Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Jaguar XF Sportbrake 2.2D 200cv: Interior

55

Si el exterior nos deja entrever que el XF Sportbrake es una berlina premium, el interior también debe estar a la altura de las circunstancias. Tiene una buena nivel de acabado, pero lo que más llama la atención de este modelo es la capacidad del maletero que supera los 1.600L de capacidad con los asientos abatidos.

Algo que ya comprobamos en el XF y que aquí también se repite: la calidad interior. Sin lugar a dudas se encuentra a la altura de los mejores con gran calidad de acabados y unos remates de primera. Aquí puedes leer más impresiones sobre el interior.

De serie también completito, en esta unidad podéis ver: La pantalla TFT del sistema multimedia que corona la consola central, algunos detalles en aluminio, luz ambiental de halo azul, asientos con ajuste eléctrico de 16 movimientos para conductor y pasajero, asientos de piel, salpicadero de madera de raiz de Nogal y recubrimiento de piel en el volante, con mandos integrados, y en la parte alta del salpicadero. En otras marcas todo esto son muchos euros en extras.

Los acabados son agradables al tacto y a la vista, el cuero rojo ha sido un atrevido detalle que ha encantado a todo aquel que ha visto el coche, máxime al tratarse de un coche rojo también en su color exterior. Un acabado que no ha terminado de concencer es el simil a madera en el túnel de transmisión, un detalle que está por debajo en calidad en comparación con el resto de elementos del interior.

Sin lugar a dudas los materiales elegidos para envolver el habitaculo han sido seleccionados cuidadosamente, el cuero rojo, el negro, el pespunte de los asientos, el acabado del salpicadero, el recubrimiento del techo. En general el interior está realmente muy bien rematado.

Los asientos del SportBrake son cómodos el mullido de los mismo recoger el cuerpo con suavidad. Tienen un diseño con cierto toque deportivo y la parte central del mismo esta micro perforada. Disponen de regulaciones eléctricas para ajustar su altura, para desplazarlos longitudinalmente, ajustar el apoyo lumbar, la inclinación del respaldo y la envoltura de sus laterales.

No hay sorpresas, el interior es muy intuitivo y en 5 minutos estamos cómodos en el puesto de conducción. El volante de tres radios está cubierto de cuero y en su superficie dispone de los típicos botones para ajustar el volumen del sistema multimedia, y para activar el control y limitador de velocidad. Tras los radios del volante se encuentras la levas que permiten realizar cambios de marchas asociado a la transmisión de 8 relaciones que equipa nuestra unidad de pruebas.

La visibilidad es aceptable, el punto de vista más comprometido es su vista trasera, pero como suele ocurrir, los sensores de parking y una cámara de visión trasera conectada al sistema multimedia nos sacan de problemas siempre que nos hagan falta.

Las plazas traseras son amplias. Que la caída del techo en esta nueva carrocería sea suave ha ayudado a ganar unos cuantos centímetros en la altura al techo que mejoran de manera definitiva la habitabilidad. Concretamente se han ganado 9 cm (que es una barbaridad) por lo que el XF Sportbrake cumple perfectamente para traslados de cuatro ocupantes de gran estatura.

El ambiente de lujo que se vive en las plazas delanteras también se vive en las traseras, los asientos mantienen el mismo nivel de acabado y además lo ocupantes disponen de un reposabrazos abatible que permite alojar dos vasos.

Sobre el maletero: más de 1.600 litros.

La variante Sportbrake nos trae un maletero de 550 Litros, 10 más que en la berlina. Aunque esta capacidad puede ampliarse si abatimos los asientos posteriores, en proporción 60:40, llegando de este modo a unos envidiables 1.675L.

La boca de carga queda a una altura media, por lo que para bultos pesados tendremos que hacer un esfuerzo medio para introducirlo, no ocurre como en los SUVS o en otras carrocerías familiares donde para introducir las maletas tienes que levantarlas por encima de las caderas, con la molestia y esfuerzo que ello implica.

Un vez apoyemos la carga en el borde del maletero podremos deslizarla hacia dentro sin problemas, ya que hay resaltos en el interior del maletero. La superficie es completamente plana, un detalle acertado que sabrán agradecer quien quiera usar su capacidad de carga hasta el límite. ¿Bajo el piso? Una rueda de repuesto.

El portón tiene puede tener accionamiento automático, de manera que desde el propio mando puede abrirse sin esfuerzo, un extra que cada vez es más común en el segmento.

Noticias relacionadas

Jaguar XF Sportbrake 2.2D 200cv: Interior
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto