¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Prueba Renault Twingo Electric 2021, tras los pasos del Zoe

    16

    Tras más de 3,75 millones de unidades vendidas, el Renault Twingo evoluciona para meterse de lleno en la movilidad eléctrica. Con el nuevo Twingo Electric el urbano francés dice adiós a las versiones de gasolina para seguir los pasos del exitoso Zoe.

    Renault amplía su oferta de vehículos urbanos 100% eléctricos con la llegada de un nuevo modelo de cero emisiones en el segmento A, el Renault Twingo Electric. El modelo más pequeño que comercializa la marca francesa se apunta a la movilidad eléctrica en esta actualización de su tercera generación y elimina las versiones de combustión en su gama española.

    El urbanita galo de sólo 3,61 metros de largo mantiene la estética de las extintas variantes de gasolina pero añade muestra algunos elementos identificadores de esta versión con etiqueta Cero de la DGT como los detalles de color en la calandra o las llantas además de los umbrales de puerta delantera azulados.

    La capacidad de personalización juega un papel importante proponiéndose diez colores para la carrocería, packs exteriores con detalles en blanco, amarillo o rojo, varios tipos de adhesivos y llantas de aleación de 16 o 17 pulgadas. Para el habitáculo se ofrece un pack en blanco, amarillo, rojo o negro para las molduras del salpicadero, los contornos de los aireadores, la base de la palanca de cambios, los radios del volante y la trama de la tapicería.

    La versión eléctrica del Twingo brinda 190 km de autonomía

    El sistema multimedia incorpora servicios conectados con funciones específicas para vehículos eléctricos como la gestión de la recarga o la planificación de trayectos teniendo en cuenta puntos de carga. Se trata de una pantalla táctil de siete pulgadas totalmente integrada en el salpicadero que viene de serie y es compatible con Apple CarPlay y Android Auto.

    La propuesta del Twingo Electric para el mercado español llega de la mano del acabado Zen que ofrece climatizador automático, cámara trasera, sensores traseros de estacionamiento, sistema de ayuda a la frenada de emergencia o lunas traseras tintadas. También se oferta la Serie Limitada Vibes que añade diversos elementos decorativos. Uno de los extras más interesantes es el techo panorámico de tela.

    Hay pocos elementos de equipamiento que se echen en falta aunque no puede llevar un sistema de arranque sin llave, la columna de dirección no es regulable en profundidad, no se proponen asientos delanteros calefactables y las ventanillas laterales traseras tienen una apertura de tipo compás. La alerta por cambio involuntario de carril se ha quedado en la lista de equipamiento opcional.

    Interior con materiales sencillos y detalles de color

    El sistema de propulsión eléctrica que emplea el Twingo se deriva del utilizado por el Renault Zoe. El motor R80 desarrolla una potencia de 60 kW (81 CV) y ofrece un par máximo de 160 Nm que se entrega de manera casi instantánea. Se mueve bien en entornos urbanos y la aceleración de 0 a 50 km/h se realiza en apenas 4 segundos.

    El Twingo brilla por su excelente maniobrabilidad gracias a su impresionante radio de giro del mercado pudiendo dar un giro completo en un radio de 4,30 metros. La ubicación del motor eléctrico en la parte trasera deja espacio en la parte delantera para que el ángulo de giro de las ruedas llegue a los 45 grados, más que ningún otro coche del mercado.

    Para ayudar a maniobrar la dirección cuenta con un enorme nivel de asistencia lo que permite mover el volante sin esfuerzo alguno. Sin embargo también provoca que sea muy poco informativa para el conductor, algo que resulta un hándicap en la conducción por vías rápidas. La velocidad máxima se sitúa en los 135 km/h, suficiente para que este urbanita se aleje de su hábitat natural y se interne en las autopistas. En este terreno el Twingo eléctrico se mueve con suficiencia pero el ruido aerodinámico penetra con claridad en el habitáculo.

    El Twingo eléctrico gana en agilidad y aplomo respecto a las versiones de gasolina

    Con recarga rápida

    El motor eléctrico es similar al empleado por el Smart Forfour EQ, modelo con el que el Twingo comparte desarrollo, pero la batería eléctrica es totalmente diferente a la usada por Smart. La marca del rombo se ha decantado por un paquete de baterías de ion-litio desarrollado en colaboración con LG Chem. Tiene 22 kWh de capacidad útil, cuenta con refrigeración por agua y Renault España da una garantía de 8 años o 160.000 km.

    Las baterías se han colocado debajo de los dos asientos delanteros rebajando el centro de gravedad lo que le consiente alardear de ser el Twingo más ágil y dinámico de sus 28 años de historia. Además esta ubicación tiene otro efecto positivo y es que, con respecto a la versión con motor de combustión, la variante eléctrica del Twingo no varía la habitabilidad ni el volumen del maletero.

    El maletero conserva sus 219 litros de capacidad pero en realidad el cable de recarga, que se sujeta simplemente en un lateral del espacio de carga, quita espacio útil. Se habría agradecido que Renault hubiera habilitado un hueco específico donde guardarlo, lo que resultaría más estético y práctico.

    Con la tecnología 100% eléctrica, el Twingo Electric homologa una autonomía de 190 km bajo el ciclo WLTP que resultan suficientes para los desplazamientos rutinarios diarios ya que según la marca del rombo el recorrido medio en Europa se sitúa en 30 kilómetros al día. El consumo medio es de 12,9 kWh/100 km.

    Mediante un botón en la consola central se puede activar un modo Eco que limita la aceleración y la velocidad máxima para maximizar la autonomía y en ese caso alcanzaría los 225 km según el mismo ciclo de homologación. Con este modo conectado, en determinadas condiciones la potencia del motor se limita a 34 kW y la velocidad máxima es de 100 km/h, aunque no se ve afectada la climatización.

    También hay una posición B en la palanca de velocidades que aumenta la recuperación de energía en las deceleraciones. De hecho, dentro de este modo B se pueden fijar tres niveles de retención, seleccionados siempre a través de la propia palanca ya que el Twingo no tiene levas tras el volante.

    La batería se puede cargar completamente en una hora y media

    La toma de recarga tipo 2 se sitúa en el lugar habitualmente reservado a la tapa de carburante. Permite una recarga máxima a 22 kW, más que ningún otro eléctrico del segmento A, permitiendo una carga completa en apenas 1 hora y 30 minutos. En un wallbox de 7,4 kW son necesarias 4 horas, en una carga a 3,7 kW se emplean 8 horas y en un enchufe convencional de 2,4 kW se necesitan 15 horas para completar una carga al 100%.

    Con este modelo práctico y respetuoso con el medioambiente la apuesta por la movilidad eléctrica de Renault se extiende a un nuevo segmento proponiendo una gama con cero emisiones contaminantes que en Europa está representada por el Twingo Electric, el Zoe, el cuatriciclo Twizy y los vehículos comerciales Kangoo Z.E. y Master Z.E.

    El Renault Twingo Electric se fabrica en la planta de Novo Mesto (Eslovenia) aunque el grupo motopropulsor (motor, reductora, cargador) se produce en Cléon (Francia). Ya se encuentra a la venta y se pueden realizar pedidos aunque las primeras entregas están previstas para febrero de 2021. El precio empieza en los 21.900 euros, aunque con los descuentos que ofrece actualmente la marca francesa la tarifa se reduce a 20.915 euros. Este precio no incluye el Plan Moves II.

    Prueba Renault Twingo Electric 2021, tras los pasos del Zoe