¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Comparativa Nissan Qashqai 2021 vs Peugeot 3008 2021, versatilidad incondicional (con vídeo)

    18

    Recientemente actualizados, el Nissan Qashqai y el Peugeot 3008 ponen el acento en la polivalencia para proponerse como dos SUV compactos que valen para todo. Los enfrentamos en vídeo para evaluar cuáles son los pros y contras de cada uno de ellos.

    Peugeot 3008 y Nissan Qashqai, dos superventas del segmento C-SUV, a examen

    El Nissan Qashqai y el Peugeot 3008 son dos de los modelos más vendidos dentro de su segmento y los dos han sido renovados recientemente. En el caso del japonés con una generación completamente nueva y en el caso del francés con un restyling que ha servido para actualizarlo ¿Qué ofrecen cada uno de ellos?

    En cuanto a diseño está claro que son dos destacan con un aspecto muy moderno y atrevido. Es curioso como ambos han apostado por una imagen repleta de aristas y formas robustas pero los resultados son muy diferentes. El Qashqai sobresale con algunos elementos de equipamiento como los faros full led matriciales (sólo full led para el 3008) y llantas de aleación de hasta 20 pulgadas (el 3008 llega a las 19 pulgadas como máximo).

    Las dimensiones son casi clavadas en estos dos modelos que tienen una longitud ligeramente por debajo de los 4,5 metros, un tamaño contenido que les permite tanto afrontar viajes familiares de larga distancia como desenvolverse con comodidad en los recorridos urbanos cotidianos. Esa polivalencia les permite presumir de ser de los mejores SUV compactos.

    Dos todocaminos rebosantes de personalidad

    A pesar de su tamaño contenido, si echamos un vistazo a la capacidad de carga de estos dos coches vamos a ver un volumen grande como se espera en vehículos que quieren destacar por su versatilidad. La ventaja es para el 3008 que tiene 520 litros de capacidad aunque es cierto que la diferencia con respecto al Qashqai es pequeña porque el nipón tiene un maletero de 504 litros.

    Ambos pueden tener un portón con apertura eléctrica, tomas de 12 V en el interior y un doble fondo para jugar con el espacio, siendo especialmente destacable el del Nissan Qashqai ya que nos permite una mayor modularidad. El Peugeot 3008 guarda un as bajo la manga al poder plegar el respaldo del asiento del copiloto permitiendo transportar objetos muy largos con sencillez.

    Por dentro las diferencias son muy evidentes. El SUV de Nissan propone un diseño más convencional, con una buena ergonomía y buenos materiales en general. Peugeot procura una calidad de acabados ligeramente superior, un aspecto futurista y un puesto de conducción bastante peculiar.

    La marca francesa lleva años apostando por ofrecer un volante de pequeñas dimensiones achatado por arriba y por abajo con una instrumentación puesta en una posición alta, una configuración con la denominación i-Cockpit 3D. No hay ninguna otra marca del mercado que ofrezca una solución similar y es una puesta en escena que o te encanta o la odias.

    La calidad de realización del 3008 está fuera de toda duda
    Diseño convencional con algunos elementos en negro piano para el Qashqai

    Para el conductor esta disposición puede ser cómoda o no en función de su estatura y la posición de conducción. El acompañante también tiene algo que decir aquí ya que, al ser un diseño tan envolvente el espacio para las rodillas del pasajero puede verse comprometido y eso es algo que no pasan en el Nissan.

    Sentarse a bordo del Nissan es sentirse como en casa en el sentido de que desde el primer momento en el que te subes ya sabes dónde está todo. La ergonomía está muy cuidada cada función está donde esperas que esté y todo resulta muy fácil de manejar, no hace falta aprenderse cómo funciona toda la tecnología a bordo.

    Para disfrutar de esa aparente sencillez del interior del nipón no hace falta renunciar a nada, hay un equipamiento amplio que no tiene nada que envidiar al del Peugeot. Por ejemplo, los dos coches pueden tener unos asientos delanteros con regulaciones eléctricas y memoria e incluso función de masaje, aunque los del Qashqai resultan más confortables por ser más mullidos.

    En la pantalla multimedia de Peugeot se maneja todo, incluso la climatización
    El nuevo sistema de infoentretenimiento del Qashqai 2021 es infinitamente mejor que el del Qashqai que sustituye

    En los dos es posible disfrutar de un sistema de cámaras de 360 grados, cargador inalámbrico para smartphones o un techo solar panorámico, entre otros muchos elementos. Los dos modelos presentan sistemas multimedia compatibles con Android Auto y Apple Carplay, inalámbrico en el caso del Nissan, con pantallas táctiles de 9 pulgadas para el Qashqai y 10 pulgadas para el 3008.

    También ambos pueden contar con una instrumentación digital con una pantalla de 12,3 pulgadas, en el caso del Qashqai con la posibilidad de complementar la información con un head-up display y en el caso del Peugeot con más opciones de personalización y la opción de tener un sistema de visión nocturna Night Vision siendo el único del segmento en ofrecer este elemento.

    La versatilidad como prioridad

    Estos dos modelos son muy polivalentes y en muchas ocasiones tendrán que desempeñar la faceta de vehículo familiar así que las plazas traseras tienen una importancia notable. El Peugeot 3008 cumple bien en este apartado proponiendo un espacio amplio para pasajeros de hasta 1,80 metros de estatura o un poco más.

    En esta fila los pasajeros encontrarán tomas USB para recargar dispositivos electrónicos, un reposabrazos abatible y salidas de ventilación. Ni el en el 3008 ni en el Qashqai es posible regular la temperatura de manera independiente en estas plazas ni tampoco es posible ajustar la banqueta trasera de manera longitudinal para jugar con el espacio.

    Las molduras en madera de tilo se reservan al acabado GT del Peugeot 3008
    Mucho espacio en la segunda fila de asientos del SUV de Nissan

    Respecto a la de Peugeot, la segunda fila del Nissan muestra algunas ventajas. Para empezar la puerta tiene un ángulo de apertura muy grande lo que resulta beneficioso a la hora de colocar niños en dispositivos de retención infantil y el espacio atrás es mayor permitiendo albergar con comodidad pasajeros de hasta 1,85 metros de estatura. No faltan las mismos elementos de confort que tiene su rival francés como la salidas de aire, las tomas usb (en este caso una USB-A y otra USB-C) y el reposabrazos abatible.

    Puede sorprender la igualdad de ambos coches en casi todos los apartados, sin embargo las gamas mecánicas de estos dos modelos son completamente diferentes. Nissan propone un bloque de gasolina de cuatro cilindros con hibridación ligera 1.3 DIG-T mHEV disponible con 140 y 158 CV. Más adelante ofrecerá una interesante versión híbrida que probablemente se convertirá en la opción más vendida, el Qashqai e-Power de 190 CV.

    Por su parte, Peugeot también ofrece dos motores de gasolina pero sin electrificación, en concreto el tricilíndrico 1.2 Puretech de 130 CV y el 1.6 Puretech de 180 CV. A diferencia del japonés, el 3008 también tiene una versión diésel 1.5 BlueHDi con 130 CV para los más viajeros y la propuesta se completa con dos versiones híbridas enchufables, el 3008 Hybrid de 225 y el 3008 Hybrid4 de 300 CV.

    Líneas rectas, pilotos led y techo en contraste son características comunes en ambos SUV

    Gamas totalmente distintas pero ¿cómo se traduce eso a la hora de conducirlos? El Qashqai es un coche que en general resulta agradable de conducir, muestra un buen aplomo y reacciones predecibles evidenciando que el empleo de la plataforma CMF-C ha tenido un efecto positivo en esta tercera generación. Practicando una conducción relajada convence más el Qashqai que el 3008 sobre todo por la actuación de las cajas de cambio.

    El cambio manual del Nissan va un poco mejor que el de Peugeot, tiene mejor tacto, aunque la diferencia más clara está en las versiones automáticas: el japonés opta por una caja Xtronic de tipo CVT que tiene un funcionamiento muy suave y el francés emplea una caja automática EAT8 por convertidor de par de 8 velocidades que no es especialmente rápida y en ocasiones da algún que otro tirón.

    El Qashqai es muy satisfactorio realizando una conducción tranquila pero el 3008 destaca por sus cualidades dinámicas y es un poco más divertido de conducir. Bueno, quizá divertido es demasiado decir pero al menos sí que se muestra más alegre. En líneas generales, si comparamos mecánicas con potencias similares, en el 3008 siempre se tiene una sensación de mayor empuje y brío que en el Qashqai.

    Motores gasolina, diésel y PHEV para el francés
    Un par de motores MHEV y, próximamente, un híbrido componen la gama del nipón

    Es una cuestión de percepción ya que cronómetro en mano las diferencias son escasas pero esa sensación se establece porque el SUV galo es bastante ágil en los cambios de dirección y, salvo por estar sentados en una posición más alta, poco tiene que envidiar a las reacciones de un turismo.

    El 3008 anda muy bien aunque el rasgo que más llama la atención es que es muy silencioso. El Nissan es bastante ruidoso pero el Peugeot, por el contrario, es sobresaliente en ese aspecto y el habitáculo está muy bien insonorizado. Un detalle más del refinamiento que propone este modelo.

    Sólo queda hablar de precios y en este apartado la ventaja es para en Nissan Qashqai que está a la venta desde 25.775 euros mientras que el Peugeot 3008 arranca su oferta desde 28.206 euros, en ambos casos, con los descuentos y promociones que ofrecen las respectivas marcas. Son dos grandes propuestas globalmente y no es de extrañar el éxito de ambos. El Nissan Qashqai supone la elección preferente porque ofrece una relación precio/producto más ajustada pero la decisión es tuya.

    Comparativa Nissan Qashqai 2021 vs Peugeot 3008 2021, versatilidad incondicional (con vídeo)