¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

PruebaAlfa Romeo 4C, conclusiones (III)

15

Probando el Alfa Romeo 4C te das cuenta enseguida de lo especial y exclusivo que es. Técnicamente muy avanzado, aspecto italiano y un enfoque claramente Racing. ¿Tan perfecto es este 4C? Presta atención, algún detalle se le ha escapado al último deportivo de Alfa Romeo que tanta pasión genera allá por donde va.

Tras disfrutar del Alfa romeo 4C llega el momento de sentar al cabeza y dar un veredicto. A priori es un vehículo que claramente me ha gustado mucho, pero tengo que ponerme exigente valorando la posición que ocupa en el mercado.

Hay pocos vehículos que ofrezcan sensaciones similares. No tengo mucha experiencia en vehículos de este tipo, he tenido ocasión de probar muchos vñde orientación deportiva con potencias superiores a 300 cv, 400 e incluso rebasando los 500 cv pero el planteamiento de este vehículo es distinto a todos ellos. Su conducción me ha recordado a los del prototipo Juke-R o al Nissan Leaf Nismo RC, es decir, coches que están enfocados plenamente a la competición.

La experiencia de conducción con el 4C es sublime, he disfrutado y experimentado sensaciones únicas. Para que un vehículo como este tenga una puesta de a punto tan “racing” hay que sacrificar ciertas comodidades y lujos, algo razonable para este tipo de modelos pero impensable a quién busque un compacto de prestaciones deportivas.

Conducir el Alfa Romeo 4C resulta tremendamente estimulante.

Sin lugar a dudas no es un vehículo recomendable para el día a día por sus limitaciones: habitáculo muy ruidoso, maletero escaso, suspensión muy dura...todo lo que lo hace deseable para conducirlo con pasión se vuelve en su contra si lo valoramos con este prisma.

Para el tipo de vehículo que es se me hace complicado encontrarle alguna pega, ya que por el precio que tiene, 53.990€, ofrece unas prestaciones excelentes y un mantenimiento presuntamente “bajo”. Además eres consciente de que en su fabricación se han aplicados medidas, materiales y procesos que podría firmar Maserati o la propia Ferrari.

Echo de menos algunos detalles que hubieran coronado a este modelo. La llave del vehículo es clavada a sus hermanos menos punteros, podrían haberse currado una llave especifica, más estética, más elitista.

Un botón para arrancar hubiera sido perfecto

Un botón para arrancar el vehículo en vez de usar la clásica llave hubiera dado un puntito más a favor del interior. El maletero carece de hidráulico en su lugar han equipado una varilla que llega a combarse cuando el portón reposa sobre ella y aunque funciona perfectamente no transmite mucha confianza.

Un coche como este pide a gritos un sistema de telemetría que te permita obtener datos de tu conducción. Es cierto que hasta la radio es opcional, pero hubiera sido una gran oportunidad para dotar al modelo más deportivo de Alfa Romeo un sistema que registre nuestros hábitos en conducción deportiva.

Pese a todo y en pocas palabras, el motor 1.8 Turbo gasolina le sienta de maravilla a este chasis y el nuevo deportivo de Alfa Romeo es un vehículo que enamora a los pocos minutos de comenzar a conducirlo. Sin lugar a dudas está impregnado del mejor ADN italiano.

El 4C camuflado entre coches convencionales

Especial agradecimiento al concesionario Italian Motor Village Andalcar Sevilla por su colaboración

Noticias relacionadas

Alfa Romeo 4C, conclusiones (III)
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto