports Line Black Bison Edition». Porque, además se ha rebajado tanto la altura de la carrocería al suelo que prácticamente descansa sobre los neumáticos y las llantas de aleación con perforaciones y un atornillado más propios de ejercicios de personalización más radical y llamativos.

    Este SUV cuenta también con una serie de insertos cromados, en la parte baja de los paneles de las puertas, los faldones traseros o incluso en el nuevo spoiler instalado en el borde intermedio del portón del maletero, un fino alerón que el especialista japonés en tuning también ha encontrado espacio para instalarlo, porque cuenta con uno más marcado y más grande en la parte superior del portón.

    Una estética que llamará más la atención de lo que ya lo hacen el modelo de producción con sus casi 5,5 metros de longitud. Cambia la estética pero no la propulsión, que mantiene el potente motor V12 de 6.75 litros, y que rinde una potencia máxima de 571 CV con 850 Nm de par motor máximo.

    Wald International suma la exclusiva apariencia del paquete Black Bison al Rolls-Royce Cullinan
    Wald International retoca el exclusivo Rolls-Royce Cullinan con el paquete Black Bison