¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Prueba Peugeot 3008 Hybrid4, un paso lógico y bien presentado (con vídeo)

    20

    Antes o después todos acabaremos conduciendo un coche electrificado. Aunque los eléctricos pujan fuerte los híbridos enchufables son el paso intermedio. El 2020 es un año de importantes lanzamientos como el de este caso, el nuevo Peugeot 3008 Hybrid4 que ya he probado.

    Huelga decir que el cambio que Peugeot decidió darle a esta generación del 3008 fue todo un acierto. El ahora C-SUV es uno de los modelos más vendidos de la marca por numerosas razones que ya os enumeramos en la prueba completa del Peugeot 3008. Sin embargo, ahora, a todas esas cuestiones hay que sumar una o mejor dicho dos. Son las versiones híbridas enchufables, los nuevos 3008 Hybrid y 3008 Hybrid4. Y ahora te voy a contar todo sobre ellas porque ya he tenido ocasión de catarlas.

    Te lo contamos todo acerca del Peugeot 3008 Hybrid4, el nuevo SUV híbrido enchufable de Peugeot.

    Que Peugeot lance ahora toda una gama de productos híbridos y eléctricos como el 508, el Peugeot 2008 y el Peugeot 208, no es nada casual ya que las normativas europeas se orientan hacia una clara electrificación del parque para los próximos años. Y dado que los eléctricos todavía no son una alternativa viable para todo el mundo, los híbridos e híbridos enchufables ganan cada vez más adeptos. De hecho el 3008 ya tuvo una versión híbrida en su anterior generación, pero en este caso hablamos de un modelo híbrido enchufable y completamente rediseñado.

    A simple vista el 3008 Hybrid es exactamente igual que sus hermanos con motor térmico porque Peugeot ha sido fiel a la filosofía de no tocar cuando no hace falta, y el atractivo diseño del 3008 le ha valido para vender un buen puñado de ellos. Así que a nivel estético hay que fijarse en los detalles, en los emblemas HY, de Hybrid, de las aletas delanteras y del portón del maletero. Pero sobre todo en la tapa que hay en el paso de rueda trasero izquierdo, porque tras ella se esconde la boca de carga de la batería.

    Peugeot no ha tocado en casi nada el diseño del 3008 a la hora de electrificarlo

    Por dentro tampoco hay diferencias, de hecho porque sé que estoy en la presentación de la gama híbrida, que si no te diría que estoy en un Peugeot 3008 normal de combustión. Eso tampoco supone ningún problema porque seguimos teniendo un muy buen habitáculo con buenos materiales, buenos acabados y buenos ajustes sin olvidar este toque tecnológico y sofisticado del i-Cockpit. Lo único reprochable sigue siendo el hecho que Peugeot integra todas las funciones del sistema de infoentretenimiento en la pantalla central de ocho pulgadas. No me gusta por lo mucho que obliga a desatender la conducción.

    Como ya digo, ese concepto forma parte del ya conocido i-Cockpit de Peugeot. Un habitáculo que no solo tiene buena pinta si no que viene bien equipado, porque además de esa pantalla principal tenemos muchos elementos como el cuadro de instrumentos digital, los asientos climatizados y con función masaje, el techo solar, tapicerías de piel y alcántara, cámara de 360 grados, navegador, conexión para dispositivos móviles, faros de LED y por supuesto un amplio y destacado equipo de seguridad con múltiples asistentes a la conducción y elementos de seguridad activa y pasiva.

    La plataforma del 3008, al igual que la del Peugeot 508, se diseñó desde un principio para albergar soluciones híbridas, y eso quiere decir que no tenemos que decir adiós a nada por el hecho de pasarnos a una movilidad más sostenible. Las medidas siguen siendo las mismas que las de cualquier unidad de combustión. 4,44 metros de largo y 2,87 metros de batalla que nos dejan con muy buen espacio en las plazas traseras. Ni siquiera vamos a tener que preocuparnos del túnel central ya que el suelo es completamente plano.

    El interior no solo transmite mucha calidad, es que tiene mucha calidad

    Como los ingenieros han repartido todo el esquema híbrido por la parte inferior del coche no perdemos ni siquiera capacidad de carga en un maletero que sigue presentando la más que buena cifra de 520 litros de carga mínima y 1.482 litros de capacidad máxima si abatimos la segunda fila de asientos en su proporción 60:40. Maniobra que por cierto podemos hacer desde unos prácticos tiradores situados en el maletero.

    El 3008 presenta dos versiones híbridas que se diferencian en cuanto al número de motores eléctricos que se monten. Pero ambas versiones cuentan con elementos comunes como el motor térmico, la caja de cambios y la batería. En cuanto al motor de combustión se ha optado por un bloque de gasolina PureTech de 1.6 litros que por sí solo desarrolla 180 caballos para el Hybrid y 200 caballos para el Hybrid4. La caja de cambios es automática con ocho velocidades, y en ambos casos se monta una batería de iones de litio refrigerada por agua con 13,2 kWh de capacidad. Y hasta aquí las semejanzas.

    En cuanto a las diferencias, como podéis ver en la tabla, tenemos el 3008 Hybrid y el 3008 Hybrid4. El primero cuenta con un solo motor eléctrico delante con 81 kW de capacidad, 110 caballos de potencia. De esta forma si sumamos motor de gasolina y motor eléctrico el resultado final es de un 3008 con 225 caballos de potencia, 320 Nm de par máximo, tracción simple al eje delantero, una autonomía 100% eléctrica de 40 kilómetros en ciclo de homologación WLTP y un consumo mixto homologado de 2,2 litros por cada 100 kilómetros.

    La versión más prestacional de todas es el 3008 Hybrid4. Monta dos motores eléctricos, uno delante y otro detrás para así ganar una tracción total eléctrica. Mientras que el motor eléctrico delantero es el mismo, el trasero tiene una potencia de 83 kW o 113 de los viejos caballos. El conjunto completo genera 300 caballos de potencia, 520 Nm de par máximo, una autonomía eléctrica homologada de 59 kilómetros en ciclo WLTP, y un consumo medio mixto homologado de 1,5 litros por cada 100 kilómetros recorridos. Y por supuesto en ambos casos la DGT certifica al 3008 con la etiqueta CERO.

    El cuadro de instrumentos es completamente personalizable y digital

    En cuanto a precios hay que reconocer que el hecho de haber hibridado el 3008 lo ha encarecido notablemente con respecto a las versiones de combustión tradicionales. Los Hybrid y Hybrid4 se pueden escoger en tres acabados posibles: Allure, GT Line y GT, aunque el Hybrid4 solo está disponible con los dos últimos. El precio de salida del Peugeot 3008 Hybrid es de 39.600 euros para el acabado Allure. El 3008 Hybrid4 tiene un precio de salida de 45.350 euros con el acabado GT Line. Si equiparamos equipamientos la diferencia entre ambos es de 3.500 euros. Todo ello sin ofertas ni descuentos ante posibles planes estatales.

    Al volante del nuevo Peugeot 3008 Hybrid

    Uno de los miedos de muchos conductores es la transición entre un coche de combustión y uno electrificado. Esa transición debe ser lo más sencilla posible para que en un principio se adapten lo más rápido. Hay que decir que Peugeot ha conseguido un muy buen equilibrio gracias a varios detalles. El primero de ellos lo tiene ganado con el diseño y el interior como ya hemos mencionado. El siguiente se basa en unos modos de conducción sobre los que se basa toda la experiencia. Hay un total de cinco modos diferentes: eléctrico, híbrido, confort, Sport y 4x4.

    • El Modo eléctrico es el modo “por defecto” de todos los híbridos enchufables de Peugeot. Es el que tenemos al arrancar el coche siempre y cuando haya batería suficiente. Como su propio nombre indica utiliza solo el motor eléctrico para moverse libre de consumos de carburante y libre de emisiones.
    • Habrá veces que no queramos tirar siempre de la batería y por ello tenemos el modo híbrido. En este caso se alternan el motor eléctrico y el motor térmico en función del tipo de conducción que adoptes. El sistema decide de forma automática de cuál extraer la potencia, ya sea de la parte eléctrica o de la parte térmica. Es lo ideal para los novatos.
    • El Modo Sport como bien queda retratado se pone para sacar el máximo provecho a toda la mecánica. Motor térmico y motor eléctrico trabajan conjuntamente para ofrecer todo el rendimiento que el coche es capaz de sacar, en este caso 300 caballos y tracción total.
    • El siguiente modo es el modo Confort, que para el caso es el mismo que el modo Hybrid, es decir que trabajan de forma alterna la parte de combustión y la parte eléctrica, con la salvedad que en este caso también se suma la suspensión ajustable para garantizar la mayor comodidad posible en el viaje. Solo estará disponible si tenemos la suspensión controlada (AMVAR).
    • Y por último tenemos el modo 4x4 que únicamente será posible seleccionarlo en el 3008 Hybrid4 ya que en el eje trasero contamos con el motor eléctrico que hace que las ruedas traseras también tengan capacidad de propulsión. Tampoco vayamos a pensar que contamos con todoterreno puro, nos ayudará a salvar obstáculos y terrenos algo más rotos pero no llegaremos al fin del mundo con él.
    Las diferentes del sistema multimedia nos permitirán saber cómo de eficientes estamos siendo

    Según vayan cayendo los kilómetros el juego de los modos de conducción se volverá un hábito y algo completamente normal. Obviamente empezaremos por el modo híbrido que controla de forma automática todo. Una vez sepamos cómo sacar provecho a todo ello empezaremos a cambiar entre uno y otro programa para así disfrutar de todas las ventajas que pueden llegar a representar este tipo de vehículos.

    En el modo experto incluso aprenderemos a jugar con los modos de retención. Como todo coche electrificado, a la hora de levantar el pedal del acelerador notaremos una retención. Esa retención nos ayuda a recargar la batería y a frenar sin necesidad de tocar el pedal del freno, aunque en este caso para llegar a detener el coche por completo sí que tendremos que trabajar sobre el pedal. Los 3008 Hybrid y 3008 Hybrid4 tienen dos modos, uno normal o D, y otro más fuerte que se activa al seleccionar la B en la palanca de cambios. El segundo es un freno motor al uso.

    En los modos Eléctrico, Híbrido, Confort y 4x4 no podremos controlar el grado de retención del conjunto, pero sí en el modo Sport. Mediante las levas que hay tras el volante podremos aumentar la retención, tirando de la leva izquierda, o disminuir esa retención, tirando de la leva derecha. De esta forma podemos jugar con la frenada del coche sin tocar el freno a la vez que conseguimos recuperar algo de autonomía. La pena es que este juego solo sea posible practicarlo en el modo deportivo. Pero bueno.

    Por último un aspecto que me ha gustado bastante, el modo eSafe. Al activarlo le decimos al coche que queremos conservar carga en la batería para recorrer 10, 20 o el máximo de kilómetros posibles. Es ideal porque podemos usar esa reserva eléctrica en terrenos donde el motor térmico va a disparar su consumo, como por ejemplo las ciudades. Lo que no hay, a diferencia de otros híbridos, es un modo Charge que cargue la batería tirando del motor de explosión, algo que como ya ha quedado demostrado, no es muy eficiente.

    En el modo Sport podremos gestionar la retención del coche mediante las levas

    Los Peugeot 3008 y 3008 Hybrid tienen un claro enfoque confortable. El hecho de moverse sin la necesidad de un motor de combustión lo hacen sumamente relajados. Lógicamente en modo eléctrico es el más cómodo porque no hay ni una sola vibración o ruido. El modo híbrido está muy planteado gracias a una caja e-EAT8 con un comportamiento muy natural que mantiene el motor térmico en un rango bajo de revoluciones. De esta manera no tenemos los típicos ruidos de altas revoluciones. Y en líneas generales el coche está muy bien aislado, por lo que la sensación de calidad y confort se incrementa.

    Pero como siempre con este tipo de coches el problema principal es ¿qué pasa cuando decimos adiós a la carga de la batería? Bien, en ese caso iremos arrastrando un peso considerable si lo comparamos con un 3008 1.6 PureTech de 180 CV. 1.761 kilos el 3008 Hybrid (+331 Kg) y 1.853 kilos el 3008 Hybrid4 (+423 Kg). Un sobrepeso importante que hará que a la hora de circular largas distancias el consumo se dispare. De ahí que los híbridos enchufables sean ideales para esos conductores que hacen distancias cortas de forma rutinaria y largas de forma más ocasional. Y obviamente que tengan a mano un enchufe donde recargar.

    Pero hay que reconocer que en cuanto a prestaciones el 3008 Hybrid4 va bien sobrado. El conjunto empuja como un demonio, y hay una razón. Cierto es que son más pesados, pero también más prestacionales que la versión de gasolina de la que derivan. Esto se traduce en una relación peso potencia mejor para los híbridos. Las cifras quedan así: 3008 1.6 PureTech - 7,94 Kg/CV, 3008 Hybrid - 7,83 Kg/CV y 3008 Hybrid4 - 6,18 Kg/CV. Repito que todo esto es en condiciones ideales y con carga en la batería.

    Aunque en el Hybrid4 perdemos algunos litros, el maletero del 3008 sigue siendo muy bueno

    La ventaja principal es el ahorro de combustible. El 1.6 PureTech de 180 caballos oficializa un gasto medio de 7,2 litros por cada 100 kilómetros. Como ya he dicho antes, gracias a la hibridación conseguimos consumos homologados de entre 1,5 y 2,2 litros. Eso supone entre un 70 y un 80% de ahorro aproximadamente, aunque también hay que tener en cuenta que son entre 4.700 y 10.500 euros más caros con respecto al 3008 1.6 PureTech de 180 CV. Eso sin sumar el coste de compra e instalación de un punto de recarga doméstico si es que tenemos posibilidad de ponerlo.

    Al tratarse de híbridos enchufables lo más lógico, para así sacarles todo el jugo, es poder recargarlos. En cuanto a los tiempos que maneja Peugeot, las cifras varían en función del tipo de enchufe al que hayamos conectado el 3008. Con el cable que llega de serie, de 3,7 kW, la recarga completa tardará 7 horas en una toma doméstica convencional de 8 amperios y 220 voltios, o bien 4 horas en una toma reforzada de 12 amperios y 220 voltios. El tiempo mínimo será de una hora y tres cuartos, pero en ese caso debemos enchufar el coche mediante el cable opcional de 7,4 kW a una toma rápida.

    Buen primer trabajo por parte de Peugeot

    Antes o después todos conduciremos o tendremos un coche electrificado. A día de hoy, aunque tengan muy buena pinta, los eléctricos no son viables para todo el mundo por precio y posibilidades de recarga. Y por eso los híbridos son más atractivos para una mayor cantidad de conductores. Tienen la ventaja de poder funcionar con gasolina cuando nos quedamos sin electricidad y poder funcionar en modo eléctrico para movernos por la ciudad o entornos donde la contaminación esté bajo vigilancia. Esa es otra de las ventajas de este tipo de coches, que nos ahorran el problema de protocolos o zonas de acceso restringido.

    Peugeot ha conseguido que 3008 pase a estar electrificado con toda naturalidad

    En cuanto a los nuevos 3008 Hybrid y Hybrid4 hay que reconocer que el trabajo es bueno. Son los primeros híbridos enchufables de la casa y aunque tienen sus defectos, están bien resueltos. Es cómodo, es prestacional, es ahorrador y encima no pierde habitabilidad. Eso sí, sigue teniendo problemas inherentes a todo híbrido enchufable, es decir dependencia de un enchufe para así poder sacar todo el jugo, extra de peso y un precio de venta elevado. Al final no todo iba a ser perfecto.

    Prueba Peugeot 3008 Hybrid4, un paso lógico y bien presentado (con vídeo)
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto