¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

PruebaMitsubishi Space Star 120 MPI (II): interior, detalles y maletero

10

Que el nombre no nos engañe, no es un coche muy espacioso. En Europa se llama "Space Star", pero en la mayoría de mercados se llama "Mirage" (milagro). Ofrece una buena relación entre valor y precio, pero sus competidores ofrecen más posibilidades: carrocerías de tres puertas, techo solar, personalización exterior, más colores de pintura, etc.

Puede que si pensamos en "Space Star" nos venga a la mente un monovolumen, como el modelo previo con ese nombre. No lo es, es un coche pequeño, 3,7 metros de largo, en el que pueden acomodarse cinco pasajeros, hasta cuatro adultos y un niño. La única versión es de cinco puertas, el sedán (Mitsubishi Attrage) no ha llegado a nuestro mercado.

Los cinturones de seguridad delanteros se ajustan en altura

En las plazas delanteras podrán ir sentados adultos de hasta 1,90 metros de altura, mientras que en las traseras no aconsejo meter a nadie que supere 1,70 metros si no quiere rozar el techo con el pelo. Homologa cinco plazas, pero se puede observar que la central es claramente estrecha para las caderas de un adulto y dejaría poco sitio para los ocupantes laterales.

Aún así, contamos con cinco reposacabezas, que debería formar parte del equipamiento de serie de todos los coches que homologan cinco plazas. A día de hoy, eso sigue sin ser así. El Space Star ofrece esa seguridad también en el modelo de acceso a la gama, el 100 MPI Challenge.

No podemos decir que el interior sea espartano, ni de aspecto baratero, ni carente de espacios portaobjetos. Lástima que la parte central luzca desfasada

Nos encontramos ante un interior por encima de lo que cabía esperar en el segmento A no hace mucho, por ejemplo, respecto al primer Citroën C1 o Chevrolet Matiz. Se aprecia más calidad, materiales de mejor aspecto y buenos ajustes. En el acabado Motion, el volante y el forro del cambio son de cuero, lo que se agradece.

Le faltan posibilidades de personalización

Solo he de quejarme de un grillo que venía de detrás de la guantera (*), por lo demás, transmitía solidez. A mi coche particular también le pasa, y cuesta más del doble. Los embellecedores de tono plateado también diferencian a esta versión de la más sencilla, y la consola central tiene un acabado negro piano.

Si nos fijamos en el equipo de música, tiene un aspecto desfasado, con una línea de texto y pantalla monocromática. Diversos rivales tienen pantallas táctiles a todo color, pero es que el Mirage/Space Star se proyectó para venderse en todo el mundo, y no siempre a clientes con tanto dinero como los europeos. Puede tener navegador con pantalla a color, pero a un precio desorbitado, más de 2.000 euros.

(*): Un grillo puede ser un defecto de un coche concreto. En la presentación, ni Oscar ni yo apreciamos ese ruidito en otras unidades

Detalle del equipo de música y climatizador automático monozona (solo en Motion)

El equipo de música tiene todo lo necesario para un cliente actual, hasta tiene algunos controles por voz. No solo lee discos compactos CD Audio y MP3, también dispone de una toma auxiliar para dispositivos externos. Oculta está una toma USB, dentro de la guantera, y tampoco falta la conectividad Bluetooth Audio.

Es decir, se puede conectar el móvil con un servicio de radio por streaming -como Spotify- y reproducirlo por los altavoces con buena calidad, y los mandos del volante funcionan igual. Por cierto, la calidad del sonido está por encima de lo que espero en un coche de esta categoría, solo le falta para rematar un cajón de graves (subwoofer).

Todos los Space Star traen el equipo de música y cuatro altavoces

El sistema Bluetooth va ligado al acabado superior, Motion. Se puede controlar con órdenes de voz, muy cómodo cuando nos conocemos los comandos, por ejemplo: "llamar al 111222333". Todo eso se controla con los botones integrados en el volante, que manipulan el sonido, teléfono y el regulador de velocidad.

Detalle de portaobjetos centrales, conector de 12 voltios y receptáculo para la llave "manos libres". El fondo de los huecos es rugoso, pero de plástico duro

Dispone de no pocos huecos portaobjetos, todos con suelo de plástico. Por ejemplo, encima de la guantera hay un escalón donde se pueden colocar objetos que no deslicen o se puedan caer sin consecuencias, como guantes, pero nada de móviles o juegos de llaves.

En frente del cambio hay doble posavasos, y entre los asientos delanteros, al final, otro para las plazas traseras. En los huecos de las puertas laterales cabe perfectamente una carpeta de tamaño A4, entre otras cosas. La guantera, el único hueco con tapa, permite alojar algunos objetos, además del manual de instrucciones y la documentación del coche.

La mayoría de sus rivales son de cuatro plazas

En las plazas traseras no hay ningún espacio portaobjetos, aunque se pueden colgar bolsas pequeñas de la base de los cabeceros, con un pequeño gancho. En la galería de fotos podréis comprobar que los cinturones traseros pueden ir recogidos con un enganche lateral, para no molestar al abatir los asientos o cuando no se usan.

Las plazas traseras tienen buen espacio para las rodillas, regular para los hombros y algo justo para la cabeza. El túnel central es un poco voluminoso

Fijaos en que no hay ningún sitio para insertar una llave convencional. Eso es porque el Space Star Motion utiliza de serie una llave "manos libres" que no hay que sacar del bolsillo, aunque tiene un hueco específico para ella frente al cambio de marchas. El coche se puede abrir y cerrar con un botón, como en coches mucho más caros.

Por lo general, tiene más luces que sombras

De hecho, el botón de arranque está situado a la izquierda, una disposición muy poco habitual en coches europeos. Nos podemos olvidar de él cuando el motor se cala, basta con pisar el embrague otra vez y el Auto Stop&Go hará el resto. Otra cosa que no está donde se espera es el indicador de desactivación del airbag de pasajero.

En vez de estar en el salpicadero, lo han ubicado en el techo, al lado de la luz interior, donde creo que no llama la atención lo suficiente. Hay otro detalle que no me ha gustado, y es que las puertas hay que cerrarlas con fuerza. Además, la bandeja del maletero a veces no baja, y se queda levantada, perjudicando la visibilidad.

No está mal en capacidad, aunque le falta un doble fondo, la boca de carga queda un poco elevada respecto al suelo

Un maletero entre dos segmentos

Hablemos de maletero. Si bien el Space Star es más pequeño que el anterior Colt, el maletero es muy generoso, con 235 litros de capacidad. Con razón el fabricante dice que puede ser alternativa a un modelo más grande: el Toyota Aygo tiene 168 litros, el Fiat Panda 225 litros y el Chevrolet Spark 170 litros.

Si queremos abatir los asientos traseros, la banqueta se abate asimétricamente (60:40), incluso en el modelo básico. Si hacemos eso, contaremos con un máximo de 912 litros, pero sin una superficie de carga plana. No hay doble fondo de maletero como tal, bajo el piso está el kit de reparación de pinchazos de serie.

Podemos pedir una rueda de repuesto, sin coste adicional

La ventaja del kit de reparación de pinchazos es que rebaja el peso y además permite que coloquemos dentro objetos de uso poco frecuente, como linterna de emergencia o un botiquín. Allí encontraremos herramientas básicas, en otros modelos hay una bolsa con velcro ocupando espacio en el maletero.

Se abre y se cierra con un botón, tanto en las puertas delanteras como en la del maletero (solo en Motion)

En la próxima entrega acabamos, estad atentos...

Noticias relacionadas

Mitsubishi Space Star 120 MPI (II): interior, detalles y maletero
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto