Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba MINI Clubman, así es el compacto premium con más personalidad

12

Durante la presentación a la prensa del nuevo MINI Clubman 2016 pudimos conducir la versión diésel Cooper D de 150 CV. Te contamos todos los detalles del llamativo modelo con el que MINI se adentra en el segmento de los compactos.

Con seis puertas, una configuración inusual, el nuevo MINI Clubman introduce a la icónica marca por primera vez en el segmento C. Se sitúan por encima del MINI 5 Puertas, siendo 27 cm más largo y 9 cm más ancho que éste. El Clubman aspira a ser el coche único de una familia y lo hace mostrándose como el compacto premium con más personalidad del mercado. Mantiene la imagen tradicional de MINI, pero es el modelo más versátil y racional que la marca haya tenido nunca en su catálogo.

Diseño

Con sus 4,25 metros de longitud, el Clubman es el MINI más grande de la historia. Su diseño en forma de compacto familiar está bien proporcionado, tiene un toque elegante y diferente, pero mantiene el inconfundible estilo de MINI lo mires por donde lo mires. De hecho, visto desde la parte frontal cuesta distinguirlo de los MINI Hatch y 5 Puertas.

A diferencia de la generación anterior, el modelo actual presenta cuatro puertas laterales convencionales que permiten un acceso cómodo al interior. Las líneas rectas dominan el perfil y la zaga del MINI Clubman, mostrando detalles inéditos como una curiosa antena de techo LED que se ilumina para señalar que la alarma (opcional) está conectada ¡También sirve como una curiosa forma de encontrar el coche desde lejos!

La parte trasera es toda una declaración de estilo individual. Los pilotos traseros tienen un enorme tamaño aunque las luces de posición y freno van en un grupo óptico aparte, en el paragolpes. El sello de identidad se observa en el hecho de en lugar de recurrir al típico portón, este modelo mantiene la tradición del MINI Clubman Estate de los años 70 y permite acceder al espacio de carga a través de dos puertas que se abren lateralmente denominadas Split Doors.

Las puertas del maletero también se pueden abrir remotamente desde el mando de la llave, aunque hay que recordar que hay que dejar al menos 53 cm de espacio por detrás del vehículo para su apertura total. Además, gracias a la función Easy Opener las puertas también se pueden abrir automáticamente pasando el pie por debajo del paragolpes trasero, sin manos.

Como no puede ser de otra manera, la personalización es uno de los puntos fuertes que ofrece MINI. El Clubman puede combinarse con 12 colores, el techo puede ir en blanco, negro, plata o color de la carrocería y hay ocho tipos de llantas entre las 16 y las 19 pulgadas. Todo para que puedas aportar tu estilo personal.

Abrimos la puerta y el retrovisor exterior izquierdo nos saluda proyectando el logo de la marca en el suelo. El interior es muy amplio, dejando espacio para cuatro ocupantes de 1,90 m de estatura. La plaza central trasera es estrecha y algo incómoda, pensada para un uso muy ocasional, una característica habitual en este segmento.

Para manifestar su versatilidad, el maletero cuenta con 360 litros de capacidad lo que le sitúa en la media del segmento. El espacio se puede segmentar gracias a un práctico doble fondo y se puede aumentar hasta los 1.250 litros abatiendo los asientos traseros en una proporción 60:40 (de manera opcional 40:20:40).

La calidad de realización del habitáculo está fuera de toda duda. El tacto y ajuste de los materiales es exquisito, con múltiples revestimientos interiores y elementos decorativos para el salpicadero, la consola central, los paneles de puertas y los asientos. MINI brinda hasta 10 tipos de asientos y tapicerías entre las que destaca el nuevo tapizado de cuero Chester Indigo Blue.

La pasión por los detalles de este compacto premium se observa en multitud de rincones. Como de costumbre, la marca del Grupo BMW hace honor a su pasado británico y luce orgulloso numerosos elementos decorados con la Union Jack. En MINI saben que los detalles marcan la diferencia.

El Clubman llega con las variantes de equipamiento Salt, Pepper y Chili. El nivel Salt viene de serie e incluye climatizador bizona, faros antiniebla, sensor de lluvia y luces, volante deportivo de cuero, asientos delanteros regulables en altura, paquete de luces, paquete de compartimentos y conexión Bluetooth.

El nivel Pepper añade la función Easy Opener, reposabrazos delantero, llantas de 17 pulgadas (para Cooper y Cooper D) y el paquete MINI Excitement. El nivel Chili es el más completo con una dotación que incluye tapicería mixta en tela/cuero, volante multifunción, los modos de conducción MINI Driving Modes y llantas de 18 pulgadas (para Cooper S y Cooper SD).

Entre las opciones quedan elementos como el Head-up Display, la cámara trasera, el paquete Wired (que incluye una pantalla de 8,8 pulgadas con sistema de navegación Professional), el asistente de conducción (integra control de crucero activo, asistente de luz en carretera, detección de señales de tráfico y aviso de colisión con función de frenado) y el sistema de aparcamiento automático.

Motores

La gama mecánica del Clubman recurre a motores MINI Twin Power Turbo de tres y cuatro cilindros. En gasolina, el One emplea un motor tricilíndrico con 1,5 litros que desarrolla 102 CV, el Cooper eleva la potencia hasta los 136 CV y el Cooper S utiliza un cuatro cilindros de 2,0 litros con 192 CV y 300 Nm.

En cuanto a las cadenas de gasóleo, el modelo compacto de MINI propone el turbodiésel One D de 1,5 litros y tres cilindros entrega 116 CV, el Cooper D que extrae 150 CV de su motor 2.0 de cuatro cilindros y el Cooper SD que eleva esa caballería hasta los 190 CV. De serie todas las versiones del Clubman van equipadas con un cambio manual de seis marchas, dejando como opción una caja automática Steptronic de seis velocidades para las mecánicas de tres cilindros y, por primera vez, de ocho velocidades para el resto.

Las versiones One, One D y Cooper SD se incorporarán a la gama el año que viene y también será entonces cuando lleguen las versiones ALL4 con sistema de tracción total. Habrá que esperar hasta finales de 2016 para el debut de la codiciada versión deportiva Clubman John Cooper Works.

Precio

El MINI Clubman está a la venta en España desde 23.800 euros. Hay que tener en cuenta que la tarifa puede incrementarse notablemente recurriendo a la larga lista de elementos opcionales que ofrece la marca. Estos precios son siempre con cambio manual: la caja automática tiene un sobreprecio de 1.800 euros para el Cooper y Cooper S, y de 1.950 euros para el Cooper D.

Prueba del MINI Clubman Cooper D

Durante la presentación del modelo pudimos realizar una ruta con el MINI Clubman Cooper D. Aunque en frío nos sorprendió negativamente con unas notables vibraciones en el volante y asientos, el propulsor turbodiésel de 150 CV nos dejó con un buen sabor de boca. La entrega de la potencia es extremadamente lineal y uniforme a lo largo de todo el rango de revoluciones.

Parece que anda menos de lo que esperas, aunque en realidad es sólo una sensación producida por el buen aislamiento del habitáculo. La insonorización es elevada y el motor apenas se oye, incluso en aceleraciones fuertes, pero mirando el cuadro de instrumentos vemos que al Cooper D no le cuesta ganar velocidad con rapidez.

Esta unidad está asociada a la caja de cambios automática Steptronic de convertidor de par y ocho velocidades, una novedad en MINI. Esta transmisión tiene una tiene función de avance por inercia (a vela) e incluso adapta su funcionamiento según la información geográfica de la ruta planificada en el navegador. No se le puede poner ninguna pega, es una delicia por suavidad y precisión.

Aunque no es tan juguetón como la versión de tres puertas, la agilidad sigue siendo destacada gracias en parte al buen hacer de su dirección y al acertado tarado de las suspensiones. La amortiguación absorbe bien los baches y evita que la carrocería se mueva en exceso al practicar una conducción deportiva. Además se puede contar con una suspensión adaptativa de dureza variable (DCC).

El Clubman destaca por su buen comportamiento dinámico. El aplomo en carretera es muy elevado y trasmite mucha seguridad al conductor incluso a ritmos altos. El consumo de combustible de esta mecánica promete ser muy bajo, homologando sólo 4,1 l/100 km (4,4 l/100 km con cambio manual), una cifra que a priori parece difícil de conseguir.

La superficie acristalada es pequeña, la línea de cintura elevada y la luneta trasera está partida en dos, lo que resulta en una visibilidad algo justa. Por eso, a la hora de maniobrar es buena idea contar con la cámara trasera, cuya imagen se ve en la pantalla de 8,8 pulgadas (6,5 pulgadas de serie) integrada en el salpicadero. La completísima información de info-entretenimiento que muestra esta pantalla se maneja mediante el mando MINI Controller que, además, cuenta con superficie táctil.

Noticias relacionadas

Prueba MINI Clubman, así es el compacto premium con más personalidad
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto