¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Jeep Wrangler 2018, el caballero que no le teme a nada

20

Nos desplazamos hasta el corazón de Austria para ponernos tras el volante del rey del Off-Road. El Jeep Wrangler nos espera en la ciudad de Graz, donde lo ponemos a prueba en el Camp Jeep por todos los terrenos existentes, pero ¿será el rey capaz de conservar su corona?.

El Jeep Wrangler posa encantado junto a los montes austríacos

Voy a hacerte una pregunta muy sencilla, ¿te gustan los coches? Creo que la respuesta es bastante obvia si has llegado hasta aquí, pero mi pregunta no tiene otro fin que, en caso de que hayas respondido con un rotundo “si”, añadir que, por ende, te gusta el Jeep Wrangler. Sin más.

Probablemente uno de los coches más icónicos que se comercializan actualmente, el Jeep Wrangler es reconocible por todos, tanto si te gustan los coches como si no. Cuando alguien no entendido en la materia ve un Jeep, sabe que es un Jeep, especialmente el modelo que hoy nos ocupa, ya que los otros modelos de la marca han pasado por una etapa de evolución estética. El Wrangler simplemente ha ido actualizando sus líneas para adecuarse a cada época, pero siempre conservando unos rasgos comunes y una estética que ya es historia viva del automóvil.

Hablemos de historia

Y si hablamos de historia de este coche, nos remontaremos hasta el año 1941, en plena segunda guerra mundial. Los soldados norteamericanos precisan de vehículos ligeros, de fácil manejo y que no presenten ningún tipo de temor ante cualquier terreno. Así Jeep crea el Willys. Un pequeño 4x4 que aún hoy es un mito histórico, por su estética, capacidades off-road o su tamaño bastante contenido para facilitar maniobras militares.

El coche que lo empezó todo en el año 1941. El Jeep Willys

Dicho modelo, aportó una buena dosis de ayuda en el campo de batalla, pero una vez acabada la guerra había que rentabilizar los gastos de inversión que trajo consigo el Willys, por lo que, además de seguir proporcionándole unidades al ejército norteamericano, desde la marca americana, se pusieron manos a la obra para dotar al público general de un vehículo más civilizado para el día a día.

Todo lo aprendido con el Willys, fue trasladado a su renovación para el mundo civilizado. En 1945 nacía el Jeep Willys CJ2 -CJ: Civilian Jeep-, haciendo de este un modelo mucho más utilitario para sus usuarios, pero conservando todo el poder 4x4 que ya tenía el primer Willys. Con este modelo, nacía la que sería una de las familias de automóviles más características de la historia.

9 años después, en 1954, llegó su renovación, el longevo CJ5, y digo lo de longevo porque es el modelo que más años perduró en el mercado comercializándose, nada más y nada menos que 33 años, hasta que en 1987, conocimos al primero de los Jeep Wrangler, el YJ, estrenando nombre y renovada estética, este vehículo dio continuación a una saga de vehículos que conservaba su imagen exterior pero renovándola adecuadamente.

El Wrangler viene cargado de guiños hacia su predecesor, el Willys

Paulatinamente fueron llegando las renovaciones para el YJ. En 1997 conocimos el TJ, que duró en el mercado un total de 10 años, hasta que en 2007 Jeep mostró al mundo el JK, generación marcada por el estreno de su nueva versión de batalla larga y 4 puertas pero sobre todo, por ser el que más éxito ha cosechado en la historia de este coche.

Y como cabría esperar después del éxito cosechado con el JK, Jeep da continuidad a la renovación del modelo, con la generación denominada JL, un modelo que se actualiza estéticamente, pero que, como ya es tradicional, conserva todos los ápices que han hecho de este coche, todo un mito.

Idéntica pero renovada estética

En su frontal encontramos la clásica calandra de 7 barras verticales, con unos faros redondos situados a cada extremo insertándose levemente en las lamas verticales de la calandra frontal, en clara alusión a la generación CJ. Estos faros, aunque su estética sea la clásica redonda, ahora incorporan tecnología LED.

El Wrangler es un coche robusto y musculoso como pocos

Pasando a su vista lateral, el Wrangler conserva el diseño claro e inequívoco de las generaciones predecesoras, haciéndolo reconocible para todos. Sus pasos de rueda estrenan el denominado “Jeep Fender” o lo que es lo mismo, las defensas con un diseño inspirado en las que ya tenía el mítico Willys. También encontramos sobre esta, una nueva rejilla de ventilación.

Como era de esperar, el Wrangler es capaz de darnos unas sensaciones únicas en un todoterreno, como es la de conducir sin techo en las versiones Rubicon o descapotados para las Sahara. También podemos desmontar las puertas que ahora están fabricadas en aluminio y son mucho más ligeras, además de poseer una mayor ergonomía para facilitar el desmontaje de las mismas. Si todo esto no fuera suficiente, también podemos abatir la luneta delantera, para darnos así la sensación de ir completamente al aire libre.

En su zaga, como era de esperar, el diseño continuista cobra gran protagonismo, frente a esto destacan sus nuevos pilotos traseros que sobresalen de la carrocería, similares a los que ya estrenó en su día el Renegade con el lenguaje de diseño de la marca.

Sus nuevos faros traseros son la novedad principal en esta vista del coche

Dejando paso al interior, este se ha modificado lo justo y necesario para ofrecernos ahora una mayor sensación de calidad y confort en su espacio habitable. Con unos materiales que mejoran considerablemente a su predecesor, en esta nueva generación Jeep ha apostado por introducir más tecnología de información en tiempo real.

El Jeep Wrangler mejora todo lo bueno de las generaciones anteriores para, ahora, ser un producto excelente

Un ejemplo claro de esto último lo encontramos nada más sentarnos tras el volante, mirando a su cuadro de instrumentos, este ha sido modificado para dar cabida entre las dos esferas (tacómetro y velocímetro) a una pantalla de información de la conducción que tiene un tamaño de 3.5 o 7 pulgadas, dependiendo de la opción adquirida. La de mayor tamaño se incorpora de serie en los acabados Sahara y Rubicon, con ella podremos tener información de consumos, tramos Off-Road por los que circulemos, o las instrucciones del GPS. Tendremos la opción de personalizar su vista en más de 100 formas a través de los mandos situados en el volante.

Para completar el pack tecnológico que ofrece el nuevo Wrangler, encontramos en el centro del salpicadero una pantalla táctil de 7 u 8.4 pulgadas, ambas con conexión Android Auto y Apple CarPlay. La de 8.4 pulgadas se incorpora a través del sistema denominado Uconnect, en ella encontraremos el sistema de navegación, información Off-road para nuestras salidas del asfalto, así como la conectividad mencionada anteriormente.

Su interior ha sido renovado con mejores calidades y funciones

Y otras grandes novedades

Sin duda los amantes del campo y las rutas Off-Road, deben de estar muy pendientes a este coche, ya que incorpora novedades que les serán de gran utilidad en el campo de batalla. Para el Wrangler, la marca ha puesto toda la carne en el asador, y ahora incorpora dos sistemas de tracción a las cuatro ruedas: el Command-Track (para Sport y Sahara) y Rock Track (de serie en el Rubicon), además del bloqueo eléctrico Tru-Lock de los ejes delantero y trasero, diferencial de deslizamiento limitado Track-Lock y la desconexión electrónica de la barra estabilizadora delantera.

El Command-Track, que pueden incorporar los Sport y Sahara, generalmente, en condiciones normales de conducción, transmitirá todo su par motor al eje trasero. Pero si precisamos de cambio de transmisión, a través de la palanca de la reductora, podremos seleccionar el modelo que más nos convenga. Dispondremos de 2H, para tracción a las dos ruedas traseras, 4H AUTO para un uso seguro y cómodo en situaciones de firme irregular, como arena, barro, nieve o hielo. 4H Part Time, para un reparto uniforme entre eje delantero y trasero, y para finalizar encontramos el 4L, con una relación de transmisión de reductora de 2,72:1 que multiplica el par motor.

Para los Rubicon se ha incorporado de serie la denominada Rock-Trac, con bloqueo electrónico de los ejes delantero y trasero. Esta transmisión incorpora una relación reductora de 4,0:1. Brutal. Además de esto, también incorpora la ya mencionada desconexión electrónica de la barra estabilizadora delantera.

La posibilidad de jugar con los ejes y diferenciales es una de las principales novedades de este coche

Tranquilos, ya volvemos a la parte para todos los públicos. Hemos dicho que incorpora muchas novedades, entre las que por supuesto, se incluyen novedosos sistemas de seguridad, como el detector de ángulo muerto y control de cruce, cámara de visión trasera, control de estabilidad electrónico y cuatro airbags de serie.

Motores, acabados y precios

El Jeep Wranglerllegará a toda Europa el próximo mes de Septiembre, pudiendo optar por 3 acabados. El primero y más básico es el Sport, ideal para quien quiere iniciarse en este tipo de vehículos, la opción siguiente será para el Sahara, el modelo más urbanita de los tres ya que está más orientado a quien le gusta disfrutar de su Wrangler por ciudad con todo tipo de comodidades y acabados de calidad, pero no se quiere perderse hacer Off-Road los Domingos. Por último, Jeep nos oferta el Rubicon, el más campestre de los tres, el que está orientado a los más aventureros y entusiastas de la conducción Off-Road.

El nivel de personalización del Wrangler será extenso ya que una vez se ponga a la venta este modelo, en Septiembre, también tendremos la opción de equiparlo con más de 180 accesorios originales firmados por Mopar, haciendo de nuestro Jeep, nuestro objeto más personalizado y adaptado a nuestro estilo de vida.

Una pequeña selección del catálogo de personalización de nuestro Jeep Wrangler

En España el Wrangler se ofrecerá en su lanzamiento únicamente con el motor Turbodiésel MultiJet II que cubica 2.2 litros y proporciona un total de 200 CV, además de un par máximo de 450 NM a 2.000 rpm. Este motor incorpora el sistema Start-Stop de serie.

Como segunda opción encontramos un motor de cuatro cilindros movido por gasolina, que declara un total de 2.0 litros de cubicaje y 272 CV de potencia. Este propulsor llegará al mercado europeo a partir de final de este mismo año, probablemente hasta Diciembre no podamos disfrutar de él.

Para nuestros amigos de Rusia, África, Oriente Medio y Estados Unidos, también existirá un tercer motor (más digno de estos mercados) que será un bloque V6 de gasolina con 3.6 litros de cubicaje y 280 CV. De los consumos de esta mecánica, mejor no comentamos nada.

El Wrangler únicamente se ofertará con el cambio automático de 8 relaciones

Pero aquí no acabamos, desde Austria nos confirmaron que una vez llegados al año 2020 conoceremos al primer Jeep Wrangler con tecnología híbrida enchufable. Pocos datos más podemos daros acerca de este futuro vehículo. Desconocemos la autonomía que poseerá y todos los aspectos técnicos. Estaremos atentos a futuras declaraciones acerca de este novedoso propulsor

Lo que aún es un misterio para todos es el precio del que partirá este vehículo en España, aunque se rumorea que su precio se situará entorno a los 45.000€ de partida para el Jeep Wrangler de 2 puertas con acabado Sport, ascendiendo entorno a 3.000€ extras para la versión de 4 puertas con batalla larga.

El bombazo para esta generación será la introducción de una variante híbrida enchufable en el año 2020

Primer contacto con el Jeep Wrangler

Y por fin llegó el momento. A eso de las 14.00 horas, pusimos los pies en el aeropuerto de la austríaca ciudad de Graz. Para los que no la conozcan, es una ciudad de alrededor de 270.000 habitantes, situada al sur de Austria y a unos 200 kms de la capital, Viena. En este escenario íbamos a conocer de primera mano el completamente renovado Jeep Wrangler.

El nuevo Jeep Wrangler en su acabado Sahara, el más urbanita

Saliendo del pequeño aeropuerto de Graz, al fondo, en los aparcamientos, pudimos ver unos 20 Wrangler juntos. Nos estaban esperando. Una vez rellenamos todo el papeleo pertinente, pudimos escoger el Jeep que quisiéramos para movernos por carretera. Y como, precisamente, esta ruta iba a ser únicamente por asfalto, me decanto claramente por la opción del acabado Sahara, el más urbanita y preparado para ser utilizado en el día a día.

Abro el gran portón de este todoterreno y subo al puesto de conducción, con algo de dificultad por que la altura es realmente considerable, y un servidor no es que sea Pau Gasol precisamente. Me ubico en el asiento y compruebo que realmente la calidad de sus acabados es muy superior a su predecesor. Sus materiales se sienten muy bien al tacto, y las zonas que son de plástico duro, no se ven ni se sienten mal bajo ninguna circunstancia.

Ponemos la D en el cambio automático de 8 relaciones, el único que estará disponible para este modelo, y salimos del parking del aeropuerto dirección al Camp Jeep, la zona de pruebas que la marca ha tenido bien en preparar para este evento, y que está situado a unos 150 kms de nuestro lugar de inicio.

Incomparable circular por carretera abierta con la posibilidad de quitar techo, puertas y luna delantera

La primera sensación que tienes cuando conduces el Wrangler es que estás manejando algo completamente distinto a lo que estamos acostumbrados. Es grande, muy grande y, como sospecharéis, también se siente muy grande. Las estrechas carreteras secundarias del país austriaco dificultan el paso de este tanque, pero ¿sabéis qué? No importa nada. Si para que pase el vehículo que viene de frente es necesario sacar las dos ruedas derechas del asfalto, no habrá ningún tipo de problema. No existe el miedo con este coche.

Conducir este coche por las estrechas carreteras austríacas es como llevar un tanque apto para la conducción diaria

A punto de incorporarnos a la autopista A9, aquí parece que no existen los carriles de aceleración, directamente encontramos un Stop que acto seguido hace que te incorpores a la autopista. No mentiré, tengo la sensación de que la aceleración que necesito en este coche para este momento, no será suficiente. Nada más lejos de la realidad. Aunque ahora mismo voy conduciendo en modo 2H, lo que significa que solo dispongo de las dos ruedas traseras dando impulso a este mastodonte de más de 2.000 kilos, nada más apretar el pedal del acelerador, este coche empuja como un demonio.

Su impulso inicial es muy bueno, a bajas revoluciones responde con extraordinaria contundencia, y una vez hayamos superado las 2.000 rpm no tendremos que pensarnos mucho si podremos o no adelantar al que se nos ponga por delante.

La nueva calandra se renueva con detalles clásicos como los faros insertándose en las lamas verticales

Por carretera sus asientos son muy cómodos y el puesto de conducción no desmerece nada. La pantalla central se ve con suficiente claridad desde todos los puntos. Aunque en un principio dudaba de esto ya que está ubicada en una posición bastante vertical, pero ya no existe ningún tipo de duda, se ve como se tiene que ver.

Moviéndonos por la autopista de Austria el Jeep Wrangler denota que no es un coche diseñado especialmente para este tipo de terrenos. La dirección es suave, muy suave, tanto que debes ir corrigiendo en casi todo momento, incluso en línea recta. Pierdes casi la totalidad del feedback con la carretera, transmite prácticamente nada. Pero esto tiene una explicación, y es que como sabemos, este coche se ha diseñado especialmente para ser como una cabra montesa por todos los caminos que se le presenten, y una vez nos metemos por ese tipo de terrenos la dirección es de 10. Aunque eso lo comentaremos más adelante, no quiero haceros muchos spoilers.

Una vez llegamos a mitad de camino, llega la hora de cambiar de conductor, mi compañera toma el mando y yo me sitúo en el asiento del copiloto. Perfecto, así podré inspeccionar un poco nuestro vehículo. Me percato de que en el travesaño del techo del pilar A, hay unos botones para hacer de nuestro Jeep un descapotable. Este coche me está volviendo loco.

La pantalla de 8,4 pulgadas incluye el sistema de conectividad Uconnect

Como he dicho, corremos el techo de lona de nuestro todoterreno, y conducimos durante varios kilómetros sin techo. Para moverte por ciudad o cuando vayas a hacer un Off-Road es excelente, pero poco recomendable cuando la velocidad de las autopistas austríacas es de 130 km/h. Las turbulencias están garantizadas y cuando llegamos a uno de los numerosos túneles que tiene este país, puede convertirse en algo tortuoso. No recomiendo que lo hagáis.

Y ya que hemos sacado el tema del techo, en los Sahara se incluye de serie este tipo de techo de lona retráctil, no desmontable como en el caso del Rubicon. Este techo precisa de 20 segundos para poder plegarse por completo y puedes hacerlo a una velocidad máxima de 88 km/h.

Finalmente llegamos al lugar de encuentro, el Camp Jeep, donde encontramos varios espacios con modelos históricos expuestos, y allí justo en medio de aquella pradera verde coronada por las montañas de cierta cordillera centroeuropea, se sitúa un gran escenario desde el que nos van a mostrar en rueda de prensa, todas las novedades de este vehículo.

El Camp Jeep esta ubicado en una preciosa pradera rodeada por las montañas alpinas

Una vez acabada la presentación del vehículo, me dispongo a recorrer todos y cada uno de los stand allí ubicados con numerosos modelos históricos y preparaciones de la marca. Allí pudimos ver la evolución del Jeep Willys o incluso las preparaciones más bestiales del Wrangler. Pero no os adelantaré nada, ya que próximamente publicaremos otro artículo con todos los modelos que allí se encontraban y explicaremos cada uno de ellos.

Culminamos el primer día de pruebas al Jeep Wrangler, con un buenísimo sabor de boca. Como dije al principio de este artículo, si te gustan los coches, obligatoriamente te gusta el Wrangler, es una de esas sagas míticas que solo podemos comparar con el Mercedes Clase G, el Porsche 911 o con el ya extinto Land Rover Defender. Una pena la desaparición de este último.

Llegó el momento de mancharnos de barro

Amanece un nuevo día en Austria, y desde bien temprano estamos preparados para reanudar nuestra prueba con el todoterreno rey. Pero hoy será diferente. Hoy vamos a probar el Wrangler en el lugar para el que este coche ha sido concebido. Por supuesto, para esta hazaña necesitamos de una buena montura, por lo que escogemos claramente el acabado Rubicon. El más aventurero de todos y el que menos le teme a las inclemencias, tanto territoriales como climatológicas.

El Jeep Wrangler Rubicon, no le teme absolutamente a nada

Recogimos nuestro precioso Rubicon en color Rojo Firecrackery pusimos rumbo nuevamente al Camp Jeep situado en Spielberg, a unos 20 kms de nuestro hotel. La ruta no incluía tramos de autopista, solo a través de varios pintorescos pueblos austríacos en los que nuestro Jeep se veía incluso más grande. Las estrechas carreteras de estos pequeños pueblos unidas a la gran cantidad de obras en la calzada con las que nos cruzamos, hicieron que fuésemos sufriendo continuamente por si el coche conseguía pasar o no.

Finalmente volvimos al lugar de encuentro del día anterior, donde al llegar nos dieron un pequeño briefing instructivo para poder afrontar con sabiduría, y sobre todo con seguridad, la prueba que estábamos a punto de comenzar.

En el briefinguna de las cosas que nos dijeron es “conectar y desconectarlo todo”, y yo en ese momento pensé “no habrá tiempo suficiente para eso” Me equivoqué, claramente. La ruta era a través de una de las montañas que rodeaba la zona del Camp Jeep y tenía un tiempo de recorrido aproximado de 1hora y 20 minutos. Si, efectivamente, daba tiempo a tocarlo todo.

Allá donde haya hueco, este coche caminará sin vacilación

Iniciamos la ruta con la misma tracción que traíamos por carretera, aunque esto duró poco ya que nada más iniciar el ascenso nos marcaba el tipo de tracción que posicionar en la palanca de la reductora. Pasamos al 4H y dimos caña a nuestro todopoderoso Rubicon.

Las primeras 3 subidas ya me demostraron que este coche es capaz de trepar las paredes si hace falta. Hasta ahora habíamos convivido en la pista de pruebas los Sahara y los Rubicon juntos, pero en un punto determinado del recorrido, una señal nos indica que tomaremos caminos opuestos, lo que instantáneamente me hace recapacitar sobre el recorrido que nos esperaba. Si lo que ya habíamos andado era tan bueno como para ir juntos, ¿qué nos esperaba más adelante?

¿Tienes dudas de si el Jeep Wrangler Rubicon podrá subir por un terreno inexpugnable? Ya te digo que este coche no le teme a nada y es capaz de todo

Pues sí, efectivamente, el camino se volvía muy crudo, tanto que llegó a un punto en el que no sabíamos si era realmente un camino o, directamente, atravesar la montaña campo a través. La reductora la situamos en la posición 4L y de ahí prácticamente no la volvimos a tocar hasta el final.

El escenario perfecto: Jeep Wrangler Rubicon y las montañas austríacas

Llegamos a caminos en los que había unos hoyos realmente profundos, pero mientras nosotros sufríamos por la integridad de nuestro pequeñín, este se reía de todas las irregularidades que se le presentaban. Sinceramente, no he visto nada tan capaz, jamás.

Las características del Wrangler por zonas Off-Road demuestran que pocos coches pueden hacerle sombra. Ángulo de ataque de 36,4 grados, ventral de 25,8 grados, de salida 30,8 grados y altura libre al suelo de 25cm. A todo esto le añadimos una capacidad de vadeo de hasta 76cm. Brutal, ¿verdad? Sinceramente os digo que creo que este coche desafía las leyes de la física. No teme a nada. Siempre y cuando haya espacio para su casi 1’90 metros de anchura (sin contar retrovisores) el Jeep, os aseguro, que pasará.

Finalmente, acabamos la divertida ruta Off-Road en 1 hora y 15 minutos que pasó volando, con ganas de volver a hacerla de nuevo, pero desgraciadamente no hay tiempo para más. Entrego las llaves de nuestro Wrangler a los responsables y me despido del Jeep con ganas de mucho más pero también con la sensación de haber vivido una de las experiencias más recomendables. Espero volver a tener la oportunidad de echarle el guante a este coche.

El Jeep Wrangler Sahara seguido de cerca por el Rubicon

En conclusión

Para finalizar esta prueba y como conclusión, debo deciros que este coche es una auténtica maravilla. Si, es cierto que tiene varios aspectos que podrían mejorarse, pero también reitero que cuando conduces este coche, se te olvidan todos y cada una de ellos. Es un coche hecho por y para el disfrute de los más aventureros. Si eres de los que le gusta el campo y las rutas Off-Road, no busques más.

En cuanto a mi recomendación personal debo decir que cualquier carrocería, motorización o acabado que elijáis será acertado, aunque personalmente, yo me decantaría por la carrocería de 4 puertas, acabado Rubicon y la única motorización disponible actualmente (Diésel 2.2cc y 200 CV) a falta de poder poner a prueba la futura versión con motor de gasolina. Pero, lo dicho, cualquier opción que escojas, será acertada.

Me despido de mi gran amigo deseando poder ponerlo a prueba más adelante en una prueba más exhaustiva con la que doy por seguro, desde ya, que disfrutaré como un niño pequeño. Este coche me ha encantado, y poco más puedo añadir a todo esto.

Este coche es una auténtica maravilla

Noticias relacionadas

Prueba Jeep Wrangler 2018, el caballero que no le teme a nada
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto