¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Nissan Navara V6 dCi. En la cumbre

62

Los pickup nacieron como herramientas de trabajo, bestias de carga dispuestas a marchar sobre terrenos difíciles. En los últimos años el concepto ha ido evolucionando hacia un sentido más polivalente donde su utilización como vehículos de ocio también tiene cabida. El súmmum se perpetra en este Nissan Navara V6 dCi, el pickup más lujoso, potente y caro del mercado.

El motor 3.0 V6 de origen Renault que mueve este pickup de más de dos toneladas ofrece una potencia de 231 CV y entrega un par motor máximo de 550 Nm. Está asociado a una transmisión automática de siete velocidades que permite que la caballería disponible bajo el capó se libere de forma suave y progresiva.

El Navara V6 sólo se comercializa con la carrocería de Doble Cabina -la King Cab queda reservada para el resto de versiones-, cambio automático de siete relaciones y con el nivel de equipamiento LE, el más completo que ofrece este modelo. De serie, este pickup dispone de elementos entre los que se encuentran el navegador GPS, el techo solar, la cámara de visión trasera y la tapicería de piel.

Prueba

Diseño exterior

foto-nissan-navara-v6-dci-3

Las líneas exteriores del pickup de Nissan le confieren un aire robusto, imagen acrecentada gracias a sus marcados pasos de rueda. Los generosos cromados de la parrilla frontal, los retrovisores y el parachoques trasero le otorgan un toque elegante. Cuenta con unos grandes retrovisores calefactados, plegables y regulables eléctricamente con una carcasa cromada que integra los intermitentes además de una luz en su parte inferior que alumbra al abrir una puerta y que se mantiene encendida unos segundos después de cerrarla -útil para ver donde pisamos al dejar el vehículos en zonas poco iluminadas-. Para subir o bajar del pickup resultan muy prácticas las estriberas laterales.

Al tener una configuración de Doble Cabina la caja es más pequeña que la de la carrocería King Cab aunque a pesar de ello sigue siendo muy capaz porque tiene 1.511 mm de largo y 1.560 mm de ancho, lo que hace un total de 2,4 metros cuadrados donde podremos cargar hasta 900 kilos soportados sin rechistar por el chasis de largueros de acero de alta tracción con travesaños soldados. La caja cuenta con un sistema de sujeción denominado C-Channel que consiste en cinco raíles -dos montados sobre la superficie de la caja de carga y uno en cada uno de los tres lados fijos de la caja- ideales para sujetar con facilidad y seguridad todo tipo de carga. Nuestra unidad contaba con una caja de herramientas deslizable, un accesorio opcional. Además, en la parte superior del techo el Navara V6 dispone de unas barras donde podremos soportar hasta 56 kilos de carga extra.

Diseño interior y habitabilidad

foto-nissan-navara-v6-dci-20

Al acceder al habitáculo del pickup japonés encontremos acomodo en unos asientos con tapicería de piel suave. El cuero se extiende por los guarnecidos de las puertas, el volante, la palanca de cambios y el tirador de freno de mano. Es fácil encontrar una postura cómoda en los asientos delanteros: son grandes, disponen de un excelente mullido, están calefactados y cuentan con regulación eléctrica en altura y ajuste lumbar. El espacio es amplio aunque la parte baja del salpicadero puede incomodar en las rodillas de los conductores más altos. En general el habitáculo muestra un agradable aspecto visual aunque se abusa de los plásticos duros.

Al contrario de lo que sucede delante, las plazas traseras son justas en todas las cotas para aquellos pasajeros que superen los 1,80 metros de altura. Además, en viajes largos la comodidad se ve mermada por un respaldo demasiado vertical -algo común en los pickups- y también se echa de menos un diseño más envolvente que sujete el cuerpo de los ocupantes en curvas y zonas bacheadas. Tras el respaldo de la plaza central se esconde un reposabrazos abatible y la banqueta cuenta con fijaciones isofix para enganchar sillas de seguridad para niños.

El habitáculo dispone de numerosos huecos para dejar objetos. En el salpicadero se encuentra una guantera doble con llave, un hueco con tapa y base antideslizante en la consola central, un bolsillo tras el respaldo del asiento del conductor, el reposabrazos delantero se abre alojando huecos destinados a bolígrafos, tarjetas, monedas y cajas de CD´s -además de una toma de corriente de 12V y una conexión de iPod y otra de USB-, un portagafas en el techo, huecos en las cuatro puertas donde se pueden colocar en cada una de ellos una botella de 1,5 litros y un pequeño cofre con red bajo el asiento trasero. A esto hay que sumar que el respaldo de las plazas traseras es abatible asimétricamente en proporción 60/40 dejando detrás de éste un pequeño espacio donde encontraremos una bolsa con los triángulos de emergencia y las herramientas necesarias para cambiar una rueda.

foto-nissan-navara-v6-dci-29

El cuadro de instrumentos es sencillo y de fácil lectura -gracias a la tecnología Fine Vision- mostrando el velocímetro, cuentarrevoluciones, indicadores de temperatura y del depósito de combustible, marcha engranada, temperatura exterior y kilómetros totales y parciales recorridos. El resto de informaciones aparecen reflejadas en la pantalla táctil de siete pulgadas que corona la parte alta de la consola central y que forma parte de lo que la marca japonesa denomina Nissan Connect Premium, un sistema multimedia con 9,3 GB de disco duro. Integra un efectivo navegador GPS, la información del equipo de audio Bose, el climatizador, los ajustes de telefonía del sistema de manos libres por bluetooth, el ordenador de a bordo y la cámara de visión trasera que se conecta automáticamente al insertar la marcha atrás. Aunque podremos operar directamente desde la pantalla, debajo de ésta encontraremos multitud de botones para recorrer los menús de las aplicaciones antes citadas, siendo muy intuitivos de utilizar.

La consola central también se encuentran los controles del eficaz climatizador bizona con filtro de partículas y en su parte inferior están presentes el selector giratorio de tipo de tracción, un botón de bloqueo de puertas, otro para desconectar el control de estabilidad ESP y los botones para regular la calefacción en los asientos delanteros.

Como parte del equipamiento también destaca la presencia de seis airbags -frontales, laterales y de cortina-, el techo solar eléctrico, faros y limpiaparabrisas de activación automática y los mandos del control de crucero y el limitador de velocidad en el volante.

Conducción

foto-nissan-navara-v6-dci-54

El Nissan Navara está lejos de ser un vehículo urbano. Su altura nos permite dominar el entorno, los grandes retrovisores conceden una destacable visión lateral y la cámara trasera es de una grandísima utilidad pero sus mastodónticas dimensiones suponen un importante hándicap circulando por ciudad. Con 5.296 mm de largo y 1.848 mm de ancho encontrar una plaza de aparcamiento -incluso en un parking- puede ser una odisea en una ciudad congestionada. Si tenemos suerte y encontramos un lugar suficientemente grande el amplísimo radio de giro del Navara nos obligará a trabajar más de la cuenta con el volante, a la postre algo duro cuando giramos las ruedas en parado debido a sus anchos neumáticos en una generosa medida 255/60 R18 -en concreto unos Continental Cross Contact-.

En carretera y autopista, el Navara V6 se encuentra muy cómodo. La potencia de su motor es más que suficiente para mantener el ritmo cerca del límite legal y adelantar cuando sea necesario. A partir de unos 80-90 km/h nos encontraremos con una suspensión trasera algo "rebotona" si la caja va descargada, un efecto común en todos los pickups por la configuración de eje rígido con ballestas semielípticas. La insonorización a cualquier velocidad es correcta y redunda en un buen confort de marcha. En zonas reviradas nos veremos obligados a levantar el pie del acelerador ya que las inercias provocadas por sus 2,1 toneladas de peso no perdonan y a esto hay que sumar una dirección imprecisa que resta algo de confianza a la hora de enfrentarse a las curvas a buen ritmo. La frenada exige actuar sobre el pedal con energía aunque resulta suficiente, disponiendo de un sistema de frenos compuesto por unos discos de 320 mm en el eje delantero y tambores de 295 mm en el trasero.

foto-nissan-navara-v6-dci-27

Cuando salimos de vías asfaltadas conviene hacer uso del selector de los modos de tracción. Este mando se encuentra en la parte baja de la consola central, justo delante de la palanca de cambios, y cuenta con tres posiciones. Con el selector en dispuesto en 2WD el motor envía su potencia únicamente a las ruedas traseras, en la posición 4H se distribuye el par al 50% entre los dos ejes para una conducción más segura fuera de carretera o bien sobre firmes deslizantes y finalmente la posición 4LO es igual que la anterior pero con una relación de cambios acortada para optimizar la tracción sobre superficies con gran cantidad de arena, nieve o barro y también para subir y bajar fuertes pendientes.

Teniendo en cuenta estos modos podremos aventurarnos por pistas y caminos no asfaltados donde el Navara se encuentra como pez en el agua. Los 23 cm de altura al suelo de la carrocería nos permite franquear obstáculos sin dificultad e incluso vadear cauces de agua de hasta 45 cm de altura, todo ello con un razonable confort. En conducción puramente offroad es mejor evitar obstáculos extremos ya que las características del Navara nos recordarán que no se trata de un todoterreno puro. Este efecto se aprecia notablemente en su ángulo de salida de 24º aunque tampoco el ángulo de ataque de 30º nos asegura librarnos de quedarnos atascados en zonas muy complicadas.

Motor y transmisión

foto-nissan-navara-v6-dci-42

El motor de la versión tope de gama del Navara es un turbodiésel V6 surgido de la alianza entre Nissan y Renault con 2.991 centímetros cúbicos de cilindrada, 24 válvulas, multi-inyección directa common rail, turbo de geometría variable e intercooler. Ofrece una respuesta muy progresiva con una entrega de potencia de 231 CV a 3.750 rpm y un par máximo de 550 Nm a sólo 1.750 rpm.

La transmisión automática de siete velocidades destaca por su suavidad en todas las facetas. La palanca se desplaza por todas las posiciones con fluidez y sin esfuerzo mientras que la transición de una marcha a otra, ya sea subiendo o bajando, es suave y lineal lo que redunda en el confort. Cuenta con una función lock-up al convertidor de par de manera que se mitiga el efecto de patinamiento característico de las cajas automáticas. Las marchas suben cuando el régimen de giro se sitúa entre las 2.000 y las 4.000 rpm dependiendo de la presión que apliquemos sobre el acelerador. En el caso de que sea necesaria más potencia -por ejemplo al pisar fuerte el pedal del acelerador o al subir una pendiente pronunciada- el sistema baja una marcha. Además de este modo completamente automático, la transmisión puede actuar como un cambio secuencial al desplazar la palanca a la derecha. Al igual que sucede en el modo automático, en esta posición los cambios son muy suaves.

Las prestaciones son brillantes para un pickup. Alcanza una velocidad máxima de 195 km/h y es capaz de parar el cronómetro en 9,3 segundos en su paso de 0 a 100 km/h. El consumo medio homologado es de 9,3 litros a los 100 kilómetros, una buena cifra que es posible alcanzar si no cometemos excesos con el pedal del acelerador -en nuestra prueba el consumo superó ligeramente los 10 litros-.

En resumen

foto-nissan-navara-v6-dci-52

El Nissan Navara LE V6 dCi Doble Cabina es una opción excelente para aquellos que necesiten un coche capaz de cargar con todo tipo de materiales y objetos siendo su gran potencia una cualidad que resultará muy apreciada cuando se circule a plena carga o arrastrando un remolque de hasta 3.000 kilos. Destaca por su enorme versatilidad para todo tipo de uso y su capacidad de carga le permite ser un vehículo válido para ciertas aplicaciones profesionales sin perder su utilidad en actividades de ocio. Su precio es de 42.660 euros, una cifra considerable aunque a cambio obtendremos todo el equipamiento que hemos descrito aquí ya que todo viene de serie. La única opción disponible corresponde a la pintura metalizada por lo que a la hora de personalizar el Navara V6 habrá que recurrir al catálogo de accesorios originales de la marca japonesa. Allí encontraremos múltiples capotas y techos para la caja de carga, portaequipajes, cajas de herramientas, alfombrillas, etc.

En cuanto a sus rivales... podemos decir que no tiene ya que no hay ningún pickup con una potencia y precio similar. De hecho, los dos principales competidores que podría tener el Navara V6 son el Mitsubishi L200 Motion 2.5 DI-D Doble Cabina (178 CV y desde 30.180 euros) y el Toyota Hilux VXL 3.0 D-4D Aut. Doble Cabina (171 CV y desde 38.869 euros), ambos con un precio inferior pero también notablemente menos potentes. Y es que el Nissan Navara V6 dCi es, con diferencia, la cumbre de los pickup.

Datos y Equipamiento

Los datos oficiales de la gama Navara de Nissan se pueden consultar a través de estos dos archivos en formato PDF:

- Características y equipamiento del Nissan Navara (aquí)

- Accesorios originales del Nissan Navara (aquí)

Noticias relacionadas

Nissan Navara V6 dCi. En la cumbre
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto