Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Suzuki Baleno 2016, inteligencia racional

12

El Suzuki Baleno es la apuesta más polivalente y funcional de la marca japonesa para el popular segmento B. Llega al mercado con un motor que puede llevar un sistema semihíbrido y con un potente propulsor turbo de tres cilindros.

Los elegantes detalles cromados como el marco de las ventanillas o la moldura del portón se reservan al acabado superior

Más de una década después Suzuki recupera la denominación Baleno. El modelo vuelve para competir en una de las categorías que generan un mayor volumen de ventas, el segmento B, así que jugará un papel importante en la gama del fabricante japonés. Curiosamente en esta categoría ya estaba presente el Swift, aunque el Suzuki Baleno se situará por encima con un enfoque diferente.

Para marcar diferencias con el Suzuki Swift, el nuevo Baleno quiere ser un producto mucho más racional. Sólo está disponible con carrocería de cinco puertas para dejar clara su practicidad y, a pesar de ser únicamente 15 centímetros más grande ofrecerá unas plazas traseras más ha habitables y un maletero capacidad notablemente mayor. Definitivamente, más versátil.

El Baleno se presentó al mundo en el Salón de Frankfurt de 2015 y su lenguaje de diseño “Fluido Líquido” se basa en el prototipo Suzuki IK-2. Como modelo global se comercializa en más de 100 países y se fabrica en la recientemente estrenada factoría de Guyarat en la India, donde Suzuki es líder indiscutible del mercado. Suzuki estima unas ventas en España de entre 800 y 1.000 unidades al año.

Sólo gasolina

La gama mecánica está compuesta por dos motores de gasolina, sin que se espere ningún propulsor diésel. La versión de acceso disfruta de un motor Dualjet de gasolina con cuatro cilindros y 1,2 litros que entrega 90 CV y está asociado a un cambio manual de cinco velocidades. Puede estar vinculado a un sistema semihíbrido denominado SHVS (Smart Hybrid Vehicle by Suzuki) que emplea la energía acumulada por una pequeña batería de ión litio para ayudar al motor durante el arranque y aceleración del vehículo.

Aunque no es una hibridación al uso -del estilo al Toyota Yaris Hybrid- esta nueva tecnología de la marca japonesa sí homologa al Baleno 1.2 SHVS como vehículo híbrido y por tanto tiene las mismas ventajas fiscales de estos al estar encuadrado en la categoría ECO de la nueva etiqueta ambiental de la DGT.

Como tope de gama está el motor Boosterjet de nuevo desarrollo que utiliza un bloque de tres cilindros turbo con inyección directa de combustible y sólo 1,0 litros para obtener una generosa potencia de 111 CV. El cambio es manual de cinco velocidades aunque también puede optarse por una transmisión automática por convertidor de par de seis marchas.

El Baleno 1.2 Dualjet con el sistema SHVS está homologado como vehículo híbrido

Equipamiento del Suzuki Baleno

En nuestro mercado este Suzuki se ofrece con tres niveles de equipamiento: GL, GLE y GLX. Desde el más básico cuenta con aire acondicionado, volante de cuero, seis airbags, indicador de presión de neumáticos y retrovisores eléctricos. Merece la pena decantarse por el acabado GLX ya que es muy completo. El único extra es la pintura metalizada.

Puede disfrutar de algunos elementos de equipamiento poco frecuentes en este segmento como el control de crucero adaptativo, un asistente a la frenada de emergencia, la cámara trasera, los asientos calefactables y el sistema de arranque sin llaves. No puede llevar, ni en opción, retrovisores electrocrómicos, airbag de rodilla para el conductor, suspensión deportiva, tapicería de cuero, techo solar o sensores de aparcamiento, por citar algunos elementos.

Acabado GL

  • Llantas de acero de 15 pulgadas
  • Faros automáticos con función Guide me light
  • Retrovisores exteriores eléctricos y calefactados
  • Volante de cuero con mandos de audio
  • Sistema manos libres con mandos en volante
  • Indicador de cambio de marcha para optimización de consumo
  • 6 airbags (frontales, laterales y de cortina)
  • Indicador de presión de neumáticos (TPMS)
  • Aire acondicionado
  • Radio CD + MP3 + Bluetooth + 4 altavoces + 2 tweeter
  • Puerto USB y entrada auxiliar
  • Luces diurnas LED
  • Ordenador de a bordo
  • Consola central con reposabrazos

Acabado GLE (añade al GL)

  • Llantas de aleación de 16 pulgadas

Acabado GLX (añade al GLE)

  • Manetas de puertas y molduras de ventanillas en acabado cromado
  • Faros antiniebla
  • Cristales tintados
  • Retrovisores con intermitente integrado
  • Elevalunas eléctricos traseros
  • Ordenador de a bordo con pantalla LCD de 4,2 pulgadas
  • Pantalla táctil de 7 pulgadas con cámara de visión trasera y navegador
  • Botón de arranque sin llave
  • Climatizador
  • Volante ajustable en profundidad y con mandos del limitador y del control de velocidad
  • Control de velocidad adaptativo
  • Control predictivo de frenada (RBS)
  • Asientos delanteros calefactables
  • Luces diurnas LED integradas en el grupo óptico


Interior sencillo pero funcional

Diseño funcional y excelente habitabilidad

El Baleno emplea una plataforma de nueva generación que muestra un 10% más de rigidez y un 15% menos de peso. De hecho es 100 kg más liviano que el Swift a pesar de que el Baleno es algo más largo, ancho y alto. La variante más ligera sólo pesa 865 kg en orden de marcha, todo un peso pluma.

No se trata de un coche que enamore por su imagen, pero en líneas generales está bien resuelto y tiene un cierto toque sofisticado gracias a los detalles cromados. Su racionalidad ha llegado también a este punto, dejando de lado formas innecesariamente complicadas. Las líneas curvas y los marcados nervios dibujan una línea fluida y personal. Hay nueve colores disponibles para su compacta carrocería de 3,995 mm de longitud.

En el interior, los acabados son muy sencillos siendo el principal punto débil del Baleno. Todo el habitáculo está realizado en plásticos duros con la única excepción de que en todas las versiones el volante está forrado en cuero, algo que se agradece. Es poco refinado aunque, eso sí, los ajustes entre los diferentes elementos son correctos. No transmite sensación de lujo pero tampoco resulta tan espartano como un Dacia Sandero, modelo con el que compite.

La pantalla LCD tiene una buena resolución. En el 1.2 SHVS también informa de la carga de la batería de ión litio.

Cabe destacar el moderno cuadro de instrumentos por su agradable diseño con iluminación en ámbar rojizo. El nivel de equipamiento superior añade un display LCD a color de 4,2 pulgadas con la información habitual del ordenador de a bordo y pantallas informativas adicionales sobre las fuerzas G en tiempo real, la medición instantánea de potencia y par o, si lo equipa, un diagrama de funcionamiento del sistema SHVS.

Donde más brilla este Suzuki es en el apartado de la habitabilidad. Hay mucho espacio, tanto delante como detrás, dando cabida a cuatro adultos de estatura media sin problemas. Está realmente bien aprovechado. Los asientos son muy confortables -el del conductor con regulación en altura en todas las versiones- y encontrar una posición cómoda al volante resulta sencillo. Sólo el acabado superior GLX ofrece dirección regulable en profundidad.

El maletero tiene 355 litros de capacidad y es el más grande de su categoría. Es una de sus grandes armas y además puede ampliarse hasta los 756 litros abatiendo el respaldo de las plazas traseras. El umbral de carga es elevado obligando a hacer un esfuerzo adicional si queremos introducir objetos voluminosos en el compartimento. La carga se puede distribuir en dos alturas gracias al piso removible que viene de serie, un detalle práctico.

Las plazas traseras son muy amplias en longitud y altura

En marcha

En la presentación tuvimos oportunidad de probar el 1.0 Boosterjet y el 1.2 Dualjet SHVS. Enseguida quedó claro que el Suzuki Baleno puede ser una acertada opción como coche diario si nos tenemos que enfrentar al tráfico urbano diario con frecuencia, en ese terreno se siente cómodo y muestra ser un buen coche 'de batalla'. La visibilidad es buena y su comportamiento lo revela como un modelo ágil y maniobrable a la hora de estacionar o moverse entre el denso tráfico de una gran ciudad.

Más sorprendente fue su buen dinamismo en carretera. En este terreno donde muchos modelos del segmento B flaquean, el Baleno demostró un gran aplomo y tanto el 1.0 como el 1.2 SHVS brindan la suficiente potencia para que el Baleno se mueva con rapidez, manteniendo ritmos altos sin despeinarse. Basta recordar que estamos a bordo de un coche que pesa menos de una tonelada.

En el apartado dinámico este Suzuki cumple sobradamente

Ambos motores dan lo mejor de sí en la zona media del cuentarrevoluciones. Es bastante silencioso, la dirección tiene un guiado correcto y frena convenientemente. El Baleno anda muy bien pero no hay que equivocarse, tiene poco de pequeño GTI. La suspensión de tarado blando en busca de la comodidad obliga a levantar el pie del acelerador en curvas cerradas a pesar de que muestra un buen apoyo en todo momento. Está claro, para una conducción decididamente dinámica, el Swift es la apuesta de Suzuki.

En cuanto al sistema semihíbrido SHVS, su función es la de conseguir una mayor eficiencia del motor 1.2 Dualjet que la que se consigue con el uso de un alternador convencional. Una pequeña batería de ion litio situada debajo de los asientos delanteros acumula energía eléctrica que suavemente arranca y mueve el vehículo -en sus primeros cinco o seis metros- sin usar la batería principal. También ayuda a la aceleración en momentos puntuales y recupera energía a través del freno regenerativo. Esta tecnología sólo añade 13,2 kg de peso adicional respecto al 1.2 sin este sistema.

Precio del Suzuki Baleno

El precio de partida es de 14.655 euros para la versión más económica. Como campaña de lanzamiento Suzuki brinda 2.000 euros de descuento. Además se pueden deducir otros 1.000 euros si se financia la compra y otros 750 euros acogiéndose al Plan PIVE. Con todos los descuentos posibles el modelo de acceso se queda en 10.905 euros y el Baleno 1.0 GLX, que puede ser la versión más apetecible, se queda en unos tentadores 13.805 euros.

Por precio no es la opción más económica del segmento, situándose en la media pero con más equipamiento de serie que la mayoría de sus rivales. Por tanto el Suzuki Baleno es una buena elección por su relación precio/producto y no hay que olvidar que ofrece cinco años de garantía.

Noticias relacionadas

Prueba Suzuki Baleno 2016, inteligencia racional
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto