¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

PruebaMitsubishi Montero 3 Puertas Kaiteki: Exterior e interior (II)

27

Por fuera es precioso y realmente auténtico. Echamos en falta una defensa frontal pero nos encantan sus proporciones contenidas salvo en la altura de la carrocería, su quinta rueda en la parte trasera y un interior, que aunque use plásticos duros se sienta robusto y resistente al paso del tiempo.

El Mitsubishi Montero es grande y alto. Impresionan sus medidas una vez al lado; pocas veces nos montamos en coches tan elevados, y esto nos indica que probablemente tengamos que dar un pequeño salto hasta la banqueta. Hay un estribo lateral que nos facilita el acceso a diario, que es especialmente útil para las personas menos altas (como es mi caso). Sin pasar al interior, por ahora nos quedamos con unas pinceladas de su exterior. Como decía, el coche es alto y eso se ve en sus medidas: 4.385 mm de largo, 1.875 mm de ancho y 1.870 mm de alto. Su distancia entre ejes es de 2.545 mm. Salvo por la altura, la longitud no es excesiva ni tampoco su anchura. La batalla también se antoja correcta para conseguir un generoso ángulo en el paso de cresta.

Imprime carácter a su paso pero su altura penaliza la aerodinámica. Esto unido a su alto peso penaliza el consumo

La altura libre mínima es de 210 mm y la profundidad de vadeo máxima es de 700 mm, que no está nada mal. El ángulo de ataque es de 34,6º. El paso de cresta es de 24,1º y el ángulo de salida es de 34,3º. Con estos datos nos garantizamos un gran desarrollo fuera de campo. A juzgar por la estética, el Mitsubishi Montero actual es bastante atemporal y muy del estilo de un todoterreno puro. Nada que ver con las angulosas formas de los SUV que estamos acostumbrados a ver por la calle. Aquí el diseño se torna más cuadrado que con formas innecesarias y lo más moderno que tenemos es un par de tiras de LED para la iluminación diurna. Sí hemos echado en falta y que viniera de serie en el modelo Kaiteki, una barra protectora en el frontal. Hubiera culminado una obra de arte que nos tiene enamorados por fuera y por dentro.

El coche dispone de quinta rueda en el portón trasero. A decir verdad, la zona está muy expuesta y es difícil calcular las maniobras de aparcamiento sin una pequeña ayuda, y aquí entra en juego la asistencia tecnológica. Una pequeña cámara nos va a salvar unos cuantos roces con nuestro amable vecino, equipamiento que no viene de serie en el acabado Spirit y sí que es bastante recomendable. El portón trasero no se abre hacía arriba sino desde el lado izquierdo y hacia el derecho. Es una solución que a muchos les puede parecer incómoda, pero el gran peso de esta puerta así lo requiere, y probablemente en Japón pensaron que debía ser para un lado o para otro.

La profundidad de vadeo es de 700 mm

Además, este portón se bloquea de forma automática en la posición que queramos aunque le falta fuerza ya que en cuanto lo abrimos en una pendiente, es fácil encontrarse con que el mecanismo no soporta el peso con lo que pierde sentido si por ejemplo descargamos el maletero en una pendiente. Precisamente la capacidad volumétrica tras el portón trasero es sorprendente: 415 litros. Sorprende porque el hueco libre hasta los asientos traseros no es muy generoso y es posible que tengamos que apilar bultos si viajan dos personas con varias maletas. Sin embargo, la practicidad es alta gracias a unos asientos traseros que no solo se abaten de respaldo sino también de banqueta, quedando completamente espalda con espalda con los asientos delanteros. Así aumentamos la capacidad volumétrica hasta los 1.120 litros.

Es fácil levantar una rueda si el firme es muy irregular

Interior

Una vez que accedemos al interior con un pequeño salto y cerramos la puerta, nos encontramos con detalles muy curiosos. Por ejemplo los apoyamanos en el pilar A en vez de encima de la ventanilla como en un turismo convencional. Precisamente este recurso sirve para poder hacer fuerza con nuestro propio cuerpo ante una pendiente muy pronunciada y no forzar nuestro propio peso contra el volante y los pedales; este caso sería fatal para el vehículo y comprometería la seguridad de los ocupantes. Los asientos son de cuero y aunque no tienen el mejor agarre lateral del mundo, sí son realmente cómodos. Es cierto que la distancia para los codos más cercanos a las puertas, es bastante reducida y uno se siente como si el habitáculo fuera estrecho. Al contrario. Se ha querido optimizar el espacio entre los dos ocupantes delanteros para dar esa sensación de habitabilidad que tanto gusta en un coche de estas características.

Interior sencillo y bien resuelto. Lo que realmente necesita y algunos extras más adornan este interior

Los plásticos duros abundan por todas partes, pero pensándolo dos veces, es el mejor material a usar, pues tiene pinta de ser fuerte y resistente. Cosa que este coche va a necesitas sin duda. En el centro, una pantalla central nos guiará a través de un navegador que si bien es mejorable, su funcionamiento es francamente positivo. Hay demasiado contraste entre la pantalla central, que es muy moderna, y el display que queda justo encima, con ordenador de a bordo, altímetro, consumo medio, barómetro... Hay ciertas informaciones que puedes usar mucho o no usar nada ya que tanto por gráficos como por tipo de información un móvil se antoja hasta más completo. Sin embargo este display es un detalle que hace ‘puro’ a este todoterreno.

Dos palancas sirven para hacer funcionar al coche. El freno de mano es un tirador normal y corriente en vez de recurrir a mecanismos electrónicos. La primera palanca es un selector de engranaje de lo más convencional (recordemos que nuestro vehículo es automático de 5 velocidades). La segunda palanca pertenece a la reductora con cuatro posiciones: 2H (tracción trasera), 4H (tracción integral), 4HLC (tracción integral con diferencial central bloqueado) y 4LLC (4WD corta con diferencial central bloqueado). Además hay un botón para bloquear el diferencial trasero y así garantizar no atascarse en las situaciones más delicadas. Esta función es de serie.

Los asientos completamente plegados dejan paso a un maletero con una generosa capacidad de carga

Por último, comentar que los ocupantes traseros disponen de un gran espacio y viajaran muy cómodos gracias al aprovechamiento del habitáculo e incluso unos reposabrazos plegables para los ocupantes laterales serán un gran aliado para trayectos de largo recorrido. A pesar de que los asientos tienen una división en 60:40 se pueden aprovechar muy bien los espacios disponibles. Nos os perdáis la última parte donde os hablaremos de la dinámica de marcha, nuestros recorridos diarios y la batalla en el campo.

Noticias relacionadas

Mitsubishi Montero 3 Puertas Kaiteki: Exterior e interior (II)
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto