¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Mazda MX-5 Sport Tech. Sensaciones puras

75

Descapotable, biplaza y con tracción trasera. Ésta es la fórmula que ha seguido el Mazda MX-5 (o Mazda Miata como se conoce en otros mercados) desde su lanzamiento en 1989, retomando la esencia de los deportivos británicos e italianos de la década de 1960 que permanecía olvidada. La apuesta de la marca japonesa dio en el clavo y hoy en día ya va camino del millón de unidades vendidas en todo el mundo.

Mazda MX5

La actual generación del MX-5 lleva en el mercado desde 2005 y recibió una actualización en 2009 -El próximo otoño sufrirá otra pequeña actualización, con ligeros cambios estéticos y leves ajustes en dirección, frenos y suspensiones-. Se ofrecen dos mecánicas de gasolina con 126 y 160 CV y variantes de techo rígido plegable -denominada Roadster Coupé- y la tradicional de lona.

En nuestra redacción hemos disfrutado durante unos días del Mazda MX-5 Sport Tech. Se trata de una edición limitada sólo disponible en carrocería Roadster Coupé y con el motor 1.8 de 126 CV que incluye navegador, tapicería de piel, llantas de aleación de 17 pulgadas y varios detalles cromados. El MX-5 Sport Tech se vende exclusivamente a través de la plataforma online MazdaShop a un precio más que interesante de 24.900 euros.

Anteriormente en motor.es probamos este modelo con la mecánica 2.0 de 160 CV asociada a la transmisión automática.

En la primera generación del MX-5, Mazda siguió la filosofía "Jinba-Ittai", una expresión japonesa utilizada para explicar la perfecta unión entre un jinete y su caballo, moviéndose como si fueran uno ¿El roadster japonés habrá mantenido esta esencia con el paso de los años?

Por fuera

Mazda MX5 lateral

La estampa del Mazda MX-5 es reconocible desde cualquier ángulo. A lo largo de sus tres generaciones ha sabido mostrar un diseño que se mantiene fresco y atractivo como el primer día a pesar del paso de los años y muestra un acertado equilibrio entre deportividad y elegacia. Es precioso con la capota puesta y es un imán para las miradas cuando rodamos descapotados.

La edición Sport Tech sólo está disponible en tres tonalidades de carrocería: Blanco perlado "Crystal White Pearl" (que era el color de "nuestra" unidad), gris "Metropolitan Grey" y morado "Radiant Ebony", esta última exclusiva de este paquete.

Mazda MX5 capota

En el frontal del Miata toma protagonismo la gran entrada de aire central de cinco puntas con bordes cromados. Las luces antiniebla son de serie y los faros perfilados dan pie a unos marcados pasos de rueda frontales. Las bellísimas llantas de aleación de 17 pulgadas en color "light gunmetal" forman parte del paquete Sport Tech. Los pilotos traseros son los característicos del Miata y la doble salida de escape trasera complementa la imagen deportiva.

Las compactas medidas del roadster fijan su longitud en sólo 4,02 metros. El acabado Sport Tech conlleva la carrocería Roadster Coupé de techo duro eléctrico. La capota se divide en dos partes y es asombrosamente rápida, necesitando únicamente 12 segundos para ponerse o quitarse, aunque hay que accionar manualmente un seguro situado en la parte central del parabrisas. Plegado, el techo se ubica en su propio compartimento sin robar espacio al maletero, que tiene 150 litros de capacidad y presenta unas formas irregulares.

Por dentro

Mazda MX5

La primera impresión del interior al abrir la puerta es de calidad. Los ajustes son buenos y el aspecto visual general es atractivo. Hay inserciones en negro piano en el salpicadero y las barras antivuelco, los umbrales de puerta son de acero inoxidable y llevan la inscripción "MX-5", etiqueta que también lucen las alfombrillas.

Aunque el aspecto es más sencillo que lujoso, entre el equipamiento de esta versión encontraremos climatizador, bluetooth, pedalier de aluminio, mandos integrados en el volante, control de velocidad, sistemas de control de estabilidad y de tracción, volante y pomo de palanca de cambios de cuero y asientos calefactados, así que pocas cosas echaremos de menos.

Mazda MX5 interior

Como parte del acabado Sport Tech destaca el navegador TomTom integrado con pantalla táctil de 5,8 pulgadas y la tapicería de piel en color exclusivo "marrón habana". De este segundo aspecto hay que decir que viste muy bien el interior aunque el tejido es poco transpirable y muy caluroso.

Nos sentamos dentro del Miata y comprobamos que uno debe "dejarse caer" en el interior ya que los asientos están muy bajos, como debe ser en un coche de su filosofía. Los asientos son cómodos y recogen bien el cuerpo, todo queda a mano y llama la atención la distancia con el acompañante debido al ancho y elevado túnel central. Entre los arcos antivuelco hay un pequeño cortavientos abatible.

Mazda MX5 boton capota

No hay muchos sitios donde dejar objetos. La guantera y un práctico compartimento entre los dos asientos son los más grandes y además cuentan con cerradura. También hay dos posavasos en las puertas y otros dos de dudosa utilidad entre los asientos bajo una tapa deslizante. Hay que olvidarse de las bolsas de las puertas, que no son más que unas estrechas redes donde no cabe nada.

No se puede decir que el espacio sobre. Es más, si mides más de 1,85 m de estatura quizá tengas que hacer alguna contorsión que otra para poder entrar. En mi caso, que supero esta altura en 2 centímetros debo decir que mi postura de conducción no era del todo cómoda porque el volante no es regulable en profundidad y mi cabeza rozaba con el techo cuando éste estaba puesto. Descapotado, obviamente, desaparecía ese inconveniente pero surgía el hecho de que el parabrisas apenas me protegía del viento la parte superior del rostro.

Mazda MX5 instrumentacion

El cuadro de instrumentos es muy completo al contar con un indicador de la temperatura del motor (muchos modelos los han sustituido por un simple testigo) y otro indicador de la presión del aceite (desafortunadamente algo raro de ver hoy en día). En la parte central hay un ordenador de a bordo que indica la temperatura exterior, el consumo medio de combustible y los kilómetros recorridos pero que sin embargo no señala parámetros como el consumo instantáneo, la hora actual o los kilómetros estimados que se pueden recorrer con el combustible restante.

Después de encontrar una postura más o menos razonable, encajonado eso sí, toca ponerse en marcha.

En marcha

Mazda MX5 Coupe

Tras inspeccionarlo con detalle por dentro y por fuera, llega el ansiado momento de ponernos en marcha. Nada más girar la llave de contacto el bramido del motor hace su acto de aparición y se deja sentir con claridad. El MX-5 es un coche ruidoso, ya sea con la capota puesta o sin ella. El delicioso sonido emitido por los escapes parece insinuar que llevamos un motor más "gordo" aunque no sea así.

En los primeros metros ya nos percatamos de que este roadster invita a ir deprisa. La respuesta del motor al acelerador es inmediata, la dirección es rapidísima y muy precisa y la palanca de cambios también destaca por sus cortos recorridos y precisión de manejo. Todo está enfocado a ofrecer una conducción decididamente deportiva, dejando a un lado el confort.

Mazda MX5 llantas

En vías rápidas y en viajes largos sus virtudes se convierten en defectos. La dura suspensión deja sentir con claridad las irregularidades del asfalto y la sonoridad es muy elevada. Esto se debe a que la insonorización del habitáculo es escasa y a que las cortas relaciones y la inexistencia de una sexta marcha obligan a que el motor siempre vaya alto de vueltas.

Así pues, en un viaje largo comprobaremos que la comodidad no está entre sus bondades. El maletero de 150 litros tampoco da mucho de sí y, lo que es peor, el calor de los escapes hará que todo lo que metamos dentro acabe achicharrado.

Mazda MX5 faro

En cuanto a recorridos urbanos, el MX-5 se muestra muy manejable y cualquier maniobra se puede realizar con facilidad y rapidez aunque la visibilidad trasera deja mucho que desear cuando el techo duro está despegado sobre nuestras cabezas.

Las carreteras de montaña plagadas de curvas son el hábitat natural de este pequeño japonés. Los cambios de dirección son rapidísimos gracias a una suspensión de tarado firme, las pocas inercias y a tener cierta facilidad para acomodar la zaga en los giros más cerrados mediante sobreviraje si lo buscamos. El espíritu "Jinba-Ittai" del Miata sigue plenamente vigente hoy en día.

Mazda MX5

La agilidad es sorprendente y la diversión muy elevada. Es tan bueno que sin darte cuenta vas aumentando el ritmo, cogiendo confianza y pidiendo más y más y más hasta el punto de que 126 CV pueden saber a poco, a pesar de que su potencia está muy bien aprovechada siempre que juguemos con el cambio para mantener la aguja del cuentarrevoluciones arriba. Es suficiente para el día a día y para pasárselo bien pero es posible que a los conductores más "quemados" se les queden algo cortos: Para ellos la versión de 160 CV será más acertada, aunque con esa mecánica no podremos disfrutar del acabado Sport Tech.

De todos modos, repito: Para "jugar" y divertirse es más que suficiente con estos 126 CV y este roadster nos recuerda que para gozar de una conducción deportiva no hacen falta un millón de caballos. Además gracias a la contenida potencia del bloque 1.8 nos beneficiaremos de unos consumos muy razonables ya que los valores de consumo homologados por Mazda son posibles siempre y cuando no nos pese mucho el pie derecho. En nuestros recorridos habituales hemos firmado medias que oscilan entre los 7 y los 7,5 l/100 km en ciclo combinado (con el aire acondicionado conectado y el techo puesto).

En resumen

Mazda MX5

El Mazda MX-5 se personifica como la esencia pura de la conducción deportiva. Y es descapotable. Y además no nos arruinaremos con su adquisición, ni pagando un costoso seguro, ni con un mantenimiento fuera de lo normal, ni con un consumo de combustible desorbitado ¿Qué más se puede pedir?

El verdadero amor lo perdona todo hasta el punto de que incluso los defectos son vistos como algo justificable, necesario y especial. Esto es lo que te ocurrirá con el Mazda MX-5 Sport Tech, si lo pruebas lo amarás, le perdonarás cualquier cosa sólo por las emociones que te hace sentir. Si buscas un coche deportivo, sencillamente no hay nada mejor en qué gastarse 25.000 euros.

A destacar:

- Sensaciones y todo lo concerniente al apartado dinámico
- Estética exterior e interior
- Costes de mantenimiento razonables
- Rapidez de apertura/cierre de la capota

A mejorar:

- Escaso confort
- Insonorización
- Habitabilidad escasa para ocupantes de gran estatura

Datos y equipamiento

Mazda MX5 motor

DATOS TÉCNICOS del Mazda MX-5 Roadster Coupé

- MOTOR
Tipo: 4 cilindros en línea, 16 válvulas, doble árbol de levas en cabeza (DOHC)
Cilindrada: 1798 cc
Diámetro x carrera: 83,0 x 83,1 mm
Potencia máxima: 126 CV a 6.500 rpm
Par máximo: 167 Nm a 4.500 rpm
Relación de compresión: 10,8:1
- TRANSMISIÓN
Tipo: Manual de cinco velocidades
Desmultiplicación 1ª: 3,136
Desmultiplicación 2ª: 1,888
Desmultiplicación 3ª: 1,330
Desmultiplicación 4ª: 1,000
Desmultiplicación 5ª: 0,814
Marcha atrás: 3,758
Relación final: 3,909
- DIRECCIÓN
Tipo: Asistida de cremallera
Radio mínimo de giro (de pared a pared): 5,0 m
- SUSPENSIÓN
Suspensión delantera: independiente de doble trapecio con amortiguadores monotubo de gas y brazos superiores e inferiores de aluminio.
Suspensión trasera: suspensión multilink con geometría optimizada y amortiguadores monotubo de gas.
- FRENOS
Parte delantera: discos ventilados de 290 mm de diámetro.
Parte trasera: discos de 280 mm de diámetro.
- PRESTACIONES Y CONSUMO
Aceleración 0-100 km/h: 9,9 s
Velocidad máxima: 198 km/h
Consumo urbano: 9,8 l/100 km
Consumo extraurbano: 5,6 l/100 km
Consumo combinado: 7,1 l/100 km
Emisiones de CO2: 167 g/km
Capacidad del depósito de combustible: 50 litros
- DIMENSIONES
Longitud: 4.020 mm
Anchura: 1.720 mm
Altura total: 1.255 mm
Distancia al suelo entre ejes en vacío: 136 mm
Ancho de vía delantero: 1.490 mm
Ancho de vía trasero: 1.495 mm
Distancia entre ejes: 2.330 mm
Volumen de carga: 150 litros
Peso en orden de marcha: 1.155 kg
Peso máximo admisible: 1.375 kg

EQUIPAMIENTO del Mazda MX-5 Roadster Coupé Sport Tech

Control de estabilidad (DSC) con control de tracción (TCS)
Airbags delanteros de dos etapas
Sistema de desactivación del airbag del pasajero
Airbags laterales
Cinturones de seguridad de 3 puntos con pretensor y limitador de fuerza
Avisador de cinturón de seguridad
Sistema inmovilizador
Llantas de aleación de 17 pulgadas con neumáticos 205/45 R17
Kit de reparación de pinchazos
Doble salida de escape
Espejos retrovisores eléctricos y calefactables
Cierre centralizado
Dirección asistida
Elevalunas eléctricos con descenso automático de un solo toque
Climatizador
Asientos calefactados
Ordenador de a bordo
Tapicería de cuero
Volante de cuero con controles de audio
Pomo de la palanca de cambios de cuero
Palanca del freno de mano con empuñadura de cuero
Pedales y reposapiés de aluminio
Sistema de navegación TomTom con pantalla táctil

Rivales

El Mazda MX-5 Sport Tech tiene un precio de 24.900 euros y se comercializa exclusivamente a través de la plataforma online MazdaShop, el portal del fabricante japonés que vende las ediciones especiales de sus modelos.

El MX-5 no tiene un rival directo en el mercado:Por precio y dimensiones, los Abarth 500C y Mini Cooper Roadster son los modelos que más se le acercan aunque ambos son de tracción delantera y ninguno ofrece las sensaciones deportivas del roadster japonés. Por filosofía, Audi TT Roadster, BMW Z4 Roadster, Lotus Elise, Mercedes SLK o Volkswagen Eos podrían compararse, aunque estos modelos son notablemente más costosos que el MX-5 Sport Tech.

Noticias relacionadas

Mazda MX-5 Sport Tech. Sensaciones puras
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto