¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Nissan Qashqai 1.6 DIG-T 163: comportamiento, consumo y conclusiones

10

Tras la primera toma de contacto en su presentación volvemos a vernos las caras con el Nissan Qashqai más potente que se haya fabricado. El SUV japonés con el motor 1.6 DIG-T de 163 CV suma potencia y refinamiento a la tradicional polivalencia que caracteriza a este modelo.

Tuvimos una breve toma de contacto con el Nissan Qashqai DIG-T 163 en la presentación de esta versión. Estos días hemos podido realizar una prueba a fondo de este modelo, que lleva el motor más potente que haya equipado jamás un Qashqai en cualquiera de sus dos generaciones.

Desde su presentación en 2006 el Qashqai se ha convertido en el modelo estrella de Nissan. No en vano lleva casi una década siendo el SUV de referencia y un auténtico superventas en su categoría, abanderando la ofensiva crossover de la marca japonesa que también incluye el Juke y el X-Trail.

Las versiones que soportan una mayor demanda en nuestro país son las equipadas con los motores turbodiésel dCi de 110 y 130 CV -te invitamos a leer la prueba del Qashqai dCi 130-. Eso no ha supuesto un inconveniente pasa que Nissan haya decidido ampliar la oferta de gasolina: el propulsor 1.6 DIG-T de 163 CV corona la gama sobre el 1.2 DIG-T de 115 CV ofreciendo un salto de potencia notable.

El motor 1.6 DIG-T es un bloque de cuatro cilindros con 1,6 litros de cilindrada. Cuenta con inyección directa y sobrealimentación mediante turbocompresor que desarrolla 163 CV de potencia máxima a 5.600 rpm. El par motor es de 240 Nm que se entregan de manera constante entre las 2.000 y las 4.000 rpm.

A pesar de poder presumir de ser el más potente, no hay ninguna diferencia estética en el DIG-T 163 respecto al resto de sus hermanos de gama. Pura discreción. Al igual que el resto de versiones, el Nissan Qashqai de 163 CV está disponible con cuatro acabados: Visia, Acenta 360 y Tekna Premium.

Nuestra unidad vestida de un precioso color Azul Ultramar, uno de los que mejor le sientan, estaba repleta de elementos de confort y seguridad correspondientes al equipamiento más completo. Exteriormente este acabado se diferencia rápidamente por los faros LED y las llantas de 19 pulgadas.

Prueba Nissan Qashqai DIG-T 163

En marcha, la presencia del bloque de gasolina 1.6 turbo sí que marca una clara diferencia respecto al resto de mecánicas porque es, sin duda, la que ofrece un mayor refinamiento de toda la gama. El funcionamiento del Qashqai DIG Turbo 163 está marcado por la total ausencia de vibraciones y una rumorosidad muy baja.

El motor tiene poca rabia y exige jugar con la palanca de cambios para sacarle jugo

El trabajo de insonorización del habitáculo que ha realizado Nissan no tiene nada que envidiar al de los modelos premium del segmento. El motor apenas se oye e incluso en los momento de mayor exigencia se mantiene siempre discreto, proporcionando una elevada comodidad de marcha.

El confort es una de las mayores virtudes de este SUV, algo a lo que contribuye el espacioso interior y que se intensifica con el enorme techo solar panorámico que aporta luz a los pasajeros ubicados en sus cinco cómodas plazas. No hay opción de equipar siete plazas así que quien necesite dos asientos adicionales deberá poner sus ojos en el Nissan X-Trail.

La configuración de la suspensión muestra un acertado compromiso entre confort y capacidad de absorción y a alta velocidad el aplomo es destacable. Los frenos cumplen bien prometiendo una capacidad de frenada correcta en todo momento, el pedal del embrague es algo duro para mi gusto y la dirección muestra un guiado preciso.

Tras la presentación de esta versión mi compañero Javier Gómara te contó que le falta brío en marchas largas y corroboro esta opinión. Los desarrollos son muy largos así que a la hora de realizar un adelantamiento, por ejemplo, puede ser necesario bajar una marcha para mantener la aguja del cuentarrevoluciones más allá de las 2.000 rpm.

Al principio puede ser un poco frustrante hasta que te acostumbras a jugar un poco con el cambio, algo que no resulta un inconveniente ya que la palanca tiene un funcionamiento agradable y preciso. Por encima de las 3.000 rpm el motor se muestra enérgico en todas las situaciones. Incluso con el maletero cargado y con todas las plazas ocupadas no echaremos en falta más potencia, entregándola de manera lineal incluso con el pedal del acelerador pegado al piso.

Las largas relaciones de marcha presentan su razón de ser a la hora de valorar los consumos. El Qashqai DIG-T puede llanear a ritmo elevados manteniendo la aguja del cuentarrevoluciones en su zona inferior, lo que nos he permitido lograr sin esfuerzo una media de 6,4 l/100 km circulando por autovías.

Es un consumo más que razonable y que hace del SUV japonés un coche a tener en cuenta a la hora de realizar largos desplazamientos. En ciudad las cosas cambian, como es lógico su tamaño y potencia se dejan notar a pesar de contar con el sistema Start-Stop de serie: el consumo ronda los 9,7 l/100 km en ciclo 100% urbano.

Conclusiones

El Nissan Qashqai es el rey de los SUV desde su nacimiento y en esta segunda generación no le faltan razones para mantener ese liderato en su segmento. La buena relación precio/producto y su gran polivalencia le permiten ser un objetivo para clientela de lo más variada y ésta quizá sea una de las claves de su éxito.

Aunque las mecánicas turbodiésel se llevan la mayoría de las ventas por sus contenidos consumos, este potente motor DIG-T nos ha sorprendido por ser más equilibrado de lo esperado. Resulta ideal para aquellos que busquen un SUV refinado y con buenas prestaciones pero que no quieran llamar la atención.

Actualmente los concesionarios de Nissan tienen a la venta el Qashqai de 163 CV con cuatro acabados que, de menos a más equipado, se denominan Visia, Acenta, 360 y Tekna Premium. El precio parte de los 20.100 euros para el más básico pero merece la pena aumentar el presupuesto al menos hasta los 23.400 euros, que es lo que cuesta el acabado 360. Éste incluye elementos como el Escudo de Protección Inteligente, la cámara de 360 grados o el navegador.

Se tratan de precios muy ajustados, como demuestra que el DIG-T de 163 CV cuesta 1.600 euros menos que el dCi de 130 CV con el mismo acabado. Con respecto a la otra opción de gasolina, el 1.2 DIG-T de 115 CV que es notablemente menos prestacional, el Qashqai más potente de la gama es 1.750 euros más costoso.

Noticias relacionadas

Prueba Nissan Qashqai 1.6 DIG-T 163: comportamiento, consumo y conclusiones
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto